Juan Francisco Estrada – Raymond Tabugon (8/10/2016)

Estadio Francisco León García, Puerto Peñasco, México. Peso Gallo.


Mucha era la expectación por volver a ver a «El Gallo» Estrada tras un año de inactividad afectado por las lesiones, más aún teniendo en cuenta que iniciaba una andadura en el peso supermosca, aunque en realidad combatió, al igual que su rival, por el encima del límite (115 libras, 52.2 Kg.) de esta categoría, ya que pesó 116 libras o 52.6 kg. En cualquier caso, Estrada sólo cumplió con lo esperado parcialmente, puesto que, si bien tuvo un gran arranque y finalmente logró una victoria amplísima a los puntos, no logró el knockout ante un rival bastante vulnerable.

En el arranque se pudo comprobar cómo de ancha era la diferencia entre ambos boxeadores, con Estrada impactando el gancho zurdo arriba y abajo y realizando plásticas esquivas que dejaban a Tabugon golpeando al aire. Así, aunque no mantenía un ritmo excesivamente elevado ni una gran frecuencia, el mexicano pronto tuvo el suficiente éxito como para comenzar a enlazar manos en hook diestro abajo-hook zurdo arriba o uppercut de izquierda-directo. Las ballestas y los contragolpes con el recto de derecha también jugaron un papel importante para desdibujar al filipino, que ya en el tercer asalto pasó por notables apuros al encajar duros ganchos zurdos y un directo. Con todo, Tabugon se rehizo y siguió tirando curvos potentes pero errados, que sólo lograba impactar cuando Estrada tardaba en salir de la distancia y optaba por una media guardia muy inefectiva.


Aun así, la valentía de Tabugon no parecía suficiente como para que pudiese terminar en pie, ya que en los siguientes episodios volvió a mostrarse tocado y a un paso de la derrota. Pero más allá de lo que podía pensarse, el visitante, que siempre había perdido en cinco round cuando había enfrentado a un rival de nivel, logró resistir hasta el final del combate. En principio se pudo pensar que la pegada de Estrada se había visto reducida y que sólo estremecía a su rival por velocidad más que potencia. También se pudo pensar que «El Gallo» prefería rodarse hasta el final tras tanta inactividad reciente y que por eso no presionaba lo suficiente. Pero en realidad lo que pasaba era mucho más preocupante. Y es que Estrada nuevamente se había lesionado la mano derecha y prefirió evitar utilizarla en la medida de lo posible para no agravarla.


Por ello, la segunda mitad fue un tanto tediosa y monótona, con Estrada imponiendo su mano zurda ante un Tabugon desgastado y que ya sólo se limitó a lanzar puños sin tensión cuando su rival se arriesgaba de más y se quedaba en la distancia corta. Sea como sea, la calidad de Juan Francisco Estrada 34(24KO)-2 es tan grande como para, incluso con la mano lesionada, capturar todos los rounds y con un triple 100-90 hacerse con un triunfo unánime. A pesar de la amplitud de la victoria, aunque se esperaba un knockout, la actuación de Estrada dejó inevitablemente sensaciones contrapuestas. Su boxeo sigue siendo tan sólido y fluido como siempre, contando con una capacidad para ser decisivo muy apreciable y no notándose desde el punto de vista físico la inactividad. Pero la lesión recurrente en una de sus manos ahora mismo está poniendo en duda para muchos analistas su capacidad de éxito a corto y largo plazo. Así, sólo se puede esperar a la evaluación y evolución de la lesión para poder saber si Estrada estará listo y en plenas condiciones para el que debería ser un inminente combate ante un oponente de la élite, tanto en una eliminatoria WBC como en una WBO o en un asalto mundialista a estos mismos cetros junto al WBA. Pero a primera vista no parece que, en este estado y sin haber disputado algún rodaje más, lo más adecuado sea enfrentarse a Concepción, Cuadras, «Chocolatito» o Inoue. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *