Mairis Briedis – Danie Venter (21/2/2016)

Arena Riga, Riga, Letonia.

En juego el título IBF Intercontinental del peso crucero.


Ayer, domingo 21, se disputaba un combate que ha pasado desapercibido pero que merece ser destacado, puesto que uno de los máximos aspirantes del peso crucero afrontaba una dura piedra de toque y una de sus últimas pruebas antes de poder verse alzado a un combate decisivo. Este prometedor crucero es el letón Mairis Briedis, un habilidosísimo y veloz boxeador cuyo nombre acumuló gran prestigio en agosto del pasado año cuando, en un combate totalmente desparejado respecto al peso y a la altura, noqueó brutalmente al exretador mundial del peso pesado Manuel Charr. Después de este enorme triunfo, Briedis, 4º WBC y 7º WBO, ayer se medía al duro sudafricano Danie Venter, competente púgil que ha sumado sus últimas derrotas ante rivales de la élite como el terrible Oleksandr Usyk y el extop 3 Thabiso Mchunu, contra los cuales ofreció considerable resistencia antes de caer, respectivamente, en cinco y nueve asaltos.

Así, Briedis se medía a un rival con experiencia contra la élite del peso crucero, teniendo que ofrecer una gran actuación si queria confirmar las expectativas que su boxeo ha generado, algo que finalmente logró no defraudando ni un ápice. Inicialmente, la ventaja en altura y alcance de Venter (que mide 1,94 m o 6′ 4,5″), dificultó algo el despliegue del explosivo estilo de Briedis, que tuvo que estar alerta para poder disminuir, cargando su peso en su pierna atrasada, el efecto del los directos del visitante. Estas ligeras complicaciones no detuvieron al púgil natural de Letonia, sino que éste se mantendría bastante dinámico, dando pequeños pasos laterales para crear nuevos ángulos y poder tratar así de impactar el hook zurdo y el directo, golpes con los que sólo tendría éxito parcial. Con todo, un Venter que envalentonado seguía usando sus rectos con constancia vería su buen inicio súbitamente truncado por las fugaces y demoledoras manos de su rival.


Un jab lanzado por Venter sería esquivado y contragolpeado por Briedis con un certero directo diestro que desplomaría sobre la lona a su veterano contrincante, que ante la cuenta del árbitro se alzaría recibiendo en la reanudación algunos ganchos del local. Aún así, el final del primer asalto no estaba lejano, por lo que con unos directos disuasorios Venter saldría de las cuerdas y terminaría en pie el episodio. Aún así, no parecía irrealizable el desenlace por knockout, que se vio cercano cuando en el inicio del segundo asalto un gancho zurdo desequilibró al boxeador sudafricano. Pese a ello, Venter haría valer su coraje y experiencia para recuperarse e incluso aumentar su presión, logrando con algunos directos llevar momentáneamente contra las cuerdas a un Briedis que igualmente no se vería decididamente incomodado o afectado. Al contrario, unos segundos más tarde, y con la pelea estabilizada del mismo modo que en el inicio del enfrentamiento, Briedis daría el primer paso para la victoria antes del límite con un excelente contragolpe con gancho zurdo en respuesta a un recto de su adversario. 


Venter se vería estremecido por este golpe, quedando encerrado en las cuerdas hasta que una combinación de hooks de Briedis le derribó por segunda vez en el choque. A la vez que el valiente Venter se alzaba respondiendo a la cuenta del árbitro, los miembros de su equipo subían la escalera del ring preparados para notificar al árbitro que se retiraban de la pelea, algo que finalmente hicieron antes de que se reanudase de nuevo el cruce. Así, con esta decisión acertada que muchos otros entrenadores deberían estar dispuestos a tomar no sobreexponiendo a sus púgiles, Mairis Briedis 19(16KO)-0 conseguía una nueva contundente victoria antes del límite, logrando aumentar su porcentaje de knockouts hasta un magnífico 84%. 


Más allá de su buena actuación, en la que se demostró intratable al contragolpe y en la que pudo sobreponerse con solvencia a la ventaja física de su duro rival, Briedis demostró que su victoria ante Charr no fue casual ni motivada por la crisis de éste, sino que con su boxeo lleno de destreza es capaz incluso de superar los resultados obtenidos por los máximos exponentes de la élite del peso crucero de la que él ya forma parte. Pudiendo escalar con este triunfo al top 3 de dos organismos y habiendo vencido en dos rounds al fogueado Venter 20(15KO)-8(6), Briedis parece listo para la disputa de un combate crucial que le dé el acceso al campeonato crucero, algo que de todos modos sólo logrará a largo plazo, ya que en los cuatro organismos los requerimientos mandatorios se encuentran bastante atrasados y los rivales ya han sido designados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *