Robert Guerrero – David Emanuel Peralta (27/8/2016)

Honda Center, Anaheim, Estados Unidos. Peso Welter.


De principio a fin el combate estuvo caracterizado por una gran igualdad, algo que es en sí mismo lo importante del duelo, puesto que no se esperaba que un Guerrero que había generado dificultades al campeón Danny García en su última pelea sufriese tanto para imponerse a Peralta, sin experiencia en combates al máximo nivel y con 15 meses de inactividad. Aun así, de las expectativas a la realidad hubo una gran diferencia, con ambos, ya desde los compases iniciales, llegando con claridad respondiendo a las manos de su rival.

Después de un considerable desorden táctico en el primer asalto, Peralta establecería con firmeza su jab e impondría su alcance y altura superiores para incomodar a su oponente, al que evitaba con oportunos pasos atrás, a veces alcanzándolo también a la contra. Como en tantas otras ocasiones ha hecho cuando una pelea se le complicaba, Guerrero tiraría de tenacidad y lucharía hasta la distancia corta para conectar en cruces potentes hooks, que igualmente fueron respondidos en gran medida. De todos modos, después de una parcial reacción en el tercer y cuarto asalto, «The Ghost» volvería a sufrir dificultades en los siguientes tres rounds, con Peralta utilizando su directo aislado, su 1-2 y su 1-2-hook para retomar un tenue control.


Aunque no le estaba dando cruciales resultados esta estrategia, al excampeón Guerrero sólo le restaba seguir insistiendo en sus ofensivas, cosa que le dio algunos resultados en el octavo episodio pero después de un séptimo asalto en el que fue alcanzado a la contra con claridad. Con las cartulinas igualadas, el punto de inflexión llegaría en el noveno round, momento en el cual «El Pirata» Peralta lanzó dos derechas que a punto estuvieron de tirar a la lona a su adversario, que quedó apoyado en una esquina. A partir de entonces el argentino no establecería un dominio absoluto, con Guerrero todavía igualando las acciones con su directo zurdo, pero evitaría cualquier intento desesperado por parte del local, que disminuido en su ritmo permitiría a Peralta cerrar bien el encuentro con un buen uso del directo de derecha.


Por todo ello, si bien el combate estuvo parejo, parecía más que razonable y justo que por estrecho margen David Emanuel Peralta 26(14KO)-2(1)-1 se hiciese con la victoria, algo que finalmente se produjo por decisión dividida y cartulinas de 116-112, 115-113 y 113-115. Dado que la pelea nunca estuvo decantada de un solo lado y se decidió en pocos minutos, Guerrero puede considerar que las tarjetas no fueron las adecuadas, pero en cualquier caso, si de verdad pretendía medirse a la élite de la división en unos meses, en su duelo ante Peralta no podía hacer otra cosa que imponerse con solvencia, algo que en ningún caso logró. Y es que en una división welter llena de nivel sólo se puede estar preparado para la cumbre y reclamar combates contra ella ofreciendo un elevado rendimiento en todas las peleas, más aún si el oponente parte sumamente por detrás en las apuestas.


Lo cierto es que Peralta tenía todo en su contra para este combate, contando con menos experiencia, menos triunfos destacables y con una falta de ring más que notable, sobre todo comparado con su rival. Pero con una preparación física perfecta, usando con gran astucia y habilidad sus armas y, en definitiva, con una táctica tan sólida como su boxeo, logró una victoria contra pronóstico más que meritoria que debería llevarlo de lleno al top 15 WBC y que del mismo modo debería servirle para alzarse al mayor duelo de su carrera en el futuro próximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *