Tony Bellew – Ilunga Makabu (29/5/2016)

Goodison Park, Liverpool, Reino Unido. 

En juego el cinturón mundial WBC vacante del peso crucero.


Además del tercer mundial de su carrera (después de haber perdido los dos anteriores), este era el mayor combate de toda su trayectoria para Bellew, que en su ciudad natal y de residencia y en el repleto estadio de futbol del Everton F.C, se jugaba gran parte de su crédito y de su continuidad como boxeador. Así, con una atmosfera magnífica y ante un oponente durísimo, Bellew accedería al ring dispuesto a ofrecer una espectacular pelea que entusiasmase a los espectadores y que le permitiese coronarse al fin más de ocho años después de su debut, objetivos que lograría materializar pero no sin algunas dificultades previas.

El choque se iniciaría sin un esquema táctico claro, puesto que ambos trataban de pugnar por el control de la iniciativa de forma salteada. El púgil británico trataría de establecer el jab y de probar suerte con el hook zurdo y el directo, mientras que un Makabu bastante expectante realizaría un claro aviso con su directo zurdo, que impactaría con claridad. Con todo, finalmente, Bellew aceleró un tanto sus acciones y aprovechando la inactividad de su oponente lo conduciría contra las cuerdas, donde lo alcanzaría con directos, hooks diestros arriba y un gancho zurdo abajo. Aunque el congoleño estaba defraudando con su escasa respuesta, sólo tardaría unos instantes en dar una perfecta muestra de su enorme pegada: todavía en el primer asalto y después de salir de las cuerdas repitiendo el jab, Makabu impactaría un preciso directo zurdo que derrumbaría a Bellew sobre la lona, dando incluso una voltereta hacia atrás.


El round terminó poco después y con él la mejor opción de triunfo del visitante. Y es que Bellew se recuperó de forma increíblemente rápida, siendo más importante aún que no pareció alterado en absoluto ni siquiera por la presión del público. Al contrario, se mantendría calmado y de nuevo trataría de trabajar con su jab a la vez que aguardaba el momento para conectar manos de poder aisladas, concretamente en uppercut y, al final del segundo episodio, de nuevo con el directo-hook. Si Makabu hubiese aprovechado para aumentar la intensidad de la pelea quizás podría haber generado algunas dudas, pero intentando jabear y adaptándose al calmado ritmo de la pugna en nada incomodó a Bellew. De este modo se llegaría a un tercer asalto que sería decisivo y en el cual Makabu al fin atacaría decidido llevando contra las cuerdas a su oponente, que con un certero contragolpe rompería la pelea.


Lanzando tres hooks pero impactando con potencia uno zurdo al rostro, obligaría a un tocado Makabu a retroceder, siendo perseguido y alcanzado primero por un directo y un uppercut y, después, cuando estaba contra las cuerdas, por una combinación uppercut diestro-hook zurdo. Bellew sabía que no podía desaprovechar esta ocasión, de modo que, aunque Makabu salió de las cuerdas momentáneamente, igualmente lo hostigaría con una serie de hooks derecha-izquierda-derecha que de nuevo le llevaron de espaldas al ensogado. Esta vez el local impactaría varias derechas directas y, finalmente, un terrible gancho zurdo que noqueó brutalmente a Makabu. De esta forma, Tony «Bomber» Bellew 27(17KO)-2(1)-1 se coronaba campeón mundial WBC del peso crucero, en una pelea breve y espectacular que hizo más especial aún su magnífico combate en el estadio Goodison Park. Es cierto que el encaje de Makabu 19(18KO)-2(2) pareció un poco tenue (habiendo soportado duros golpes sin problemas ante Mchunu o Kucher) y que su elección táctica no fue la adecuada, aunque su potencia de pegada igualmente se puso de manifiesto con enorme peligro y un aparatoso knockdown a su favor. Pero salvado este gran obstáculo con valentía y una moral alta, Bellew aprovechó los fallos de su oponente y una brecha mostrada en la asimilación de un puño para resolver de forma incontestable una pelea que se presentaba complicadísima y en la que ni siquiera era claro favorito. 


Ahora, Bellew entrará de lleno en la pugna por la hegemonía de la división, que podría dejar un formidable enfrentamiento entre el monarca unificado Denis Lebedev y el ganador del mundial WBO Glowacki-Usyk. De todos modos, antes de que pueda apuntar a una unificación definitiva, Bellew deberá enfrentar primero al titular en receso y excampeón absoluto Grigory Drozd, solidísimo boxeador que tiene el derecho de solicitar una pelea mandatoria ante el nuevo campeón. 

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios