La IBF ordena mandatoria Lebedev-Gassiev y se pone en riesgo unificación

Aunque la Asociación había señalado un claro calendario respecto a las defensas mandatorias del campeón mundial del peso crucero Denis Lebedev 29(22KO)-2(1), éstas deberán ser modificadas en gran parte o totalmente. Y es que, si bien la WBA afirmó que el citado monarca se debería medir al campeón regular Beibut Shumenov 17(11KO)-2 a finales de septiembre o inicios de octubre (dado que se les dio tres meses para negociar a partir de finales de mayo), ahora la IBF ha ordenado también a Lebedev que realice su defensa obligatoria ante el dificilísimo Murat Gassiev 23(17KO)-0. Esta compleja situación podría llegar a desembocar en la renuncia de uno de sus cetros por parte del titular unificado Lebedev, ya que ambas ordenes chocan en el tiempo y será muy difícil que uno de los organismos acepte un aplazamiento de sus requerimientos.


En muchas ocasiones se culpa a los púgiles y a sus promotores de que no haya más unificaciones o de que el mal de los cuatro campeones por división no se ataje, pero los organismos tienen la mayor parte de culpa por su casi nula colaboración para coordinar defensas obligatorias y por su excesiva rigidez en los margenes para realizar estas defensas. Para ello sólo es necesario recordar el caso de Tyson Fury, que unos días después de batir a Wladimir Klitschko se vio obligado a dejar su cinto IBF debido a la exigencia de la defensa mandatoria.


En cualquier caso, las opciones ahora mismo son muy variadas y todavía no está ni mucho menos confirmada la renuncia de Lebedev de uno de sus títulos. En el caso ideal, Lebedev y Gassiev se medirían en torno al mes de septiembre y mientras tanto Shumenov y el titular interino WBA Yunier Dorticos se enfrentarían para continuar con el proceso de reducción de campeones en la Asociación. Así, no habría obligación de que el ruso dejase uno de sus cinturones y además aumentaría el interés de un choque mandatorio WBA a inicios de 2017. 


Con todo, en el caso más probable, Lebedev quizás se encuentre ante una simple elección: o seguir siendo campeón WBA (organismo en el que ha sido campeón desde 2011) afrontando una sencilla defensa ante el flojo Shumenov o poner en juego su prestigio ante un complicadísimo Murat Gassiev, que es uno de los tres mejores retadores de la división. Una opción le dará réditos casi seguros a la vez que mantiene sus aspiraciones respecto a una unificación contra el campeón WBO Glowacki, mientras que la otra pondría en riesgo su continuidad como monarca aunque con una enorme ganancia potencial en prestigio.


Sea como sea, el caso es que probablemente sólo tengamos que esperar unos días, como máximo unas semanas, para conocer si una vez más la posición ideal de campeón unificado se verá disuelta por los egoísmos de los organismos, su mala planificación y su falta de aprecio por boxeadores y aficionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *