Nuevo campeón WBC del peso crucero: Tony Bellew 27(17KO)-2(1)-1

Con experiencia como kickboxer y un exitoso paso por el boxeo amateur, en el que fue varias veces campeón de Inglaterra, cuando Bellew debutó como púgil profesional con 24 años se convirtió casi instantáneamente en una de las figuras más prometedoras del panorama británico. Estas grandes expectativas en el papel se cumplieron con 16 victorias seguidas sin conocer la derrota y la proclamación como campeón británico y de la Commonwealth del peso semipesado. Con todo, sobre el ring sus actuaciones empezaron a defraudar, preocupando especialmente su encaje, ya que sufrió knockdowns en sus triunfos ante el modestísimo Andrejevs, ante el duro y hábil Bob Ajisafe y en dos ocasiones en el primer combate ante el rocoso McKenzie. Aun así, su capacidad de recuperación le permitió mantenerse invicto hasta su primer mundial ante el monarca semipesado Nathan Cleverly, que le venció en 2011 a los puntos de forma ajustada. Así, Bellew tuvo que esperar hasta 2013, y a empatar y vencer controvertidamente en dos peleas consecutivas a Isaac Chilemba, para que el titular Adonis Stevenson le viese como suficientemente asequible para enfrentarlo, batiéndolo en seis asaltos. Esa fue la gota que colmó el vaso y que llevó a Bellew a cambiar su carrera, ascendiendo al peso crucero, en el cual, con estrecho margen de puntos y con cierta polémica, ganó a Cleverly en comabte de revancha y al magnífico top 5 Mateusz Masternak.


De esta manera Bellew (que estuvo a punto de recibir una eliminatoria WBO) escaló hasta lo más alto de los rankings, convirtiéndose inesperadamente en coaspirante al título WBC vacante cuando Grigory Drozd, entonces campeón, fue declarado en receso por una lesión que le impedía defender su cinturón ante el mandatorio llunga Makabu, que fue nombrado también coaspirante. Es cierto que el promotor de Bellew fue sumamente astuto y el Consejo demasiado flexible, puesto que por posición no le correspondía a dicho boxeador el acceso al mundial, pero sea como sea, la firma de un rápido contrato llevó a que el 29 de mayo en el estadio de futbol Goodison Park ambos se viesen las caras. Nuevamente, los dos factores que más han marcado la carrera de Bellew, su cuestionable encaje y su capacidad de recuperación, se pusieron de manifiesto, ya que en el primer round sufrió un knockdown pero pudo rehacerse perfectamente de él. Así, en el tercer asalto estremecería al contragolpe a su oponente y no desaprovecharía la ocasión de terminar el combate, al que puso fin con un brutal knockout.

Link al análisis del combate Bellew-Makabu


Este es un excepcional momento para militar y, sobre todo, para reinar en el peso crucero, con innumerables púgiles de grandísima calidad pugnando por convertirse en número 1 de la división. Con todo, esto supone también un elevado riesgo, por lo que Bellew y su equipo deberán estudiar detenidamente a sus contrincantes y elaborar un calendario acorde al mejor desarrollo de su reinado. Además, será necesario que mejore su condición física, dado que su brusco aumento de las 175 libras (unos 79 kg.) semipesadas a las 200 libras (90 kg.) del peso crucero lo realizó de forma muy inadecuada y sin el suficiente trabajo de musculación, contando actualmente con una condición física inferior a las de los demás componentes de la élite. De todas maneras, aunque supla estos defectos, actualmente Bellew está bastante lejos del nivel de los otros dos campeones absolutos, que están rindiendo a un nivel formidable. En cualquier caso, el británico está convencido de que puede dejar huella en la categoría, de modo que apunta tanto a un combate contra David Haye (excampeón unificado crucero) como a un choque contra el titular unificado Dennis Lebedev, con quien casi llegó a un acuerdo el pasado año. Así, pareciendo muy posible una unificación triple en 2017 con el ruso por la cierta facilidad en las negociaciones, el futuro se presenta lleno de oportunidades para un Bellew que primero deberá superar dos retos complicadísimos y que tienen la capacidad perfectamente de truncar sus objetivos. Y es que deberá superar dos retadores obligatorios excelentes como el titular en receso Grigory Drozd 40(28KO)-1(1), que le enfrentará en los últimos tres meses del año, y el aspirante mandatorio Mairis Briedis 20(17KO)-0, habilidosísimo púgil que ganó una eliminatoria final con una gran actuación ante Olanrewaju Durodola y que debería ser su primer oponente de 2017. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *