Jürgen Brähmer – Nathan Cleverly (1/10/2016)

Jahnsportforum, Neobrandeburgo, Alemania.

Campeonato mundial regular WBA del peso semipesado. Defensa voluntaria del campeón Brähmer y 7ª puesta en juego de su cinturón.


Como señalamos en la previa, la principal opción de victoria de Cleverly pasaba por buscar la pelea en corta y por explotar su mayor ritmo combativo y velocidad ante un Brähmer mucho más efectivo en la distancia larga. Pues bien, así arrancó Cleverly la contienda, presionando con mucha agresividad y conectando con rapidez combinaciones de hooks arriba y abajo que tenían potencial para desbordar a largo plazo al alemán, que a duras penas pudo contener en el primer round la ofensiva con su directo zurdo.

De todos modos, aunque este no es el boxeo que más conviene a Brähmer, éste decidió que para aguantar en la pelea y tener posibilidades de triunfo debía pararse e intercambiar golpes, algo que hizo desde el segundo asalto con resultados mucho mejores de los esperados. Y es que, aunque no suele desenvolverse tan bien en los combates sin distancia, aprovecharía el desorden ofensivo de Cleverly para compensar sus cortos directos y sus ganchos diestros con uppercuts, rectos y ganchos tan precisos como astutos. Así, al contrario de lo que se podía esperar, el veterano campeón ofreció un magnífico rendimiento en los cruces de golpes en corta, conectando uppercuts y rectos tras hacerse espacio. 


Ambos impactaban un elevado número de manos de poder y Cleverly seguía haciendo un buen trabajo a base de frecuencia, enrojeciendo la cara del pálido Brähmer, aun así, el local ostentaba una precisión de golpeo muy superior, anotando en todo momento los puños más claros. A excepción de un cuarto asalto que Cleverly pudo robar en los segundos finales con unas buenas derechas y combinaciones de hooks, Brähmer capturaría los episodios hasta la conclusión. Aunque el británico pareció hacer mella con sus numerosos ganchos en el quinto asalto, Brähmer lograría mover a su rival un par de veces con el uppercut zurdo y su temible directo. Por ello, en el sexto asalto «Clev» disminuiría su presión y permitiría a Brähmer controlar las acciones con calma, desde la distancia larga e imponiendo sus directos.


En cualquier caso, a pesar de que Brähmer se imponía en la cartulina de Bastión Boxeo 58-56 y estaba a dos asaltos de asegurarse el empate, el choque terminó antes del inicio del séptimo asalto con victoria de Nathan Cleverly 30(16KO)-3(1), puesto que el titular tuvo que abandonar por una lesión en el brazo derecho. Aunque se impuso de forma tan poco lucida, Cleverly celebró el triunfo con enorme entusiasmo, como si hubiese hecho la mejor pelea de toda su carrera, algo a lo que ni siquiera se acercó. Es más, tras el combate mostró una actitud chulesca, señalando falsamente que había roto con su boxeo a Brähmer. En realidad, aunque su veterano oponente (con nueve años más que él) tenía un brazo lesionado y combatió en una distancia que no era la que más le convenía, pudo imponerse tanto visualmente como en el conteo computerizado, que da una apreciable ventaja en precisión y en golpes de poder conectados a favor de Brähmer 48(35KO)-3(1). De hecho, durante ciertos momentos, y aunque lo compensó con valentía, Cleverly no dio demasiada buena imagen, fallando un gran número de puños y siendo estremecido por los directos de un boxeador mucho más lejano a su momento de plenitud.


Sea como sea, la competencia entre Cleverly y Brähmer se prolongará varios meses más, puesto que el alemán ha señalado que piensa recurrir a la cláusula de revancha del contrato para volver a medirse al británico y tratar de recuperar el cinto WBA regular semipesado ahora en manos de su adversario y, lo que es más importante, la opción mandatoria de enfrentar al número 1 y supercampeón WBA Sergey Kovalev.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *