Presidente WBC sugiere torneo para decidir mandatorio de Golovkin

Desde que «Canelo» Álvarez dejó vacante su cinturón WBC y quedó claro que su combate ante Gennady «GGG» Golovkin 35(32KO)-0, si es que llega a disputarse, lo hará dentro de mucho tiempo, la pregunta que ha inundado los medios boxísticos es quién será el próximo rival del triple monarca unificado del peso medio. Según ha afirmado su equipo se espera que Golokvin combata en el mes de septiembre, aunque no se ha confirmado ni mucho menos ningún rival. Dando por hecho que éste oponente no será Álvarez, cuyo promotor ha afirmado que hay que dejar pasar el tiempo para que el combate ante el kazajo sea mucho mayor, las posibilidades son muy numerosas.


En principio, la WBA afirmó que si «GGG» no se enfrentaba a Álvarez ellos solicitarán la defensa mandatoria de su campeón ante el titular regular Daniel Jacobs, interesantísimo combate que podría ser el mayor de toda la carrera de Golovkin hasta la fecha en cuanto a repercusión y ganancia potencial. Por otro lado, el campeón Billy Joe Saunders, el extitular interino Chris Eubank Jr., el número 1 WBO Avtandil Khurtsidze, el campeón superwelter WBA Erislandy Lara y muchos otros púgiles más han señalado que Golovkin es su principal objetivo y que están dispuestos a enfrentarlo. 


A este panorama lleno de posibilidades, se tienen que añadir ahora los requerimientos del Consejo, puesto que, con «Canelo» desposeído y Golovkin ascendido a monarca absoluto, dicho organismo necesita desatascar su división del peso medio, que se ha mantenido sin defensas mandatorias durante años. Con todo, el problema es cómo encajar la defensa obligatoria WBC con las demandadas por la WBA y por la IBF. Por ello, el presidente del Consejo, Mauricio Sulaimán, ha sugerido una propuesta que es tan interesante como difícilmente realizable: ha apuntado a la organización de un torneo para decidir al oponente mandatorio de Golovkin, proceso en el que estarían invitados a participar también la WBA y la IBF.


Si bien resultaría excelente ver a los top del peso medio de los tres organismos pelear por el combate mundialista, esta opción tiene claros inconvenientes. El número 1 del Consejo Jorge Heiland habría esperado durante más de un año para que finalmente sólo pudiese acceder a un proceso eliminatorio; la WBA probablemente no esté dispuesta a renunciar a su reducción de campeones ni a aplazar un combate entre dos púgiles tan destacados en la categoría como Golovkin y Jacobs; probablemente la Federación no quiera romper su rígido pero efectivo proceso de eliminatorias, menos aún teniendo ya a un púgil como Tureano Johnson designado mandatorio aunque no pudo hace valer su posición por una lesión.


De todos modos, siempre se podría llegar a un acuerdo con múltiples variantes, como por ejemplo realizar el torneo una vez que el Golovkin-Jacobs se hubiese producido. Sea como sea, parece que el Consejo, a pesar de su fracaso parcial en otros procesos eliminatorios como el torneo welter y el superwelter, plantea seriamente de nuevo esta iniciativa incluso extendiéndola a otros organismos, proyecto sumamente complicado de ejecutar pero que podría llevar, de concretarse, a una mayor colaboración entre los órganos del boxeo, algo que conllevaría a corto término grandes combates y a la larga incluso podría facilitar las unificaciones de coronas en muchas divisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *