Saúl Juárez – Oswaldo Novoa II (19/3/2016)

Centro de Espectáculos del Recinto Ferial, Metepec, México.

Eliminatoria final WBC del peso mínimo.


Afortunadamente, a diferencia de lo sucedido en el primer choque entre ambos, no se produjeron cortes hasta el final de la pelea y Juárez y Novoa pudieron disputar íntegramente los diez asaltos a los que estaba pactada esta eliminatoria final, una pelea interesante y contendida claramente condicionada por los estilos combativos opuestos de los dos púgiles. Desde muy pronto en el choque Juárez dejaría claro que no pretendía intercambiar puños en la distancia corta si podía evitarlo, ya que se mantendría muy dinámico alrededor de su oponente realizando entradas y salidas. Por su lado, Novoa buscaba apoyarse en su superior pegada y conectar golpes de poder que rompiesen a su favor el choque, siendo quizás sus principales armas el gancho de mano adelantada arriba y el directo. 


Con todo, el elusivo boxeo de Juárez pareció ser más efectivo, puesto que su mayor continuidad y sus grandes recursos defensivos, ejemplificados en excelentes esquivas, marcaban la diferencia en los primeros e igualados asaltos. Deslizándose hacia adelante y hacia atrás para conectar el jab, encadenando el 1-2 con el gancho al cuerpo o repitiendo la mano adelantada abajo y arriba, todo ello mientras alteraba la dirección del giro, «Baby» puso las bases para desdibujar a su contrincante en fases más adelantadas del enfrentamiento. A pesar de este buen boxeo ofrecido por Juárez, Novoa se mantenía en la pelea y seguiría conectando golpes más potentes, sobre todo en hook, aunque éstos eran insuficientemente numerosos como para decentar la balanza. Aun así, en el tercer episodio lograría conectar algunas manos claras apoyado en un aumento de la presión, pero nuevamente este trabajo sería compensado en gran parte por excelentes y oportunos contragolpes de su adversario.


Pudo ser éste un punto de inflexión, ya que, a partir del cuarto asalto, Juárez comenzaría a dominar con cierto margen los episodios a pesar de los intensos cierres por parte del «Gallito». Novoa no se rendiría y trataría de cambiar el signo de la pelea con un nuevo aumento de la presión en el sexto episodio, reacción que fue replicada por una aceleración de los pasos de su oponente, que seguiría imponiendo su elusivo boxeo. Así, con desiguales intentos ofensivos de Novoa y con un control cada vez más claro por parte de Juárez, que no dejó de hacer valer decisivas esquivas de cintura, se llegaría al tramo final del combate, en el cual se produciría un choque de cabezas involuntario que abriría un corte en la ceja izquierda del excampeón. Esta circunstancia sería aprovechada por Juárez momentáneamente para impactar potentes golpes, pero Novoa se reharía, produciéndose breves pero intensos cruces de golpes.

Finalmente, tras un último asalto en el que Novoa (precipitado al buscar el knockout) se vio desestabilizado por una contundente contra de Juárez con hook de izquierda, se llegó a una lectura de cartulinas que por 99-91, 98-91 y 97-92 dieron un merecido triunfo unánime a Saúl «Baby» Juárez 23(12KO)-4(1), que ganaba la eliminatoria y se convertía en retador mandatorio de Wanheng Menayothin, campeón WBC. Cabe mencionar que en las tarjetas se contempla el descuento de un punto a Juárez en el noveno asalto, ya que según las reglas del Consejo quien provoca un corte por cabezazo involuntario ve restado uno de sus puntos como compensación. Al igual que hizo contra Adrián Hernández, el joven Juárez utilizaría un boxeo lleno de habilidad y técnica para neutralizar a su peligroso rival, pudiendo anotarse un buen número de rounds simplemente a base de un acertado uso del jab combinado con magníficas y continuadas esquivas. Además, Juárez añadió a su planeamiento un buen juego de piernas y una notable variedad de trayectoria de golpeo para sellar una gran actuación ante un Novoa 14(9KO)-7(2)-3 voluntarioso pero un tanto previsible y carente de ajustes.


Después de dar nuevamente una gran imagen y de demostrar una evolución más que apreciable, del mismo modo que un excelente estado de forma, Juárez parece tener muchas posibilidades de ofrecer una dificilísima pelea ante el número 1 de la división Menayothin, al que se enfrentará en los próximos meses de forma mandatoria. De todos modos, una de las mayores cualidades del tailandés es que es sumamente tenaz y resistente, además de astuto, por lo que gran parte de los recursos utilizados por Juárez contra Novoa no le servirían de forma tan efectiva para capturar el triunfo, sobre todo si el mexicano boxea como visitante en Tailandia.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios