Johnriel Casimero – Charlie Edwards (10/9/2016)

O2 Arena, Londres, Reino Unido. 

En juego el cinturón mundial IBF del peso mosca. Primera defensa voluntaria del campeón Casimero.


Cuando un púgil sólo tiene de su lado las ganas de victoria ante su público (sin poderse obviar tampoco su agilidad y su buena técnica), teniendo en contra todo lo demás, el resultado suele terminar siendo negativo aunque muy meritorio. Pues exactamente así fue como se desarrolló la pugna entre Casimero y Edwards, con el segundo dándolo todo pero siendo esto insuficiente para imponerse a un boxeador más experimentado y con más pegada y recursos.

Indudablemente el británico es un púgil hábil, algo que demostró desde el inicio desplazándose rápido alrededor de su rival lanzando jabs y hooks zurdos. De todos modos, aunque su movilidad hacia fallar mucho a un Casimero centrado en buscar manos de poder decisivas, Edwards no podía compensar con sus flojos puños los fortísimos golpes del pegador Casimero en cruzado diestro o gancho zurdo abajo. Con una diferencia en potencia de golpeo enorme, el combate pareció muy pronto sentenciado, más aún cuando  en el cuarto asalto el local casi cayó a la lona al ser estremecido por un durísimo uppercut diestro.


Entonces entraron en acción el deseo de victoria y la elevada moral de Edwards, algo que se tradujo en una reacción del joven púgil, que estableció bien su jab y comenzó a contestar golpe por golpe, imprimiendo a sus puños una mayor potencia. Aun así esto fue sólo un valiente intento por cambiar las tornas de una pelea que estaba decidida. Y es que el campeón solamente tuvo que esperar hasta el séptimo asalto para conectar una combinación de uppercuts que puso en apuros al retador. Desde entonces, aunque la voluntad mantuvo en pie a Edwards, Casimero hostigaría con directos y cruzados diestros a su adversario, que finalmente sería derribado en el décimo round por un gancho zurdo. Después de la cuenta, el filipino cerraría el combate con una combinación uppercut zurdo-uppercut diestro-hook de derecha que obligó al árbitro a intervenir.


Con el KO Técnico en el décimo round, Johnriel Casimero 23(15KO)-3(1) lograba realizar la primera defensa de su cinturón IBF mosca en una pelea que era en cierto modo perder o perder. Esto es así porque si no se imponía a un prospecto con sólo 8 peleas o si no brillaba sólo podía recibir durísimas críticas, mientras que si se hacia con la victoria no podría evitar del mismo modo reproches, puesto que sólo se habría impuesto en teoría a un boxeador asequible y sin experiencia. Sea como sea, la pelea fue algo más complicada de lo que muchos esperaban, básicamente porque Edwards 8(3KO)-1(1) no ofreció planos sencillos a pesar de que su falta de bagaje se hizo obvia. No cabe duda de que en el futuro, cuando tenga en torno a 20 peleas y haya desarrollado su boxeo, Edwards podría tener un buen futuro en la categoría, pero ahora mismo no puede hacer otra cosa que centrarse en acumular experiencia y pulir sus errores. Por su parte, Casimero se afianza como campeón y recibirá una bolsa bastante importante, aunque necesitará mostrarse más decisivo ofensivamente en el futuro, puesto que con la actuación que ofreció no podría imponerse al excampeón Francisco «Chihuas» Rodríguez (posible retador mandatorio), que es incluso más agresivo que él y que cuenta con una mayor resistencia y efectividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *