Vincent Feigenbutz – Giovanni De Carolis II (9/1/2016)

Baden-Arena, Offenburg, Alemania.

En juego el cinturón mundial regular WBA del peso supermedio.


Teniendo como su principal virtud su gran pegada, que está muy por encima de sus capacidades tácticas o técnicas, pareció un obvio error que Feigenbutz abriese el encuentro cediendo la iniciativa y permitiendo que su oponente desplegase su boxeo. Por su parte, un siempre valiente y voluntarioso De Carolis no dudaría en tomar la iniciativa y ofrecer un sostenido trabajo de desgaste desde los instantes iniciales, que se vería facilitado por su habilidad para explotar los huecos en la guardia de su oponente, que tampoco era excesivamente sólida. Con el jab y la derecha aislada, así como arremetiendo con el hook de mano adelantada, el italiano no tardaría en tomar una amplia ventaja en las cartulinas, que era sustentada, además de en su superior frecuencia, en una gran claridad de golpeo, sobre todo cuando replicaba el jab de su rival con un muy efectivo cruzado diestro.

De este modo, un poco activo Feigenbutz se vio repetidamente empujado hacia las cuerdas e incluso eventualmente desestabilizado por los tensos curvos diestros del aspirante. Con todo, y aunque De Carolis avanzaba por la senda correcta, no había desaparecido el riesgo del boxeador local, un Feigenbutz que solamente con manos aisladas en directo o una contra certera con gancho zurdo hacia más que evidente su peligro. Esto fue especialmente claro en el cuarto round, cuando De Carolis, acostumbrado a la casi nula respuesta de su oponente en la distancia corta, sería sorprendido por los curvos de su adversario, que le harían tambalear un tanto. A partir de dicho episodio quedó patente porqué el alemán optaba por ese planteamiento tan poco adecuado, y es que su idea era aprovechar el fallo en el ataque rival para anotar un golpe de poder decisivo.


Si bien con mayor frecuencia y ritmo y con una adecuada estrategia de intercambios en corta Feigenbutz podría haber logrado réditos más tempranos, hacia la mitad de la pelea sus potentes puños habían comenzado a hacer algo de mella en su rival, que progresivamente iría disminuyendo el empuje de sus arremetidas aunque no llegaría a ceder la iniciativa más que esporádicamente. Así, el enfrentamiento comenzó a tornarse más igualado puesto que, aunque De Carolis solía llevarse igualmente la mejor parte con su buen y constante trabajo, Feigenbutz conectaría decisivas contras que desestabilizarían a a su rival y que desembocarían en intercambios tan potentes como imprecisos. En cualquier caso, y a pesar del desgaste, De Carolis sacaría fuerzas de flaqueza en el noveno round para retomar el control con sus hooks, pudiendo, en el asalto posterior, amenazar seriamente a su rival con el jab y el cruzado diestro.


Con el encuentro entrado ya en el onceavo round, De Carolis impactaría un terrible gancho diestro que desestabilizaría totalmente a su oponente e incluso lo dejaría eventualmente de espaldas, lanzándose por ello el retador a un desesperado ataque con ganchos y rectos que terminaría por llevar al árbitro, ante la nula respuesta del campeón, a detener las acciones. De ese modo, Giovanni De Carolis 24(12KO)-6(1) se coronaba como campeón mundial regular WBA, se desquitaba de la controvertida derrota a los puntos ante Feigenbutz de hace tres meses y se emplazaba a un mayor combate mandatorio. Sin duda, el equipo del prospecto de 20 años Vincent Feigenbutz 21(19KO)-2(2) ha cometido un gran error en cuanto a la elección de rivales, puesto que de oponentes excesivamente asequibles pasaron a un De Carolis que, a pesar de que ha superado las expectativas, es muy experimentado y capaz. Por ello, si el italiano ya pareció descifrar a su oponente en el primer cruce, en el segundo sólo ha hecho que certificarlo. Así, y aunque es loable la voluntad de dar una revancha a un rival peligroso, Feigenbutz y su equipo deberán optar ahora por un adecuado desarrollo que permita que este prometedor púgil cumpla con lo que se espera de él.


Por su lado, De Carolis, que dio una gran muestra de como ganar un combate a base de constancia, se verá aupado a un combate obligatorio ante el supercampeón Fedor Chudinov, que una vez que haya solventado su enfrentamiento ante Sturm tendrá hasta el 20 de mayo para enfrentarlo.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios