Erick de León – Aldimar Silva (28/10/2016)

Laredo Energy Arena, Laredo, Estados Unidos. Peso Superpluma.


Después de haber arrollado a rivales de escasa experiencia, el prospecto De León se enfrentaba a su primer oponente de gran bagaje profesional, teniendo Silva 19 victorias y una experiencia global de casi 30 peleas, entre ellas tres ante top 5 y tres ante excampeones mundiales. Así, y teniendo en cuenta que Gradovich a duras penas pudo conseguir el triunfo ante el brasileño, éste era un excelente test para el púgil invicto y de gran carrera amateur. Pero, más allá de que era un reto relativamente exigente sobre el papel, De León lo solventó con enrome solvencia. 

Presionando a su oponente, el preciso De León no tardaría en impactar con claridad su directo zurdo solo o encadenado con el cruzado de derecha. Además de su gran acierto ofensivo, su destreza defensiva era evidente, eludiendo con pasos atrás o movimientos de cintura casi todos los puños de Silva. La superioridad no tardó en materializarse en un knockdown, ya que en el segundo asalto De León impactaría dos izquierdas directas (aunque piso el pie de su rival involuntariamente) derribando al visitante. Así se inició el comienzo del fin, siendo Silva hostigado duramente en la reanudación por ganchos arriba y abajo durante un larguísimo periodo. Silva caería por empujón, aunque estaba realmente tocado, y no podría evitar ser encerrado en las cuerdas y alcanzado con hooks diestros abajo enlazados con ganchos zurdos arriba o por combinaciones de cruzados y directos.


Finalmente, un cruzado diestro-directo de izquierda conllevó una segunda cuenta de protección para el afectado Silva, que igualmente alcanzaría el tercer round antes de ser derrotado. Eludiendo los puños de su oponente con esquivas agachándose y alcanzándolo con rectos de izquierda, De León puso las bases para la conclusión, que llegaría tras el tercer knockdown, causado por una nueva serie de directos y cruzados. Tras la cuenta Silva renunciaría a seguir combatiendo, decisión muy acertada, puesto que no podría esperar del combate nada que no fuese un exceso de castigo recibido. Así, Erick de León 14(8KO)-0 lograba una nueva victoria, la tercera a 8 asaltos, demostrando con ella una madurez boxística sorprendente y evidente.


Quizás se pueda señalar que Silva 19(12KO)-11(6) ha perdido ante varios rivales anteriormente en pocos asaltos y que su victoria, ya antes del combate, se contaba como casi imposible. Pero este mismo boxeador resistió todos los rounds y sólo perdió de forma dividida ante Gradovich, aguantando todos los rounds y ofreciendo buena respuesta ante el prospecto ucraniano Oleg Malynovskyi. Por ello, el triunfo de De León no puede ser considerado otra cosa que un sensacional resultado, más aún si se tiene en cuenta que no dio margen alguno a su adversario. Valorando esto y que el boxeo de De León no tuvo brechas, siendo demoledor en ataque y acertadísimo a la defensa, es innegable que el imbatido prospecto parece estar encaminado a grandes peleas en el futuro y que su acceso al top 15 es inevitable. Por otro lado, su solvencia es tal que no sería un error encaminarlo ya a algunas pruebas a 10 asaltos, aunque, de todos modos, no será para nada reprochable, al contrario, que mantengan la cautela en al avance de su carrera para asegurar que alcanza su máximo rendimiento antes de las peleas trascendentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *