Josh Taylor – Dave Ryan (22/10/2016)

Meadowbank Sports Center, Edimburgo, Reino Unido.

En juego el título de la Commonwealth del peso superligero.


Ante un boxeador mucho más exigente y duro que sus anteriores oponentes, un Taylor poco fogueado como profesional no pudo ser tan arrollador como en sus combates previos, todos terminados antes de llegar al tercer round. Aun así su dominio fue abrumador, sobre todo gracias a una velocidad sensacional en todas su acciones. En el primer asalto el directo de izquierda aislado de Taylor ya llegó claramente junto a algunos jabs y ganchos diestros al cuerpo, aunque pareció fallar ligeramente en el control de la distancia cambiado a posición de zurdo, provocando algunos agarres. De todos modos, sus cualidades estaban mostrándose de forma evidente y constante, no dejándose encerrar contra las cuerdas con buenos pasos laterales o realizando amagos con ataques al cuerpo para conectar potentes manos arriba.

Ryan intentaba, principalmente, impactar hooks al rostro, aunque su éxito era bastante bajo. Por contra, con el paso del tiempo, Taylor cada vez se veía más asentado, combinando su gancho diestro con el directo de izquierda e insistiendo con el hook de derecha al cuerpo. Finalmente, con su control cada vez siendo más abrumador, en el tercer asalto llegaría el primer knockdown, en el que, tras un par de jabs, Taylor conectó dos hooks de izquierda que tiraron al valiente Ryan, que intentó reaccionar tras la cuenta. Con todo, el gran equilibrio de Taylor y sus excelentes contragolpes contuvieron el peligro, tanto que al final del cuarto asalto dobló a su rival con un gancho al cuerpo, aunque «Rocky» Ryan consiguió resistir en pie.


Alcanzado el quinto episodio estaban puestas las bases para la conclusión y «The Tartan Tornado» no desaprovechó la ocasión, impactando el enésimo hook al cuerpo, que puso de rodillas a su adversario. El puño fue terrible y muchísimos boxeadores no se habrían levantado, pero Ryan sí, aunque su coraje sólo le serviría para recibir una serie brutal de golpes al torso seguidos por algunos ganchos arriba que llevaron al árbitro a detener el choque acertadamente. Así terminaba una nueva sensacional actuación del olímpico Josh Taylor 7(7KO)-0, que usó los golpes al abdomen de forma insuperable, siendo estos tan plásticos (cargando todo el peso e inclinando el cuerpo al lanzarlos) como precisos y efectivos. Igualmente, el aspecto más destacable del encuentro fue su desbordante velocidad de manos, casi inigualable en toda la división superligera, algo que le permitió dejar sin recursos a un Dave Ryan 17(4KO)-10(2) que, a pesar de ser muy experimentado y contar con importantes victorias (por ejemplo ante John Wayne Hibbert o Tryone Nurse), por momentos llegó a parecer un púgil en desarrollo a merced de la superioridad de un púgil de la élite.


Es por esto, con 7 peleas, 14 rounds disputados y 100% de knockouts, que ahora mismo el futuro de Taylor, nuevo campeón de la Commonwealth, parece tan brillante que difícilmente se puede dudar que alcanzará el top 5 mundial. Y es que es cuestión de tiempo, dependiendo de los rodajes que su equipo le quiera poner, que los organismos se vean obligados a posicionarlo en la cumbre de sus clasificaciones, más aún si, como se espera, a inicios de 2017 Taylor se mide a un rival del circuito británico todavía más exigente. Sea como sea, de momento sólo se debe esperar que su avance no se estanque y que ante rivales de más nivel no disminuya su rendimiento, porque de llegar a las mayores oportunidades y peleas Taylor debería ser una garantía de espectáculo con muchas posibilidades de lograr grandes victorias.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios