Nuevo campeón mundial WBO del peso supermedio: Gilberto Ramírez 34(24KO)-0

Como contrapunto a unos campeones actuales en la división que, por desgracia, caracterizan su boxeo por una enorme irregularidad combativa y una tremenda falta de constancia, ha surgido un nuevo monarca mundial supermedio como Ramírez, que posee un boxeo infinitamente más constante, sólido y efectivo. En virtud de esto, en cuanto accedió al campeonato mundial ante un tosco y carente de ritmo Arthur Abraham no tuvo a penas dificultades para lograr coronarse. En cualquier caso, a muchos el boxeo del mexicano (que es el primero de dicha nacionalidad en capturar un cinturón mundial supermedio) les parece un tanto simple y básico, pudiendo resultar sus peleas un tanto repetitivas por su incesante uso del 1-2 y la combinación hook de izquierda-hook diestro. De todas formas, su escasa variedad y su limitada potencia de pegada son compensadas por una enorme eficiencia y una gran preparación física, aspectos que le han permitido dominar ampliamente casi todas sus peleas exceptuando un enfrentamiento ante Maxim Vlasov, que le valió durísimas críticas por parte de muchos analistas que ahora lo consideran precipitadamente como un indiscutible candidato al número 1 de la división. 


Por lo que se refiere a su último combate, en el cual se proclamó campeón por primera vez en su carrera, Ramírez ofreció el mismo esquema que ha repetido en tantas peleas anteriores y que parece que es el arquetípico de su boxeo. Manteniéndose móvil para eludir los ataques de su oponente y para abrir ángulos, llevando la pelea a la distancia larga y aprovechando su altura y envergadura para descargar constantemente sus directos, a veces acompañados de cortas series de hooks o cruzados, Ramírez se anotaría sin discusión round tras round y finalmente la pelea. Mientras, el campeón Abraham, que ofreció una de sus peores actuaciones de los últimos años, se mantenía cerrado en persecución de su oponente sin lograr conectar a penas manos (por su falta de velocidad) y sin ofrecer ajustes que cambiasen el signo de la pelea, que se decidió por decisión unánime de los jueces.

Link al análisis del combate Abraham-Ramírez


Si bien este resultado era más que previsible, fue sorprendente la solvencia total con la cual «El Zurdo» consiguió su triunfo y su cinturón, además derrotando a una de las figuras más destacadas de la pasada década en la división. Así, son muchos quienes han planteado la posibilidad de que Ramírez, que a sus 24 años cuenta 34 victorias desde su debut en 2009, sirva también como un revulsivo en los próximos años para una división como la supermedia que se encuentra en horas muy bajas respecto a anteriores épocas. Es por ello que se ha apuntado a que el nuevo titular pueda disputar una triple unificación de coronas contra el ganador del combate entre campeones Badou Jack (WBC) y James DeGale (IBF), aunque esto de momento no es más que una especulación, que además se ve condicionada por las próximas peleas de los citados monarcas. Sea como sea, Ramírez parece llamado a disputar un gran combate a medio-largo plazo, aunque antes probablemente deberá afrontar una primera defensa voluntaria que seguramente será muchísimo más complicada que el duelo ante Abraham, ya que es poco probable que su próximo retador sostenga una frecuencia de golpeo tan baja o que tenga tantos problemas para acortar la distancia. Será entonces cuando Ramírez demuestre si es simplemente un buen púgil en una división con bajo nivel o una posible estrella con gran proyección.


Por lo que concierne a su defensa mandatoria, todavía es pronto para pensar en ella, ya que resta un año para su disputa y el ranking podría variar mucho hasta entonces. De todas formas, los prospectos Jesse Hart 20(16KO)-0 y Patrick Nielsen 28(14KO)-1 deben ser tenidos muy en cuenta como posibles candidatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *