Resultados de los mejores combates del viernes (18/3/2016)

El combate entre Jesse «Hard Work» Hart 20(16KO)-0 y Dashon «Fly Boy» Johnson 19(6KO)-19(2)-3 parecía uno de los mayores retos de toda la carrera del invicto prospecto y efectivamente fue una pelea de enorme exigencia para él en la que a duras penas pudo conservar su record invicto, ya que fue derribado y dejado en bastante mal estado en el décimo y último asalto. Aun así, el top 3 WBO supermedio pudo resistir y llegar a la lectura de cartulinas, algo que le sirvió para capturar un triunfo unánime (95-94, 97-92, 98-91) a pesar de momentos de dificultad puntuales también durante el resto del combate. Así, un boxeador considerado como el más prometedor de la categoría demuestra que no está listo para la élite y que los rivales excesivamente asequibles que ha enfrentado hasta la fecha le han preparado insuficientemente para los grandes retos. Por ello, será necesario que Hart y su equipo replanteen el momento y la forma en la que acercarse definitivamente al campeonato mundial.


Por lo que se refiere al interesante enfrentamiento entre Viorel «Bombardierul» Simion 20(9KO)-1 y Alexander Miskirtchian 26(10KO)-5(1)-1, el primero de ambos podría entrar en el ranking IBF del peso pluma en la próxima actualización, ya que capturó el título Intercontinental de dicho organismo al imponerse por decisión unánime de los jueces y tarjetas de 117-110, 118-109 y 120-107. De este modo, el púgil rumano lograba además el mayor triunfo de toda su carrera, poniéndose en la buena dirección para afrontar un combate de revancha ante el campeón de la Federación Lee Selby, que le venció a los puntos en un contendido combate antes de proclamarse monarca.


Cumpliendo totalmente con los pronósticos, el campeón de Europa del peso ligero y exretador mundial Edis Tatli 27(9KO)-1 retuvo su cinturón batiendo a los puntos por decisión unánime al retador mandatorio Massimiliano Ballisai 20(12KO)-3(2). Las tarjetas fueron de 117-111 y doble 118-110.  Dada la situación en la WBC, en la cual el campeón está lesionado y se ha ordenado un combate por el cinturón interino, cualquier acceso al título por parte de Tatli se hará esperar demasiado, por lo que sus mejores opciones pasan por centrarse en el asalto al cinto IBF. En este organismo podría acceder a la eliminatoria final a medio plazo aunque, para mantenerse activo y acumular méritos, podría ser conveniente que realizase alguna defensa más de su título continental, ranking en el que encontrará oponentes adecuados.


También retuvo su cinturón, en este caso el mundial WBC del peso superpluma, la finesa Eva Wahlström 17(3KO)-0-1, que logró de lejos la mayor victoria de toda su trayectoria al superar ampliamente a los puntos por decisión unánime a la excampeona mundial Dahiana Santana 35(14KO)-8(1), siendo las cartulinas de los jueces de 99-91 y doble 99-92. Dado que Santana podría considerarse como la mejor de las aspirantes mundiales, Wahlström no sólo se consolida como campeona sino que también puede aspirar ahora al número 1 de la categoría. Sea como sea, y si no quisiese mantener este nivel de exigencia (para el que demuestra estar sobradamente preparada), Wahlström podría ahora tomarse un tiempo de descanso y afrontar alguna asequible puesto en juego voluntaria, ya que probablemente la defensa ante Santana se cuente como mandatoria.


Quien directamente se convirtió en número 1 de su división con un triunfo ayer fue la mexicana Alejandra «La Tigre» Jiménez 6(4KO)-0, que logró batir a la veterana campeona WBC del peso pesado Martha «The Shadow» Salazar 13(3KO)-5 por decisión mayoritaria y puntuaciones de 95-95, 96-94 y 98-93. Así, Jiménez se convierte en la única campeona pesada de la actualidad (WBA, WBO e IBF no tienen titulares en dicho peso), batiendo además a la que era valorada hasta la fecha como la mejor púgil de la categoría. Con todo, el estrecho margen con el que se impuso puede hacer necesaria una revancha, que es más lógica aún si se tiene en cuenta el pequeño número de boxeadoras en la división.


El 9º ranqueado IBF del peso mosca Takuya Kogawa 26(13KO)-4 se impuso a su compatriota Masayuki Kuroda 24(14KO)-7(1)-3 por decisión unánime (doble 98-92 y 97-93) para retener por segunda vez su título de campeón nacional y dar un paso importante de cara a la disputa del segundo mundial de su carrera. Teniendo en cuenta como se produce normalmente el acercamiento de los boxeadores japoneses a los campeonatos, es muy posible que Kogawa afronte todavía algunas defensas más de su cetro japonés y un asalto a la corona continental OPBF si no le llega una gran oferta voluntaria de alguno de los monarcas mundiales.


Por segunda vez consecutiva, y en un margen de tiempo menor a un mes, el insigne prospecto del peso pesado Adrian «The Pike» Granat 12(11KO)-0 volvió a imponerse a un fogueado encajador como Samir Kurtagic 12(8KO)-9(1), boxeador que nunca había perdido antes del límite a pesar de haberse medido a rivales tan duros como Takam o Wach pero que el joven sueco pudo vencer por KO Técnico en el sexto episodio. Aunque todavía le queda bastante margen para pulir su boxeo, con cada pelea que disputa el gigante Granat deja más claro que su destino pasa por alcanzar el top 15 del peso pesado, al que podría acercarse a medio plazo si mantiene este elevado ritmo de peleas.


Finalmente, hay que mencionar un nuevo triunfo del triple retador mundial Alejandro «Payasito» Hernández 31(16KO)-11(1)-2 que venció por decisión unánime y puntuaciones de doble 99-91 y 97-93 a Isao Gonzalo Carranza 15(9KO)-7(4)-1, haciéndose de este modo con el título mexicano del peso supergallo. Contando que Hernández es top 10 en dos organismos en el peso gallo y que es una figura destacada de la división, no es descartable que pueda alcanzar el mundial antes de que termine el año en virtud a una oferta voluntaria, aunque, de no ser así, por puestos deberá trabajar todavía notablemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *