Sammy Vásquez – Aaron Martínez (23/1/2016)

Staples Center, Los Angeles, Estados Unidos. 

Semieliminatoria WBC del peso welter (Torneo).


Se acabó la fortuna o la capacidad de sorpresa para Martínez que, después de haber tenido en el 2015 de lejos el mejor año de su carrera, fue vencido ampliamente por un Vásquez en imparable ascenso pero que no pudo brillar en su triunfo. Quizás, si hubiese abierto el combate como ante Guerrero o Alexander, avanzando firme buscando el intercambio de golpes, Martínez podría haber igualado mucho más las acciones pero, cediendo la iniciativa en líneas generales, tendría dificultades desde el arranque que no podría compensar con un posterior repunte ofensivo. Caminando cerca de las cuerdas en el round inicial, Martínez en lugar de desconcertar a su oponente le facilitaría las cosas, ya que un velocísimo y técnico Vásquez sólo tendría que esperar el momento oportuno para conectar el directo zurdo, el jab o algún gancho. Continuando con su cesión de la iniciativa, en el segundo asalto Martínez todavía luciría peor, puesto que su rival comenzaba incluso a hostigarlo brevemente y a conectar contra él combinaciones de hooks arriba o abajo.

Por ello, Martínez trató de salir del ensogado y avanzar, aunque de forma tímida y poco firme, cayendo por ello en unas entradas en clinch que serían el único recurso para no verse desbordado, algo de lo que estuvo cerca cuando su rival se hizo espacio. En el tercer episodio, en cambio, Martínez modificaría brevemente su táctica, teniendo así su mejor asalto, ya que al avanzar tenaz en búsqueda del cruce de golpes conseguiría emparejar las acciones y disminuir la solvencia que Vásquez mostraba en la distancia larga. Con todo, y después de este round en el que también acertaría bastante al contragolpe, Martínez volvería a su boxeo oscilante y dubitativo que le estaba encaminando irremediablemente hacia la derrota. Y es que parecía que  Martínez confrontase dos sistemas tácticos, uno trabajado en los entrenamientos que no estaba teniendo efecto y otro instintivo que sí podría tenerlo.


En cualquier caso, ante un Vázquez mejor en los combates de escaso ritmo y con golpes escogidos, la falta de intensidad combativa de Martínez se estaba cobrando un alto precio, siendo esto a pesar de que en algunos cruces de golpes, y eventualmente en el contraataque, su valentía detenía el progreso de su oponente. Aun así, los éxitos tan salteados y poco decisivos de Martínez le permitían a un Vásquez tampoco excesivamente activo reagruparse con cierta facilidad y anotarse los asaltos a base de velocidad en acciones aisladas, sobre todo con el directo zurdo y con el gancho diestro. Poco a poco y de forma ya bastante clara en el sexto episodio, Martínez comenzaría a dar signos de desgaste que, combinados con su falta de recursos y con un creciente éxito en las arremetidas de Vásquez, terminaron por sellar el resultado del encuentro. En el descanso entre el sexto y el séptimo asalto, Martínez 20(4KO)-5(2)-1 abandonaría la pelea, alegando para ello una lesión en su brazo izquierdo que realmente pudo condicionar parte de su mala actuación (aunque no totalmente).


Con el abandono de su adversario, Sammy «The Who Can Mexican» Vásquez 21(15KO)-0 lograba el triunfo y el pase de ronda en el «torneo» WBC para alzarse a una oportunidad mundial en el peso welter, siendo su siguiente reto enfrentar al ganador de la segunda semieliminatoria, en la que se medirán César Barrionuevo y Azael Cosio. Si bien los críticos y las casas de apuestas tendrán probablemente como gran favorito a Vásquez en el choque contra el ganador del Barrionuevo-Cosio (algo que se debería ver parcialmente condicionado por la actuación del vencedor), hay que decir que el invicto estadounidense no llegará con su aura de solidez afianzada. Al contrario, boxeando contra un Martínez  cuyo habitual arrojo ofensivo estuvo muy disminuido, Vásquez no mostró especial contundencia ni aprovechó de forma crucial las numerosas brechas defensivas de su rival, consiguiendo, a pesar de la amplia victoria, dejar entrever sus propios puntos débiles, que son básicamente enormes descuidos defensivos cuando sostiene un ataque continuado.


De todos modos, Vásquez contará siempre de su lado con una rapidez verdaderamente sorprendente y una precisión no menos notable que hacen que se le deba valorar como un púgil competente y complicado. Con todo, y aunque Vásquez podría pasar su siguiente reto y ha dejado ya claro que se ha ganado su posicionamiento por méritos propios, no parece, aún así, que sus cualidades hoy por hoy sean suficientes para enfrentar a la élite.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios