Wanheng Menayothin – Saúl Juárez (3/8/2016)

City Hall Ground, Chonburi, Tailandia.

Campeonato mundial WBC del peso mínimo.


Con un planteamiento menos ofensivo de lo que es habitual en su boxeo, el tailandés Menayothin optaría no tanto por realizar una pelea intensa como por controlarla con astucia. Así, se mantendría cauteloso en el centro del ring pugnando por el dominio de la distancia con un Juárez que daba pasos laterales intentando abrir ángulos. Tras un primer asalto en el cual el mexicano fue abiertamente más activo con su jab, su 1-2 y su directo aislado, Menayothin no tardaría en emparejar las acciones con un acertadísimo uso del directo diestro aislado o en 1-2 que igualaba el 1-2-hook con el que insistía Juárez.

Sin que la pelea se decantase totalmente de un lado, con ambos teniendo momentos de acierto, a partir del cuarto asalto el tailandés cambiaría un tanto la tendencia del choque aumentado su presión, usando muy bien un hook de mano adelantada de corto recorrido y directos claros que, junto a buenos bloqueos, incomodaron claramente al aspirante. Entonces Menayothin aprovecharía para encontrar su mejor boxeo durante el encuentro acertando un elevado número de sus derechas lanzadas junto a cruzados diestros, hooks de esta misma mano y tensos jabs.


Después del ecuador de la contienda el visitante intentaría aumentar su ritmo, pero no lograría encontrar los huecos suficientes ni desplegar su técnico y fluido estilo combativo que tantas dificultades genera a sus oponentes. De este modo, Menayothin podría hacer valer su sólido 1-2 para seguir anotándose los asaltos, algo que sólo variaría ligeramente en la recta final, en la cual Juárez, consciente de que la pelea se le escapaba, aceleraría algo sus acciones, usaría con más precisión el jab y tiraría algunos hooks en corta a la desesperada. Igualmente, terminados los doce asaltos, la mayoría de rounds habían ido a parar a manos de Wanheng Menayothin 43(17KO)-0, básicamente por su habilidad para eludir las manos más potentes a la vez que usaba de forma decisiva un directo aislado de no tanta potencia como precisión. Por ello los jueces le otorgaron la victoria unánime con justas puntuaciones de 116-112, 116-113 y 115-113.


De este modo, Menayothin no sólo retenía su título WBC mínimo por quinta vez, sino que batía solventemente al aspirante más complicado de la categoría en la actualidad, por lo que perfectamente se le puede considerar ahora como número 1 de las 105 libras. Es cierto que Juárez 23(12KO)-5(1)-1 no boxeó tan bien, ni de lejos, como ante los excampeones Adrián Hernández o Oswaldo Novoa, teniendo demasiadas dificultades para alcanzar a su rival de forma clara y prolongada. En cualquier caso, en ello jugó un papel principal el conservador pero efectivo planteamiento de Menayothin, que controló a la perfección los momentos de ataque para, con una escasa variedad de golpeo, imponer sus directos de forma continuada a la vez que bloqueaba muchos puños. Sea como sea, mientras el joven Juárez deberá sacar importantes lecturas de este primer mundial de su carrera, no cabe duda de que la hegemonía en el peso mínimo queda consolida en el boxeo tailandés, siendo Menayothin el máximo exponente seguido de su compatriota Knockout CP Freshmart (campeón WBA), quienes han batido a buena parte de los mejores boxeadores de la categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *