Cristian Mijares – Shohei Kawashima (29/10/2016)

Palenque Vicente Fernández, Gómez Palacio, México.

En juego el cinturón WBC Plata del peso pluma.


El arranque del combate no fue demasiado prometedor para los intereses de Mijares, puesto que, encarando la pelea con mucha calma, se conformaría con algunos errados golpes aislados, mucho más lentos que los lanzados por un Kawashima que conectaba directos entrando y saliendo. La preocupante falta de ritmo de Mijares conllevaría que el japonés, alcanzado el tercer asalto, se atreviese a correr mayores riesgos, combinando directos y curvos, por ejemplo, en uppercut-hook. Con todo, la mayor pegada del local aparecería para mantener igualada la contienda. Y es que Mijares superaría durante los tres siguientes asaltos el empeño de su rival, cuyos débiles rectos eran más que compensados por potentes directos zurdos y hooks aislados.


Igualmente Kawashima respondería a esta mala racha de asaltos con su propia cadena de rounds capturados hasta casi el final de la contienda. Aumentando su combatividad en el séptimo round, se lanzaría tras sus series de directos y hooks sobre un Mijares con una total falta de constancia y que tendía constantemente a ceder la iniciativa y a desplazarse cerca de las cuerdas, donde llegó a ser encerrado momentáneamente. A pesar de que no estaba luciendo nada bien, «El Diamante» se contentaría con escuchar las cartulinas parciales de los jueces anunciadas por megafonía, dado que estas le daban ganador por estrecho margen. 


Después de que el visitante alcanzase el punto culminante en su boxeo, insistiendo con el 1-2-hook y con combinaciones de ganchos, Mijares se vio obligado a reaccionar para no perder el encuentro, buscando unos cruces de golpes en los que impactó fuertes curvos pero recibió algunos contundentes puños también. Finalmente, tras un onceavo asalto en el cual el mexicano conectó fortísimos directos combinados con gancho arriba, Mijares se relajaría en exceso en el último asalto, evitando pelear y, por ello, otorgándole el round a Kawashima. La lectura de las puntuaciones se podía esperar muy igualada y así lo fue, ya que Cristian Mijares 55(26KO)-8(1)-2 sólo pudo imponerse con triples idénticas tarjetas de 115-113, aunque de forma unánime. De todos modos, tanto el empate como la victoria de Kawashima 14(3KO)-12 no hubiesen sido tampoco resultados reprobables.

En cualquier caso, aunque se considerase que Mijares merecía la victoria, su actuación no fue para nada brillante. Es cierto que su rival se esperaba de notable dureza y que Kawashima aprovechó su juventud y su ambición para explotar las brechas del boxeo de Mijares y ofrecer una muy meritoria actuación como visitante. Aun así, el japonés era muy inexperimentado, con sólo 16 peleas y no habiendo enfrentado en toda su carrera a un rival de nivel alto. Pese a ello, Mijares no dominó, ni siquiera estableció un control suficientemente prolongado de las acciones, haciéndose con asaltos salteados a base de su superior pegada y evitando así una derrota que hubiese sido atroz para sus intereses. Y es que antes del combate Mijares era 4º WBC, de modo que, teniendo en cuenta que el 1º Santa Cruz peleará contra Frampton, en la próxima Convención del Consejo podrá reclamar el acceso a una eliminatoria del peso pluma como mínimo. Sea en una oportunidad oficial o en un gran combate ante un rival de la élite, lo que queda claro es que en el próximo año a Mijares le esperarán notables ganancias potenciales, pero contando que su combatividad y frecuencia son manifiestamente insuficientes, y cuestionable su estado de forma, será sumamente difícil que pueda lograr un triunfo trascendental ante un rival del top 3 como Josh Warrington, Joseph Díaz o Ronny Ríos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *