Resultados de PBC martes, Bradley deja cinto, WBO rechaza queja de «Rocky» Martínez

Como no podía ser de otro modo contando la limitada exigencia de sus oponentes, los favoritos de los duelos disputados ayer en la velada de Premier Boxing Champions en el Sands Bethlehem Center de Bethlehem, Estados Unidos, se impusieron con gran amplitud a sus respectivos rivales, encaminándose así a mayores retos en el futuro próximo. 


En el combate estelar, el púgil con buena carrera amateur Jamel Herring 15(8KO)-0 no sufrió a penas dificultades para batir al colombiano Luis Eduardo Flores 21(17KO)-3, púgil al que venció por decisión unánime de los jueces y amplísimas cartulinas de doble 100-88 y un 99-89 en los que se cuentan dos caídas de Flores en el quinto episodio. Así, el peso ligero Herring lograba la mayor victoria de su carrera hasta la fecha, cumpliendo sobradamente con lo requerido por su equipo, por lo que parece necesario que en su próxima pelea, de aquí a 3 o 4 meses, se enfrente a un oponente mucho más complicado. Y es que Herring es capaz de integrarse rápidamente en el top 15 de una división como la del peso ligero en la que sólo la élite es tremendamente competitiva, mientras que hay muchos púgiles clasificados en la parte baja con un nivel claramente inferior.


Respecto al resto de peleas, protagonizadas por prospectos que todavía están muy lejos de las grandes aspiraciones del ligero Herring, todos ellos lograron cumplir con éxito los pasos adelante en dificultad que afrontaban, ensanchando a la vez su experiencia, que es el aspecto más necesario a la altura en que se encuentran sus carreras. El ligero Raynell Williams 11(5KO)-0 venció en su segunda pelea a 8 rounds por extensa decisión unánime y tarjetas de 78-74 y doble 79-73 a Gabriel Tolmajyan 14(3KO)-5-2, aunque el fogueado armenio estuvo cerca de truncar la victoria del invicto púgil en el último round. Por otro lado, el peso welter Alex Martin 12(5KO)-0 superó su primera pelea a 8 rounds al batir a Rossemberth Gómez 17(13KO)-5(1)-1 por decisión unánime y tarjetas de 80-72 y doble 79-73. Finalmente, el único triunfo antes del límite en los combates destacados llegaría en el cuarto combate a 6 rounds de Jamontay Clark 9(6KO)-0, peso superwelter que venció por KO Técnico en el segundo asalto a Elvin Pérez 28(19KO)-13(8)-4.

Cambiando de tema, y dejando los resultados, hay que hacer mención de una importante noticia, puesto que Timothy Bradley 33(13KO)-1-1 ha dejado vacante su cinturón mundial WBO del peso welter. Así, el estadounidense solucionaba una compleja situación creada por la Organización, organismo que en lugar de desposeer inmediatamente a su campeón cuando anunció su pelea ante Manny Pacquiao, que contravenía la ineludible defensa mandatoria ante Sadam Ali, lo elevó a la condición de supercampeón abriendo la puerta a una doble titularidad en la división welter. Con todo, cabe mencionar que según informa Francisco Valcárcel, presidente de la WBO, se está preparando «un reconocimiento especial para el ganador del Pacquiao vs. Bradley», frase sumamente vaga que mantiene abierta la posibilidad de que se cree alguna especie de cinturón emérito que, por ejemplo, pueda dar al vencedor el derecho de retar al ganador del combate por el cinturón vacante entre Ali y Jessie Vargas. Por ello, y aunque es una especulación de momento, cuando Bradley honradamente había permitido salir airosa a la WBO de una situación comprometida, ahora ésta podría embarrarse ella sola en una solución peor.



Sin dejar de hablar de la WBO, cabe mencionar también el rechazo de este organismo a la apelación presentada por la promotora del campeón superpluma «Rocky» Martínez 29(17KO)-2(1)-3, algo que hace obligatorio que se mida el 12 de marzo al retador mandatorio Miguel Berchelt 28(25KO)-1(1). Recapitulando, hay que recordar que Martínez y el excampeón Orlando Salido habían llegado a un acuerdo para contender por tercera ocasión, un combate que iba a tener lugar en marzo pero que súbitamente fue suspendido por la orden de defensa mandatoria de la WBO. En ella se exigía a Martínez que afrontase como su siguiente pelea la defensa obligatoria ante el arriba citado Berchelt, provocando una protesta formal por parte de la promotora del puertorriqueño que, además de ver truncada una esperadísima pelea por parte de los críticos y aficionados, consideraba que el mexicano no podía ocupar la posición de retador mandatorio porque no había batido nunca a nadie del top 15 WBO.  

Con todo, finalmente, la Organización ha rechazado la apelación de la promotora de Martínez, señalando en una larga carta que el Comité elige a los retadores según su criterio y que el hecho de haber batido a un top 15 sólo es una condición posible, pero no ineludible.

Así, Rocky Martínez se verá obligado a enfrentar el 12 de marzo en México a Berchelt si quiere mantener su cinturón mundial en un posterior tercer combate ante Orlando Salido, que mientras estará disponible para otros posibles choques contra la élite superpluma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *