Óscar Valdez – Evgeny Gradovich (9/4/2016)

MGM Grand, Las Vegas, Estados Unidos. Peso Pluma.


Si ya en sus anteriores peleas Valdez había surgido como el mayor prospecto del peso pluma por su excelente boxeo, en el mayor test de su carrera ante un excampeón mundial como el batallador Gradovich, el mexicano explotó totalmente, ofreciendo un combate verdaderamente magnífico, en el cual sin brechas y con una gran espectacularidad se deshizo de su oponente con enorme sencillez. Es cierto que tras sus malos combates ante Selby, Vélez, Silva Santos y Galicia, no se podía esperar que Gradovich saliese con el brazo en alto en este combate pero, del mismo modo, difícilmente era esperable que Valdez lo desarbolase y quebrase en sólo cuatro asaltos, contando además que el ruso nunca había perdido antes del límite.

Aplicando la misma táctica que Lee Selby utilizó para arrebatarle a Gradovich su título y su record invicto, Valdez cedería la iniciativa y se mantendría dinámico por el exterior del ring, acompañando un tenso jab y contundentes hooks zurdos, uppercuts de izquierda y directos por fluidísimas esquivas. Ante el boxeo tan sumamente bueno ofrecido por el invicto mexicano, Gradovich, comparativamente, lucía a un nivel infinitamente más bajo, mostrándose lento, flojo en el golpeo e inefectivo. Si esto había quedado de manifiesto en el primer round, en el segundo la situación se agravó, ya que Valdez anotaría durísimos ganchos de mano adelantada y rectos a la contra que, junto a combinaciones de ganchos, comenzarían a enrojecer, inflamar y cortar el rostro del exmonarca. Por su parte Gradovich no podía responder a las rápidas entradas y salidas y a los fugaces ataques de su rival, por lo que la mayoría del tiempo sus puños sólo tocaban el aire.


Aunque es cierto que en algunos momentos Gradovich lo ponía excesivamente fácil arremetiendo con la guardia mal cerrada y portando la cabeza por delante, expuesta, Valdez pegaba marchándose de forma perfecta, por lo que sólo restaba preguntarse cuánto tiempo podría resistir el castigo «El Ruso Mexicano». Si Valdez hubiese mantenido el mismo despliegue no cabe duda de que habría logrado un knockout algo más allá del ecuador del combate, pero el olímpico mexicano se mostraría más agresivo en el cuarto episodio y pondría en este round fin a las acciones. Quedándose a intercambiar golpes con tal de conectar sus demoledoras manos, Valdez se impondría en los cruces a base de velocidad y haciendo valer sus hábiles esquivas, de modo que impactaría hooks, directos y uppercuts que desgastarían a Gradovich y prepararían el final. Y es que, al enlazar un potentísimo hook diestro con un no menos contundente hook zurdo, Valdez derribaría a su oponente, que pese alzarse antes de que el árbitro terminase la cuenta vería detenido el combate.


El tercer hombre estimó acertadamente que Gradovich no estaba en buenas condiciones para continuar, algo obvio pese a que se levantó de la lona de forma más o menos rápida. Quizás se podría haber permitido que siguiese combatiendo unos instantes más como alegan algunos pero, ¿para qué? Si el dominio de Valdez era total cuando Gradovich boxeaba en perfectas condiciones, después de un knockdown y de haber recibido un duro castigo, haber dejando seguir el encuentro sólo hubiese supuesto un daño que simplemente estaba de más, en el cual sin respuesta y sin toda la tensión muscular hubiese recibido golpes peligrosos antes de que el árbitro hubiese decretado igualmente el KO Técnico. En cualquier caso, y dejando de lado las erradas protestas desde algunos sectores por la detención de la pelea, Óscar Valdez 19(17KO)-0 ofreció una actuación verdaderamente brillante y sensacional en la que abrumó a su oponente combinando potencia, astucia y habilidad en enorme grado. Esas cualidades unidas son las que hacen de este boxeador tan sumamente peligroso, ya que a su continuo deslizar por el ring sin dejarse alcanzar hay que sumarle una pegada terrible, materializada en un 89% de knockouts.


Así, parece que sólo pueden ser rivales de su nivel los mejores boxeadores de la división y, aun así, no todos podrían vencerlo, siendo Vasyl Lomachenko, Leo Santa Cruz y Jesús Cuellar sus oponentes más complicados y Gary Russell y Lee Selby los más asequibles. Con todo, dado que desde su equipo se afirmó que su próxima pelea sería un mundial, y teniendo en cuenta que es número 1 WBO, es posible que en unos meses Valdez acceda al primer campeonato de su carrera como retador mandatorio del número 1 de la división Vasyl Lomachenko, a quien se enfrentó como amateur perdiendo ampliamente la semifinal del mundial 2009 (torneo en el que el mexicano fue bronce) y contra el cual podría ofrecer ahora una formidable pelea mundialista como profesional.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios