Rob Brant – Decarlo Pérez (22/1/2016)

Casino del Sol, Tucson, Estados Unidos. Peso Medio.


Quizás tratando de explotar las dudas generadas por Brant en su último combate, y su posible falta de moral, Pérez inició la pelea de forma bastante intensa buscando anotar su derecha y su gancho zurdo, algo que logró aunque sin resultados decisivos. De todos modos, Brant no estaba dubitativo, confuso o sorprendido, sino que estaba centrado y dispuesto a ofrecer uno de los mejores combates de su carrera. Respondiendo la ofensiva de su oponente con su hook de mano adelantada, ambos se enzarzaron en breves cruces de golpes que desembocarían inicialmente en una disminución de la intensidad combativa de Pérez y que posteriormente le otorgarían la iniciativa a Brant. Y es que el invicto prospecto, en cuanto frenó el empuje inicial de su rival y se pudo hacer algo de espacio, comenzó a lanzar con temible acierto y contundencia unos formidables 1-2 que serían los causantes de romper a su favor el combate.

Mostrándose velocísimo con dicha combinación de rectos, que lanzaba desde muy lejos, Brant comenzó pronto a estremecer y a amenazar con desbordar a Perez, que no se mostraba quebradizo ni daba excesivas dificultades pero que no podía eludir los rápidos rectos de su rival. «Bravo» no solamente conectaba aislado el 1-2, sino que  también lograba impactarlo doble, con la variación 1-2-1, en 2-1 o en cualquier otra variante. Aunque recibió muchos de estos ataques, en el segundo round Pérez pudo reordenarse ligeramente y no ceder tanto ante las ofensivas de su rival, respondiendo además con algún aislado jab, directo o gancho diestro. Aún así, con Brant enlazando bien los hooks cuando entraban en la distancia corta, Pérez no podía evitar mostrarse incomodo y mal adaptado a casi cualquier escenario táctico planteado por su rival.


A pesar de ello la pelea se mantenía en un relativo equilibrio, con Brant venciendo claramente pero con Pérez fresco y activo buscando la oportunidad para dar la adecuada respuesta, aunque esta situación se quebraría en el tercer episodio. En dicho round dos derechas aisladas repetidas de Brant, como tantas otras había conectado durante los precedentes asaltos, superaron la resistencia de Pérez y lo derribaron sobre la lona. En la reanudación sería llevado a las cuerdas, pero, dado que Brant no quiso tomar grandes riesgos o no teniendo los recursos para desbordar a su encerrado rival, Pérez pudo aprovechar la falta de iniciativa de su oponente no sólo para salir del ensogado sino también para concluir bien el round con la misma arma con la que su oponente lo había derribado, el directo diestro. De este modo, con «3mendo» recuperado aparentemente, en el cuarto asalto la pelea se volvería a quedar como anteriormente, con ambos un tanto expectantes y buscando un punto de inflexión que ya no sería necesario, puesto que lo que se produciría sería directamente el desenlace.


Con una nueva derecha recta ya amenazó claramente a Pérez, aunque no dejó de ser sorprendente y espectacular cuando Brant impactó un jab-jab-derecha cuyo último golpe desarboló totalmente a su contrincante y lo arrojó sobre las cuerdas, quedando colgado de una de ellas y cerca de salirse del ring antes de derrumbarse en la lona. El árbitro decretaría el KO inmediatamente, mientras Rob «Brabo» Brant 19(12KO)-0 permanecía alegre y un tanto incrédulo por la tremendamente sólida victoria por él obtenida. Y es que, más allá de lo espectacular que resultó el knockout, su actuación en lo que se prolongó el duelo fue realmente buena, no dando planos sencillos y mostrándose muy competente en todas las distancias, todo ello enfrentando a un duro rival como el joven Pérez 15(5KO)-4(2)-1, en buena racha y que llegaba de vencer al invicto olímpico Juan Ubaldo Cabrera. Así, de forma definitiva y sin que se pueda ser demasiado escéptico, Brant disipaba casi totalmente cualquier duda que hubiese podido generar en su último combate ante Louis Rose, púgil muy fogueado que pudo ajustar las cartulinas. Así, y habiendo demostrado una obvia progresión, Brant, de 25 años, puede pasar a apuntar a mayores retos ahora que escalará hasta el top 10 WBA del peso medio, categoría muy disputada en la cual quizás todavía no pueda vencer a la élite, pero en la que podría llegar a hacerse un hueco en la cumbre a medio plazo si sabe aprovechar su excepcional y veloz manejo de los golpes rectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *