Lipinets-Ghvamichava y Derevyanchenko-Guy (15/3/2016)

Sergey Lipinets – Levan Ghvamichava 

Robinson Rancheria Resort & Casino, Nice, Estados Unidos. Peso Superligero.


Si bien los nombres de estos dos buenos boxeadores no cuentan todavía con gran prestigio entre los grandes medios, ambos se jugaban un gran ascenso en los rankings y verse alzados a una futura gran oportunidad, por lo que no defraudaron y cumplieron con las mejores expectativas, ofreciendo una entretenida y muy disputada contienda. Desde el inicio Ghvamichava tomaría la iniciativa y avanzaría sobre su rival conectando el 1-2, encadenándolo o no a un peligroso gancho zurdo que impactaba con gran soltura, mientras que el ruso de origen kazajo Lipinets trataba de abrir ángulos para conectar sus potentísimos hooks abiertos con las dos manos. Ambos mantenían equilibrado el tiempo de preparación de sus ofensivas con una considerable frecuencia de golpeo, pasando rápidamente del tanteo al intenso intercambio de puños, aunque casi siempre manteniéndose en la distancia media. 


La igualdad combativa se tradujo en el segundo asalto en respuestas gancho por gancho que desembocaron ya en el tercer episodio en duros cruces de golpes, en los que Ghvamichava conectaría con contundencia su gran hook zurdo al rostro a la vez que Lipinets trataba de hacer valer su superior velocidad de manos para buscar un golpeo con variación de altura. Pese a lo contendido del choque, alcanzado el cuarto episodio el púgil georgiano pareció acercarse a un punto de inflexión, puesto que con repetidos directos y ganchos de mano adelantada obligaría a Lipinets, centrado en contragolpear, a ceder considerablemente. Con todo, este ajuste del invicto superligero terminaría por darle una inesperada victoria por KO en el quinto asalto, ya que con un hook diestro (su mejor golpe durante toda la pelea) al contraataque estremecería a Ghvamichava, que conducido hasta las cuerdas sería derribado por un brutal gancho de izquierda al hígado. El rocoso Levan Ghvamichava 16(12KO)-2(1)-1 no tendría tiempo a recuperarse de este golpe durante la cuenta del árbitro, por lo que Sergey Lipinets 9(7KO)-0 capturaba el mayor triunfo de su trayectoria a la vez que dejaba su porcentaje de knockouts en el 78%.

Con la victoria, este excampeón mundial en modalidades de combate con puños y patadas se encamina hacia la parte más alta de los rankings de boxeo, demostrando que es una figura a tener en cuenta en la división del peso superligero. Aún así, quizás su imagen de imparable noqueador haya quedado un tanto matizada por sus últimas dos actuaciones, en las que demostró algunas vulnerabilidades defensivas, sobre todo al contrarrestar un boxeo lineal apoyado en los golpes rectos. De todas formas, su destreza al impactar potentísimos hooks con ambas manos y su buen manejo de las piernas para prepararlos le hacen un rival temible para cualquier top 15 mundial e incluso para los campeones, puesto que, como demostró ante un sólido Ghvamichava, sólo necesita una mano certera para romper el combate.



Sergiy Derevyanchenko – Mike Guy

Robinson Rancheria Resort & Casino, Nice, Estados Unidos. Peso Supermedio.


En el semifondo del Lipinets-Ghvamichava combatió otro prometedor boxeador con gran experiencia anterior al pugilismo profesional, en esta caso el bronce mundial como amateur ucraniano Derevyanchenko. Dicho púgil buscaba expandir su corto bagaje de ring en el boxeo de pago (24 rounds) a la vez que trataba de dar un paso más para ser incluido en el top 15 WBC del peso medio que ya roza. Aunque se podría esperar, después de haber batido a rivales muy fogueados como Vladine Biosse, Elvin Ayala o Jessie Nicklow, que un Mike Guy con corto record ofreciese insuficiente resistencia, esto no fue así en absoluto. Mientras «The Technician» abrió la pelea estableciendo su jab, Guy realizaba valientes arremetidas en las que logró conectar algunos buenos ganchos aislados, que se hicieron más continuos en un segundo episodio en el que el estadounidense impactó varios hooks de mano adelantada.


Habiendo podido comprobar que su oponente no carecía de peligro, un Derevyanchenko que veía la amenaza de ganar sin brillo desplegaría su gran repertorio técnico a partir del tercer episodio para desdibujar a su contrincante, al que alcanzaría con hooks zurdos repetidos arriba y abajo junto a uppercuts cortos precedidos por directos. Guy trataba de mantenerse firme y todavía ofrecería mayor respuesta que muchos de los anteriores oponentes del invicto ucraniano, pudiendo anotar algún potente gancho en nuevas embestidas. Pese a ello, a cada minuto que pasaba Derevyanchenko comenzaba a pelear de mejor forma, acercándose a pasos agigantados a ofrecer lo mejor de su excelente boxeo. Así, en el cuarto y en el quinto episodio ya impactaría sensacionales combinaciones de 1-2 con variación de altura, series en corta de uppercuts y hooks y breves ataques en jab-curvo, todo ello a la vez que usaba su magnífico juego de piernas para buscar diagonales y golpear en ángulo.


Finalmente, un hook diestro al cuerpo y un directo enlazado con gancho zurdo dejarían tocado a Guy en el sexto episodio, aunque éste podría agarrarse y caminar el ring hasta el tañido de la campana. Su desgaste iría a peor en un séptimo round en el que volvería a verse estremecido, pero sería ya en la segunda mitad del último asalto cuando Guy recibiría un primer knockodown con un 1-2 y una segunda caída en la reanudación con una serie de directos culminada con gancho al cuerpo. Por último y a pocos instantes del final, el árbitro detendría el combate tras un directo y un cruzado diestro del ucraniano. Fue una lástima que la actuación muy meritoria de Mike Guy 8(4KO)-2(1)-1 no se viese premiada con la conclusión de los ocho episodios a los que estaba pactado el encuentro, pero esto no es necesario para poder reconocer su buena pelea. 

Por su lado Sergiy Derevyanchenko 8(6KO)-0, más allá de un comienzo un tanto frío, confirma una vez más que tiene una enorme proyección en la división del peso medio y que está llamado a pelear a medio-largo plazo con la élite de la división, todo ello a la vez que deja algunas acciones verdaderamente plásticas y espectaculares además de contundentes. Así, parece inevitable que, a pesar de su pocos combates, deba empezar a enfrentar a rivales de mucha más entidad y exigencia a 10 asaltos, algo para lo que cuenta con una excelente condición física que le permite mantenerse constante en cada asalto y por mucho despliegue ofensivo que realice.


Respecto al resto del evento, el duelo Mario Barrios vs. Erick Daniel Martínez no se realizó por exceso de peso del segundo, que dio 136 libras y media (61,8 Kg.) en lugar de las 132 pactadas (59,8 Kg.), mientras que el prospecto superligero Kevin Watts 11(4KO)-0 logró el mayor triunfo de su carrera al batir por KO Técnico en el quinto asalto al muy competente Michal Chudecki 11(3KO)-2(2)-1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *