Takashi Uchiyama – Jezreel Corrales (27/4/2016)

Ota-City General Gymnasium, Tokio, Japón.

Campeonato mundial WBA del peso superpluma.


Partiendo en algunas casas de apuestas incluso 17-1, Corrales era visto en gran medida como una víctima propiciatoria para el número 1 del peso superpluma Uchiyama, imbatido monarca con un sensacional porcentaje de victorias antes del límite que había resulto sus últimas dos peleas en dos y tres asaltos respectivamente. De todas formas, cabe señalar que el japonés no se enfrentaba a un boxeador de elevado nivel desde que batió en diciembre de 2013 a los puntos a su compatriota Daiki Kaneko, estando por otro lado Corrales en una racha de seis victorias antes del límite y rindiendo de forma muy buena. Pero, aun así, esto no parecía suficiente para evitar que Uchiyama lograse otra de sus contundentes victorias y pudiese cumplir en el último tramo del año con su objetivo de pelear en Estados Unidos en un gran combate. Con todo, el desarrollo del enfrentamiento sería muy distinto al esperado.

Mostrándose velocísimo, sobre todo comparativamente con su rival, Corrales pondría de manifiesto un peligro constante desde el inicio, impactando temprano un 1-2 y un directo zurdo que fueron una clara advertencia. Uchiyama calmadamente tanteaba a su oponente con el jab y probaba con poco convencimiento su derecha directa, limitándose a medirlo a la vez que aguardaba el momento para conectar su mejor golpe, aunque éste no llegó. Presionando contra las cuerdas al aspirante, Uchiyama recibiría dos contragolpes en hook de izquierda que permitirían a «El Invisible» salir del ensogado y, cambiando su guardia a diestro, conectar un curvo diestro descendente que desequilibró al campeón. Entonces Corrales no desaprovecharía la oportunidad y conectaría una derecha directa y una serie de cruzados, de los cuales uno diestro impactó muy claro al mentón. Pese a ello Uchiyama logró agarrarse y pasar los apuros hasta el final del round.


Tras este inesperado comienzo todavía restaba la mayor sorpresa por llegar, puesto que el segundo episodio sería el último. El visitante, que controlaba perfectamente la distancia y sabía hasta donde llegaba su rival y hasta donde no, realizaría desde la media un estudio con su directo variando la altura, algo que aprovecharía Uchiyama para lanzar un recto que sería errado y que le supondría encajar un contragolpe en cruzado zurdo que le derribó sobre la lona. El monarca se alzó pero en muy malas condiciones, por lo que Corrales no tardó en la reanudación en lanzar una nueva serie de cruzados que, tras impactar uno de derecha, tirarían al tapiz por segunda vez al local a pesar de que intentó agarrarse. Aunque la situación era extrema Uchiyama pudo reaccionar y entrando en clinch, desplazándose y esquivando logró aguantar los suficientes segundos como para estar a un paso de finalizar el round, algo para lo cual se ayudó de la precipitación en los ataques del panameño, que se lanzaba desesperado detrás de sus golpes. 


Cuando faltaban sólo 10 segundos para la conclusión del asalto y parecía que Uchiyama tendría una última oportunidad de rehacerse en el tercer episodio, Corrales se arrojaría al ataque con directos y cruzados zurdos hasta que uno de sus curvos de izquierda derribó por tercera y definitiva vez al campeón. Y es que, dado que en este campeonato WBA se observaba la regla de las tres caídas, este tercer tropiezo obligó al árbitro a detener las acciones y a dar como ganador a Jezreel Corrales 20(8KO)-1, que daba la mayor sorpresa del año 2016, al menos hasta la fecha, y se proclamaba campeón mundial. Que el triunfo de Corrales resultase tan inesperado es debido a múltiples factores, como por ejemplo que éste nunca hubiese combatido fuera de Panamá o que nunca se hubiese medido a un oponente del top. Además, entre otras muchas cosas, éste padeció grandes sobreesfuerzos para lograr dar el peso, algo que se esperaba que limitase sus capacidades. De todas maneras, lo que lo hizo más sorprendente el resultado es que Uchiyama estaba imbatido por más de una década, tenía 11 defensas de su título adquirido en 2010 y era por sus grandes actuaciones y sus contundentes triunfos el mejor superpluma de la actualidad.


En cualquier caso, sin pretender restar mérito al gran triunfo de Corrales, que se convierte ahora en una enorme figura en la categoría pese a ser semidesconocido hace tan solo unos días, resulta evidente que Uchiyama 24(20KO)-1(1)-1 está a una distancia enorme de su mejor nivel y que el paso del tiempo ha disminuido enormemente sus aptitudes, aspecto que resulta tan cierto como innegable. Por ello, Corrales utilizó simplemente su mayor velocidad para desbordar al monarca japonés, que en su máximo rendimiento no hubiese tenido dificultades notables para noquear a este oponente. Sea como sea, quizás ha llegado el momento de que Uchiyama baraje el retiro ahora que su nivel ya no es el necesario, mientras que Corrales, antes de ser considerado un nuevo número 1 en la categoría como algunos precipitadamente hacen, deberá pasar un test definitivo a su proyección ante el campeón regular Javier Fortuna, con el que se debería medir próximamente de forma mandatoria.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios