Enrico Kölling – Ryno Liebenberg (1/10/2016)

Jahnsportforum, Neobrandeburgo, Alemania.

En juego el título WBA Intercontinental del peso semipesado


La igualada y compensada pelea sobre el papel, en la que el visitante tenía muchas opciones de lograr un triunfo inesperado, se convirtió sobre el ring en precisamente eso. Y es que el mucho más experimentado Liebenberg (que se ha medido a varios rivales de la élite a diferencia de Kölling), llevó perfectamente preparado su plan de batalla y lo sustentó con una perfecta preparación física, complicando enormemente el combate al local, que se excedió nuevamente en su frialdad combativa.

La diferencia esencial entre ambos fue, como en todos los combates del alemán, que Kölling escogía demasiado los golpes y aguardaba muchísimo para lanzar un sólo puño, mientras que el sudafricano Liebenberg ostentaba un elevado ritmo combativo y una frecuencia más que notable. Así, jabeando, trabajando al cuerpo, y lanzando hooks al rostro, Liebenberg superó claramente a su oponente en los primeros dos asaltos. Es cierto que Kölling bloqueaba un buen número de las manos lanzadas por el visitante y que sus propios puños eran mucho más claros, pero lanzando un golpe y marchándose por espacio de medio minuto no se puede ganar un round si el oponente lanza ofensivas de forma continuada.


De todos modos, intensificando algo más sus ataques, Kölling lograría del tercer al sexto asalto controlar la pugna, puesto que por momentos sus bloqueos fueron perfectos y sus 1-2, hooks zurdos al hígado, uppercuts, y demás golpes, tan claros y precisos, gracias a su gran bagaje amateur, que era inevitable que los jueces le otorgasen los episodios. Con todo, desde el séptimo asalto, el enfrentamiento cambió, dado que, quizás fallándole la condición física, Kölling lanzó muchos menos puños, coincidiendo esto con una reactivación muy importante por parte de Liebenberg, que en su presión y en su esforzado trabajo logró conducir contras las cuerdas a su oponente.


Así, apoyado en una gran frecuencia, en una necesaria insistencia y en directos aislados, combinados con uppercuts, ganchos diestros y hooks al cuerpo, Liebenberg 17(12KO)-4(1) le dio la vuelta al combate. En cualquier caso, aunque controló las acciones desde el séptimo asalto hasta la conclusión, los jueces volvieron a fallarle al boxeo, dando cartulinas de 117-111 y 116-112 a favor de Enrico Kölling 22(6KO)-1 que, inmerecidamente se hacia con el triunfo. El tercer juez dio un 111-117 a favor de Liebenberg que casi coincide con el 112-116 dado por Bastión Boxeo a éste mismo púgil. Sea como sea, y si bien no se puede negar que Kölling anotó manos muy claras y que en el arranque los rounds fueron muy igualados, darle tres rounds sólo a Liebenberg es una falta de respeto a él, a su equipo, a su promotora, a sus fans y a todos los aficionados al boxeo. 


En cualquier caso, el resultado, aunque es dividido y ha sido protestado por la compañía del sudafricano, será inamovible, y mientras que Liebenberg, un boxeador muy válido y peligroso (mejor que varios top 15 actuales en la división) se verá relegado a aguardar a una arriesgadísima y desfavorable oportunidad nuevamente como visitante y con escasa ganancia potencial, un Kölling que es incapaz de ser decisivo se verá alzado a la parte más alta de los rankings y se verá aupado a medio plazo a un gran combate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *