La WBA desposee a Browne, Chagav-Oquendo u Ortiz-Ustinov por mundial regular pesado

Había que esperar al resultado que arrojaba la muestra B del test antidopaje realizado tras su victoria ante Ruslan Chagaev para saber si la carrera de Lucas Browne 24(21KO)-0 recibiría un golpe durísimo unas semanas después de alcanzar la gloria, aunque se podía intuir que (habiendo dado positivo la muestra A) difícilmente lograría esquivar este revés. Pues bien, al fin, el análisis de la muestra B ha llegado y ha dado también positivo, de modo que la WBA inmediatamente ha reaccionado y ha decidido desposeer de su cinturón al boxeador australiano, que además será suspendido por espacio de 6 meses.


Es cierto que después de los controvertidos positivos en control antidopaje, entre otros, de Mariusz Wach y Olanrewaju Durodola en peleas en Rusia, resultados ambos que fueron anulados al considerarse que el órgano que los realizaba no era limpio, la acusación de dopaje de Browne en otro enfrentamiento en el mismo país no deja de ser un tanto cuestionable. Más aun si se tiene en cuenta que fue el mismo púgil el que solicitó los tests voluntarios de la agencia independiente VADA y quien había pasado con éxito otros análisis en los días previos al enfrentamiento con Chagaev.


De todas maneras, y aunque el Clembuterol pudo llegar a su organismo por alimentos contaminados, la Asociación en esta ocasión se ha mostrado firme y estricta, señalando que «aunque no existiera intención de infringir las reglas, el púgil y su equipo son responsables de lo que consume o ingiere el atleta», actuación que es diametralmente opuesta a la de la WBC en el caso de Francisco Vargas, que dio positivo por la misma sustancia pero a quien se exculpó al instante al considerar que el positivo fue debido a alimentos afectados por dicha sustancia.


Sea como sea, el cinturón mundial regular WBA del peso pesado que ha quedado sin dueño ya tienen nuevos coaspirantes. En principio, el extitular Ruslan Chagaev 34(21KO)-3(2)-1 debería medirse ahora a su mandatorio Fres Oquendo 37(24KO)-8(2) por la corona vacante, pero dado que el primero de ambos anunció su retiro de los rings se ha organizado también una segunda solución. Si en los 120 días (4 meses) que tienen para negociar, Chagaev decide mantenerse firme en su retiro, el enfrentamiento por el título interino entre Luis Ortiz 25(22KO)-0 y Alexander Ustinov 33(24KO)-1(1) será por el mencionado cinto superior, estando el ganador obligado a medirse a Oquendo. Sobre la realización del Ortiz-Ustinov, cabe señalar que la promotora del primero ha afirmado que la subasta será finalmente evitada con un acuerdo que ya se ha producido, a pesar de que no se ha echo pública la fecha ni la sede en que tendrá lugar. 


Así, aunque se mantiene la compleja maraña de posibilidades, con el Chagaev-Oquendo supeditado al retorno del primero y con la opción de que el Ortiz y Ustionv se convierta en un campeonato mundial regular si el uzbeko no vuelve a boxear, la WBA pone las bases para reconducir el estacando torneo del peso pesado para reducir sus monarcas de 3 a 1, que se podría ver rápidamente ejecutado si Tyson Fury gana el combate de revancha ante Wladimir Kltischko y cumple su palabra retirándose del boxeo activo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *