Nick Blackwell – Chris Eubank Jr. (26/3/2016)

Wembley Arena, Londres, Reino Unido. 

En juego el título británico del peso medio.


Superando las mejoras expectativas, el combate por el cinturón de campeón británico entre el titular Blackwell y el aspirante Eubank (retador mandatorio WBA) fue una tremenda batalla con alternativas y emocionantes cambios de tendencia, aunque desafortunadamente el final llegó demasiado tarde. En el comienzo Eubank aplicó, como es habitual en su boxeo, un cierto dinamismo con el que acompañaba su sólido jab, girando y tanteando a su oponente hasta que encontraba el momento para lanzar combinaciones de curvos con magnífica velocidad, destacando un uppercut diestro que enlazaba con hooks con enrome soltura. Blackwell aguardaba cerrado listo para contragolpear, pero sus aislados ganchos diestros al rostro no podían compensar el elevado número de golpes que conectaba claramente su rival, anotándose el round.

En el segundo episodio Blackwell respondería al jab de su oponente con esta misma arma, logrando sorprender a un Eubank con la guardia excesivamente baja y abierta que se vería sacado de su distancia ideal, errando por ello bastantes puños. Con todo, el habilidoso aspirante no dejaría escapar el asalto cerrándolo con nuevas series de uppercuts y ganchos combinadas. Pronto la pelea vería aumentada aún más su intensidad, puesto que a la vez que el campeón incrementaba su presión y encerraba a Eubank contra el ensogado, éste respondería con brutales uppercuts y cruzados que disiparían el empuje de su rival, quien empezaría dar alguna muestra de desgaste. Cabe mencionar el astuto uso de los golpes de Eubank en este momento, abriendo la guardia con cruzados, entrando seguidamente por el centro con uppercuts y cerrando la serie sobrepasado por los exteriores con hooks.


Alcanzado el cuarto round el combate pareció estar ya roto a favor de Eubank que, pudiendo eludir el ahora ralentizado jab de su oponente, podía entrar y salir sin dificultades para conectar el gancho zurdo, el uppercut diestro y otros golpes curvos también enlazados con cortos rectos. Blackwell, que estaba crecientemente ensangrentado por diversos cortes en el rostro, sería conducido contra las cuerdas en el quinto episodio, recibiendo nuevos uppercuts y ganchos al cuerpo, pero en este momento crítico Eubank daría unos rápidos pasos atrás y con su puño señalaría al campeón mundial Billy Joe Saunders (que presenciaba el combate en primera fila de ring) a modo de reto o amenaza. Esta perdida de concentración innecesaria y peligrosa no tardaría en tener resultados, ya que Blackwell, que aguardaba el momento oportuno para conectar su estupendo gancho diestro (que le dio una importantísima victoria ante John Ryder), lograría alcanzar en el mentón a Eubank al contragolpe estremeciéndolo.


Tras un sexto asalto menos intenso, el tercer hombre debió detener las acciones en el séptimo round cuando Blackwell recibió terribles combinaciones de curvos, aunque sus ataques disuasorios llenos de valentía y su reanudación de la presión en los intervalos entre ofensivas de su oponente evitaron que el árbitro interviniese. El enorme coraje de Blackwell también le permitiría resistir una larguísima serie de puños sin respuesta en el octavo asalto, aunque Eubank quedó agotado por el despliegue de golpes y permitió a su rival rehacerse e incluso tomar la iniciativa. Aunque en el noveno episodio Eubank demostró estar sin fuerzas y se limitó a jabear, a la vez que Blackwell anotaba algún directo que pareció evidenciar escaso encaje de su oponente, un nuevo combo de curvos en el décimo llevaría al árbitro a pausar las acciones para que le inspeccionasen el ojo izquierdo al titular británico. El médico, viendo la enorme inflamación, pidió que se parase el combate, ganando por KO Técnico Chris Eubank Jr. 22(17KO)-1, que lograba desquitarse y hacerse con el título británico en su segundo intento. De este modo, Eubank podrá encaminarse ahora a un combate mundialista que tanto podría ser por el cinturón WBA regular que posee Daniel Jacobs (de quien es retador mandatorio) o por el WBO absoluto de Billy Joe Saunders, con el que parece sostener algo más personal que la mera rivalidad deportiva.


En cualquier caso, el futuro de Eubank no resulta tan importante en estos momentos como la salud de Nick Blackwell, que tras el combate, y después de saludar amistosamente a su oponente, sería sacado del ring en camilla y llevado rápidamente al hospital. Blackwell ha pasado la noche hospitalizado y se le ha inducido al coma, habiendo detectado los médicos un derrame cerebral. La última hora es que está en observación y su equipo espera el informe médico. Desde Bastión Boxeo deseamos lo mejor y la más pronta recuperación de un guerrero con enorme coraje como es Nick «Bang Bang» Blackwell 19(8KO)-4(2).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *