Terence Crawford – Henry Lundy (27/2/2016)

Madison Square Garden Theater, Nueva York, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBO del peso superligero.


Al igual que en sus últimos dos combates, Crawford ofreció ante Lundy una actuación bastante poco espectacular pero efectiva, en la que pudo lograr eventualmente un triunfo por KO Técnico. De forma similar a su combate contra Thomas Dulorme, el invicto Crawfod, además, pasaría algunas dificultades, aunque breves y de poca envergadura, antes tomar el control, pudiendo en esta ocasión Lundy sorprenderlo en el round inicial con un par de 2-1 y algunos ganchos diestros. El campeón, que se había cambiado a zurdo, encajaría estos secos golpes sin dificultades, pero demostraría algunas pequeñas brechas en su enormemente sólido boxeo. En cualquier caso, después de algunos hooks más que Lundy podría anotar a base de velocidad de manos en algunos esporádicos intercambios, «Bud» reordenaría su planteamiento y progresiva pero definitivamente desplegaría su mejor técnica.

Sin cambiar su posición de zurdo, Crawford establecería de forma continuada un jab de escasa potencia que sería suficiente, añadido a una cierta movilidad, para neutralizar al aspirante. Lundy, cauteloso, no se atrevía a realizar más que ofensivas salteadas en directo al cuerpo junto a algún errado y heterodoxo gancho, manteniéndose en líneas generales la contienda con un ritmo bastante bajo y con ambos, rápidos de piernas, probando algunas fugaces ofensivas con escaso acierto. Aunque podría pensarse que esta neutralidad sería compensada en poco tiempo, la poco brillante pelea se mantendría de este forma durante los siguientes episodios, con Crawford anotándoselos simplemente por un jab que marcaba con poca fuerza y claridad pero que era suficiente para superar el mismo golpe lanzado por su oponente, que cuenta con un menor alcance.


Habría que esperar hasta el cuarto episodio para que la pelea sufriese algún cambio de consideración en su desarrollo, ya que en dicho asalto Lundy se cambió también a guardia zurda impactando algún directo de mano izquierda, aunque de todos modos su modificación táctica y su aumento de riesgo no sirvieron para diluir el control de Crawford. El campeón seguiría caminando el ring, jabeando y puntuando con alguna derecha hasta que en el quinto round encontraría el momento adecuado para, como siempre, lanzar un decisivo ataque que quebrase inesperadamente la resistencia de su inadvertido rival. Dejándose llevar por la poca combatividad de la contienda, Lundy se vería sorprendido por un 1-2 de Crawford cuyo segundo golpe, impactado con la mano izquierda, estremecería al aspirante. Un directo zurdo más y unos ganchos al cuerpo llevaron a Lundy a tratar de salir de las cuerdas con una desordenada ofensiva, que sería detenida por un nuevo recto de izquierda de Crawford que derribaría a su rival.


Estando ya el combate sentenciado, el titular superligero se lanzaría sobre su oponente impactando, entre otros golpes, directos de mano zurda y cruzado diestros que, al no tener respuesta, llevaron al árbitro a detener el combate, dando el triunfo por KO Técnico a Terence «Bud» Crawford 28(20KO)-0. Tal y como pasó ante Dulorme y Jean, el resultado de la pelea ante Lundy 26(13KO)-6(2)-1 era intuido casi desde el momento de la confirmación de la pelea, recibiendo por ello Crawford y su equipo críticas pese a sus claras victorias antes del límite. Y es que, aunque normalmente se suele tildar al estadounidense como un boxeador de excelente técnica pero capaz de ofrecer emocionantes batallas, en sus últimos combates sólo ha hecho lo justo para desdibujar tácticamente a sus oponentes con escaso riesgo a la vez que aguardaba, taimadamente, el momento para contragolpear o atacar de forma decisiva. Así, y añadiéndose a ello los rumores de su rechazo a pelear en unificación con Viktor Postol, la imagen de Crawford como futura estrella de los grandes eventos de pago por visión se está viendo disminuida ligeramente. 


Es por ello que su promotor, Bob Arum, ha afirmado recurrentemente que la tercera puesta en juego de su cinturón podría ser ante un boxeador muy agresivo y espectacular como Ruslan Provodnikov quien, a pesar de su mal record reciente, le debería permitir volver a brillar y apuntalar su posición de futuro candidato al top 3 libra por libra en caso de poder vencerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *