Ruslan Chagaev – Lucas Browne (5/3/2016)

Colosseum Sport Hall, Grozny, Rusia.

En juego el cinturón mundial regular WBA del peso pesado.


Demostrando que no mentía y que efectivamente el entrenamiento efectuado para preparar su combate contra Chagaev le estaba desarrollando como púgil, Browne no arrancaría la pelea avanzando toscamente como en anteriores ocasiones, sino que caminaría ágilmente el exterior del ring eludiendo a su fuerte rival. Con todo, Chagaev, en el centro del cuadrilátero, utilizaría su superior habilidad para acortar la distancia y conectar algunos hooks aislados o en breves combinaciones que compensaban el trabajo con jab o gancho zurdo de su oponente. Pronto, además de hacer valer su mayor velocidad de manos y técnica, el púgil uzbeko desplegaría su astucia combativa y su control táctico para, esperando el momento oportuno, acortar la distancia y conectar hooks enlazados con variación de altura además de un brutal y muy peligroso gancho de izquierda (Chagaev es zurdo).

Aunque el mayor dinamismo de Browne le estaba permitiendo evitar pasar por grandes apuros, su escasa actividad no era suficiente para anotarse los rounds, algo que cambió a partir del tercer asalto. Tomando más la iniciativa, girando hacia la derecha de su rival, entrando y saliendo con el uppercut diestro y el directo y, sobre todo, mostrándose más activo y agresivo, el australiano comenzó a incomodar a su oponente, que al ser más bajo meditaba si debía tomar riesgos mayores para intentar acortar la distancia. De todos modos, después de un quinto episodio sumamente igualado y que pareció un asalto de transición, quizás anotado a la cuenta de Browne, el enfrentamiento iba a dar un vuelco en cuanto a espectacularidad y dominio de las acciones. Y es que en el sexto episodio Chagaev conectaría un gancho diestro al cuerpo con el que prepararía un directo zurdo ligeramente curvado que derrumbó sobre la lona a «Bid Daddy».


Estos fueron los peores momentos para el visitante, que estuvo cerca de perder por KO Técnico tras verse hostigado duramente por los potentes hooks y directos de «White Tyson», aunque finalmente Browne podría, caminando y lanzando algún golpe inefectivo, evitar la intervención del árbitro. Entonces, cuando el combate parecía encaminarse hacia la victoria inminente de Chagaev bajo una ofensiva definitiva de éste en el séptimo asalto, Browne reaccionaría y respondería con brutales uppercuts diestros (su mejor golpe en el combate) que estremecieron un tanto a su contrincante. Aún así, este excelente asalto, que fue el mejor de la pelea y que oscilaría entre las manos de poder de uno y del otro, terminaría con Browne muy tocado por los directos zurdos de Chagaev. Cansados después del gran despliegue ofensivo del anterior round, los asaltos octavo y noveno serían menos intensos, pero igualmente dominados por un Chagaev, hábil de manos y preciso, que contragolpeando o cortando el ring dominaba la pelea y se había asegurado ya la victoria a los puntos.


Pese a ello, y cuando igualmente controlaba el décimo asalto, un error del uzbeko, que no debería haber tomado tanto riesgo, cambiaría el signo y el previsible resultado del combate. Un gancho zurdo fallado por Chagaev y parcialmente evitado por Browne llevaría a ambos a un cruce de hooks de mano adelantada, impactando antes el del retador, que derribaría al uzbeko sobre la lona. Ruslan Chagaev 34(21KO)-3(2)-1 se levantaría en muy malas condiciones sólo para recibir contra las cuerdas una andanada de hooks diestros, uppercuts y directos sin respuesta que llevaron al árbitro a detener las acciones y dar el triunfo a Lucas «Big Daddy» Browne 24(21KO)-0. De esta forma se convertía en campeón mundial regular WBA del peso pesado y pasaba a semifinales del torneo del citado organismo, esperándole en la siguiente ronda el retador mandatorio Fres Oquendo. A pesar de que Chagaev protestó la intervención arbitral, ésta pareció justa y adecuada, estando quizás su queja motivada más bien por la frustración de haber estado tan cerca de la victoria, puesto que había dominado el encuentro y casi alcanzó el triunfo por KO Técnico en el sexto episodio. 


Con todo, un Browne que mostró enorme tenacidad y una increíble evolución respecto a anteriores combates (en los que parecía simplemente un fortísimo púgil sin técnica boxística alguna), sorteó el peligro, se mantuvo en la pelea y aguardó una mano decisiva que, por su 88% de victorias antes del límite, rompiese el choque, algo que finalmente sucedió. Por ello, y aunque sigue pareciendo mucho más asequible que los demás titulares o destacados aspirantes, ante todos ellos tendría una posibilidad de victoria en virtud de su poderosísima potencia de pegada y, ahora, gracias sus mejoradas aptitudes técnicas. 

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios