La IBF nombra mandatorio a Wade, que podría ser rival de GGG el 23 de abril

Si la elección de un oponente acorde a su posición en los rankings libra por libra no fuese ya de por si difícil, las circunstancias han empujado a Gennady «GGG» Golovkin 34(31KO)-0 a enfrentarse el próximo 23 de abril a un oponente realmente flojo. Primero fue el rechazo del campeón WBO Billy Joe Saunders a medirse con él, pensando probablemente el británico que el riesgo era demasiado elevado no habiendo rentabilizado todavía ni con una defensa su posición de monarca. Con la opción de la unificación aplazada, o cancelada, y con la WBC mostrándose horriblemente flexible con los requerimientos mandatorios del campeón Saúl «Canelo» Álvarez, al kazajo sólo le quedó centrarse en los ranking IBF y WBA. La Asociación no ha decretado ningún oponente obligatorio y el de la Federación, Tureano Johnson, sufrió una inoportuna lesión de hombro que lo dejó inelegible.

Así, el equipo de Golovkin, mientras no se designaban mandatorios, se movió para escoger al oponente más exigente posible disponible. Éste en la opinión de su promotora era el exretador mundial Matt Korobov 25(14KO)-0, púgil muy sólido y técnico que fue doble campeón mundial amateur y que suponía, más allá de las críticas posibles por su derrota ante Lee o por su largo parón, un oponente interesante. Pero según ha informado a los medios la Federación, ya se ha encontrado un sustituto para Johnson como retador mandatorio, siendo éste el invicto estadounidense Dominic Wade 18(12KO)-0, púgil que seguía al lesionado bahameño en el ranking y con el que la promotora de Golovkin ya está negociando para enfrentarlo en la fecha arriba mencionada.


De este modo, es casi seguro, ya que Golovkin desea unificar la división y no quiere dejar vacante su cinturón, que Wade sea quien le permita sumar su 35ª victoria, su 32ª knockout, de los cuales 22 serán seguidos. Quizás esta afirmación pueda parecer muy osada y precipitada, pero no es la sobrevaloración de Golovkin la que la motiva sino el rendimiento de Wade. Hay que recordar que dicho aspirante, que sólo había logrado hasta la fecha una victoria notable y ajustada ante el competente Nick Brinson, se vio alzado a una semieliminatoria ante el veteranísimo Sam Soliman en la que Wade se impuso por una sumamente controvertida decisión dividida, mereciendo en realidad el australiano el triunfo a pesar de haber caído a la lona y de boxear cojo en una decisiva parte de la pelea. Así, y con las enormes carencias y la gran falta de recursos demostrada en la citada mala actuación, Wade, inactivo desde esa pelea, en junio de 2015, se alza a un combate contra el número 1 de la división y, más allá de los debates, top 3 libra por libra. 

Link al análisis del combate Wade-Soliman


Por ello, a causa de la rigidez de la Federación respecto a sus normas y a los problemas de ser titular unificado, «GGG» se enfrentará a un aspirante ante el cual el resultado del combate y las cifras de audiencia que generará (posiblemente muy escasas) quedan muy claras, debiéndose esperar de este modo a septiembre para que Golovkin se mida a un rival de gran nivel, que a estas alturas parece que tanto podría ser «Canelo» como que no lo sea.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios