Kell Brook – Kevin Bizier (26/3/2016)

Sheffield Arena, Sheffield, Reino Unido.

Campeonato mundial IBF del peso welter.


Aunque es cierto que el proceso selectivo de retadores mandatorios en la Federación es el más transparente y efectivo, éste se ve condicionado en ocasiones por el hecho de que algunos de los rankings son elaborados de forma un tanto cuestionable. Así, surgen participantes en eliminatorias y retadores obligatorios que muchas veces están por debajo del nivel de, por ejemplo, el 15º ranqueado. De todas formas, y más allá de las críticas, en este caso el aspirante obligatorio Bizier tampoco parecía tan asequible, ya que en la eliminatoria final ante el invicto prospecto de terrible pegada Fredrick Lawson se impuso por abandono en diez asaltos. 

A pesar de ello, se viese afectado por algún factor externo o fuese por el magnífico estado de forma en que se encuentra el campeón, lo cierto es que Brook no tuvo dificultad alguna para superarlo en tan solo dos rounds. Cediendo el centro del ring a su cerrado oponente, Brook giraría hacia su izquierda a la vez que jabeaba preparando posteriores ofensivas de enorme velocidad en uppercut zurdo, cruzado diestro y gancho zurdo. Pronto estos golpes generarían dificultades al visitante, que tras recibir un uppercut diestro y un directo pasaría por momentáneos apuros cuando sólo habían transcurrido 50 segundos de pelea. El firme dominio del combate por parte de Brook sólo tendría un excepción, puesto que durante unos segundos se cambiaría de guardia diestra a zurda demostrando gran torpeza y encajando un directo y un gancho de izquierda de su oponente.


Descartando rápidamente la posición de zurdo, Brook reanudaría su control de las acciones, que se volvería total en el segundo round. Una repetida ofensiva en jab-cruzado diestro haría retroceder a Bizier, que recibiría posteriormente un fuerte hook enlazado con uppercut, aunque Brook se limitó a jabear unos instantes más prolongando las acciones. Finalmente, y después de que el canadiense sorprendiese al campeón con un cruzado diestro y un gancho de mano adelantada, Brook pondría definitivamente fin a las acciones. Cuando Bizier realizaba una entrada, «The Special One» cambiaría la línea con un paso a la derecha y contragolpearía con un directo que dejaría tocado al retador, que caería a la lona tras unos tenues uppercuts y directos. Aunque Bizier podría levantarse, Brook volvería a derribarlo en la reanudación con un 1-2 seguido por uppercut y gancho de izquierda, segunda caída de la que trataría de alzarse con muchas dificultades llevando al árbitro a acertadamente detener el combate.


Con este rápido KO Técnico en el segundo asalto, Kell Brook 36(25KO)-0 cumplía con sus deberes mandatorios y se encaminaba al combate más importante de su carrera a mediados de año, a la vez que evidenciaba un sensacional estado en su boxeo. Al margen de que demostró no ser efectivo combatiendo como zurdo, su actuación como diestro fue como siempre demoledora, no dando lugar a la reacción de su oponente. Así, añadiéndose a esta exitosa tercera defensa sus dos grandes actuaciones anteriores ante Frankie Gavin y Ionut Ion, no cabe duda de que Brook debe aprovechar para enfrentar a la élite del peso welter y tratar de convertirse en una estrella, algo que no logrará si se sigue midiendo a boxeadores tildados como asequibles. Su promotora y él mismo lo saben, de modo que ya están preparando su siguiente pelea, que será en la mitad de la temporada en uno de los grandes estadios de futbol británicos. Sobre el rival, Brook ha señalado su intención de medirse en unificación a Danny García, Keith Thurman o incluso al ganador del Bradley-Pacquiao III (sin olvidar a Amir Khan si éste vence en mayo), aun así los fracasos en las negociaciones recientes del equipo de Brook y la enorme dificultad de las posibles conversaciones hacen que ninguna de estas opciones parezca fácilmente realizable, por lo que no se puede descartar finalmente un combate ante un boxeador del top pero mucho menos insigne. Sea como sea, el siguiente combate de Brook probablemente sirva para evidenciar si puede mantener su elevadísimo nivel enfrentando a rivales más exigentes y para comprobar si está realmente capacitado para ser, como él piensa, número 1 de las 147 libras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *