La hora de la verdad de Spence ante Algieri y la nueva última oportunidad de Cunningham ante Glowacki

Ha sido hecho oficial que Premier Boxing Champions organizará el 16 de abril en el Barclays Center de Nueva York, Estados Unidos, un interesantísimo evento encabezado por un duelo en el peso welter entre Errol Spence y Chris Algieri y por el campeonato mundial WBO crucero entre Krzysztof Glowacki y Steve Cunnigham. La velada, televisada por NBC, también contará con un buen combate de respaldo en el peso semipesado entre dos invictos semipesados como Marcus Browne y Radivoje Kalajdzic que buscarán con una victoria un hueco en la élite.

Primeramente, y abordando el duelo estelar, sin duda ha llegado ya la prueba de fuego para el insigne prospecto welter Errol «The Truth» Spence Jr. 19(16KO)-0 que tanto tiempo llevaban esperando los aficionados y críticos estadounidenses, puesto que después de deshacerse antes del límite de cuatro boxeadores muy competentes como Samuel Vargas, Phil LoGreco, Chris van Heerden y Alejandro Barrera (cuyos records combinados suman la impresionante cifra de 97-5-2) se medirá a un rival de la élite mundial. Y es que Spence, oro nacional y campeón de los Golden Gloves como amateur, que es considerado por muchos como un principal candidato futuro al número 1 libra por libra, afrontará la prueba más dura de su carrera ante el excampeón mundial WBO welter Chris Algieri 21(8KO)-2


Muchos considerarán inevitablemente que Algieri, que ganó su título controvertidamente ante Provodnikov y que perdió muy ampliamente a los puntos ante Pacquiao y Khan, sólo puede ser una prueba de fuego parcial e incluso cuestionable. Pero, siendo justos, el exmonarca es un púgil capaz, versátil, resistente y muy veloz, por lo que parece un primer contactopara Spence con la cumbre de la categoría más que exigente que permitirá conocer si, como se pretende, el imbatido púgil podrá aspirar en breve a un duelo mundialista o si por el contrario Algieri volverá a recibir otra oportunidad contra un top libra por libra.


Spence entrará en la pelea como 2º IBF y tras batir en cinco rounds a Alejandro Barrera en noviembre, mientras que Algieri lo hará como 5º WBO y tras batir en un intenso duelo en diciembre al extop 15 Erik Bone.


Por otro lado, en el magnífico combate de semifondo, el campeón mundial WBO del peso crucero Krzsysztof Glowacki 25(16KO)-0 tratará de realizar la primera defensa de su reinado tras capturar su cinturón en agosto ante el entonces titular con 13 defensas Marco Huck. Después del combate ante dicho boxeador, una durísima batalla que fue considerada como uno de los mejores enfrentamientos del año 2015 y en el que el retador visitó la lona antes de noquear al campeón, Glowacki tuvo que someterse a dos cirugías en su brazo izquierdo, en codo y muñeca, que le han tenido apartado de los cuadriláteros hasta ahora. Recientemente se especuló sobre si la WBO podría desposeer a Glowacki si éste afrontaba un combate de rodaje en lugar de medirse en mayo al retador mandatorio y complicadísimo oponente Oleksandr Usyk, pero, como era lógico, parece que se habría llegado a un acuerdo para afrontar dicho combate más cerca del ecuador de la temporada y permitir que el campeón recuperarse su mejor rendimiento antes con una defensa voluntaria.


Para estar preparado para el mejor aspirante de la actualidad en el peso crucero, el oro olímpico y mundial Usyk (con 100% de victorias antes del límite como profesional), Glowacki afrontará una dura puesta a punto, ya que se medirá al veterano excampeón crucero Steve «USS» Cunningham 28(13KO)-7(1)-1, valiente púgil que se ha ganado el favor de los aficionados y los analistas por no rechazar ningún reto por difícil que éste fuese y por haber trabajado duramente para tratar de curar a su hija, afectada de una enfermedad del corazón. Aún así, y aunque Cunningham (que llegó a derribar en una ocasión al invicto número 1 pesado Tyson Fury) ha sufrido decisiones controvertidas en el pasado reciente y fue capaz anteriormente de conseguir victorias ante dos de los mejores cruceros, como los excampeons Wlodarczyk y Huck, partirá muy por detrás en las apuestas en su próxima pelea.


Esto es así porque ha mostrado enormes problemas para ser decisivo y mantenerse constante en sus peleas, ofreciendo unos pocos asaltos excelentes para dejarse llevar seguidamente por la inactividad, hecho que ha motivado tantos resultados ajustados y polémicos, varias veces inmerecidamente controvertidos y simplemente perdidos por el nefasto control del ritmo del estadounidense. En cualquier caso, Cunningham se muestra infatigable en su toma de riesgos y en su constancia en la búsqueda de un nuevo mundial, por lo que ha conseguido una nueva última oportunidad. Ya se dijo que la eliminatoria IBF ante Glazkov podría ser ganar o retirarse, pero tras la derrota controvertida Cunningham siguió adelante. Entonces, disputó la que se dijo que era una última oportunidad ante Antonio Tarver, combate terminado en polémico empate que fue seguido por un positivo en control antidopaje de Tarver. Esto llevó a Cunningham a bajar de categoría y a que su nombre fuese el designado para un mundial que también es tildado como la oportunidad definitiva de su carrera.


Sobre el papel, aunque Cunningham tendrá una gran ventaja en altura y alcance, así como en experiencia, Glowacki parece capaz de tomar el control gracias a una gran tenacidad, frialdad y astucia materializada en un excelente uso de los ángulos y los espacios combinados con un magnífico uso del directo zurdo.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios