Nuevo campeón WBA del peso superpluma: Jezreel Corrales 20(8KO)-1

No hay mejor forma de saltar al estrellato y proclamarse campeón mundial en el boxeo actual, marcado por la lacra de los cuatro monarcas por división, que batir al considerado número 1 de la categoría en la que se milita, algo que es todavía más espectacular si se logra contra todo pronóstico. Pues bien, esto es precisamente lo que el panameño Corrales hizo el pasado 27 de abril de 2016, fecha en la que batió en sólo dos asaltos a un Takashi Uchiyama campeón desde 2010 y que se encontraba imbatido desde su debut hace más de una década. Si bien a priori hay quienes pueden pensar que este triunfo pudo tener una elevada carga de fortuna, lo cierto es que este fue debido a una mejora trascendental en el rendimiento de Corrales combinada con una perdida de facultades de Uchiyama. Y es que «El Invisible» Corrales, que sumó su única derrota en su segunda pelea, inició su carrera de forma bastante convencional, disputando combates ante rivales mayoritariamente del circuito panameño que ganaba a los puntos no sin dificultades, pudiendo mencionar sus dos triunfos divididos ante Rolando Giono. De todos modos, también demostraría que ante los mayores retos respondía con su mejor boxeo, como al batir en un round a Antonio Fernández o al vencer ampliamente a los puntos al dificilísimo Rene Alvarado. Con todo, sería después de un No Contest por positivo en control antidopaje y a partir de 2014 cuando Corrales desplegaría su mejor boxeo, logrando de forma consecutiva seis de sus ocho victorias antes del límite, de las cuales todas menos una fueron sin pasar del segundo round. Así, capturando primero el título interino ante el noqueador Juan Antonio Rodríguez en diciembre de 2015, es como alcanzaría en su mejor momento un duelo ante el supercampeón WBA Takashi Uchiyama y lo batiría.


En virtud del proceso de reducción de campeones por división dentro de la Asociación fue ordenado que Uchiyama se midiese a Javier Fortuna aunque, al no llegar a un acuerdo ambas partes en las negociaciones, la promotora del campeón optó por perdir un permiso especial para medirse al titular interino Jezreel Corrales. La WBA aceptó y permitió aplazar el enfrentamiento ante Fortuna, modificación que terminaría por resultar fatal para los intereses del campeón japonés. Y es que, totalmente contra pronóstico y a pesar de que se podía esperar una pelea contendida, Uchiyama fue derrotado en dos asaltos, usando para ello Corrales simplemente una superior velocidad de manos y una gran precisión para sorprender a su oponente con un primer y duro knockdown del que ya no se podría recuperar. Con todo, serían dos posteriores caídas las que, por la regla de las tres caídas que se observaba en este campeonato, las que conllevarían el knockout y el final del combate.

Link al análisis del combate Uchiyama-Corrales


Tras este resultado tan sorprendente y espectacular desde numerosos medios se aseguró que Corrales se convertía así en el número 1 del peso superpluma, afirmación más que osada. A pesar de que Corrales venció a Uchiyama (que demostró estar infinitamente lejos de su mejor rendimiento) no se puede obviar que actualmente otros monarcas, especialmente Franciso Vargas, han hecho suficientes méritos para aspirar a ocupar la máxima posición extraoficial en la categoría superpluma ahora que el japonés ha sido desbancado. Para que Corrales pueda aspirar a establecer una hegemonía en el peso superpluma deberá pasar una última prueba de fuego ante el aspirante mandatorio y campeón regular WBA Javier Fortuna 29(20KO)-0-1, contra quien pronto deberá medirse de forma mandatoria. Será ante este joven púgil, veloz, técnico y con características similares a las suyas contra quien Corrales podrá demostrar si sólo aprovechó el mal momento por el que pasaba un gran púgil en el pasado o si por el contrario es el rival a batir en la contendida división superpluma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *