Franz Rill – Adrian Granat (15/10/2016)

G 18-Halle, Hamburgo, Alemania.

En juego el título IBF Internacional del peso pesado.


Si ante un boxeador fogueado al máximo nivel como Helenius, Rill logró aguantar todos los asaltos e incluso capturó varios de ellos, ante un Granat falto de experiencia y desarrollo el alemán ofreció una buena pelea a pesar de su derrota por knockout. En el primer asalto incluso logró mover ligeramente al prospecto con una derecha, sorprendiéndolo también con embestidas con el hook zurdo. La larga envergadura de Rill compensaba la altura de Granat, que recibía el doble jab incluso encadenado con el gancho de mano adelantada. Poco a poco, el sueco reaccionó, impactando su 2-1 y su derecha cuando la presión llevó hacia las cuerdas al local. Con todo, en estos momentos Rill nunca estuvo cerca de ser desbordado, contestando con su gancho diestro con gran efectividad.

La pelea se estaba poniendo cuesta arriba para «The Pike» Granat, que iba perdiendo en las tarjetas de los jueces y que en el tercer asalto recibiría combinaciones de hook zurdo-directo y gancho de izquierda al cuerpo-gancho diestro. A pesar de las dificultades, el visitante seguía trabajando cada vez con más precisión con sus rectos, tendencia que se consolidaría tras un cuarto round de transición. En el quinto episodio el trabajo de Rill se hizo claramente insuficiente, puesto que el pegador Granat impactó fuertes directos, 1-2 y hooks zurdos que inevitablemente prepararon el terreno para la ruptura del enfrentamiento, que llegaría en el sexto episodio. En este round un Rill nuevamente contra el ensogado encajaría una derecha seguida de un jab y de dos ganchos diestros, siendo desarbolado totalmente por una derecha recta precedida por un gancho de izquierda.


Franz Rill 13(9KO)-2(1) caería a la lona estirado completamente noqueado, de modo que el choque concluía con una contundente victoria del prometedor Adrian Granat 14(13KO)-0, aunque su actuación no puede ser calificada de solvente. Y es que demostró sin género de dudas que no está preparado para los mayores retos en la división, ya que sus brechas defensivas son enormes, su jab insuficientemente efectivo y su velocidad es realmente baja. Aun así, en su mayor test hasta la fecha logró salir con el brazo en alto con un brutal knockout, de modo que tampoco es adecuado señalar que deba dar pasos atrás en su carrera. Es más, parece lo más conveniente que sus defectos los arregle en el nivel de dificultad medio-alto, en el que ha demostrado estar capacitado para imponerse y en el cual sus fallos podrán ser resueltos a la vez que acumula la adecuada experiencia de ring. Por otro lado, cabe mencionar que Rill es un púgil muy competente que podría dar sorpresas a boxeadores de la cumbre sobreconfiados o a varios de los top 15 que ocupan su plaza inmerecidamente, pudiendo llegar a ser verdaderamente peligroso si equiparse su habilidad de piernas con la de sus manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *