Jonathan Guzmán – Daniel Rosas (29/4/2016)

Trump Taj Mahal, Atlantic City, Estados Unidos.

Semieliminatoria IBF del peso supergallo.


En principio el Guzmán-Rosas sólo iba a ser lo que la Federación llama una eliminatoria por el 2º puesto en el ranking, algo que resulta importante si se tiene en cuenta que en la mayoría de pesos la IBF deja vacantes los dos primeros puestos reservándolos para el retador mandatorio (número 1) o los participantes en eliminatoria final. Con todo, a causa de la renuncia de su título por parte del campeón Carl Frampton, el combate terminó siendo de facto una eliminatoria final, magnífica oportunidad que el dominicano aprovechó para despuntar con una brillante actuación. Si bien todavía se tenían algunas dudas de su rendimiento potencial, ya que no son pocos los púgiles que logran un record de knockouts impresionante enfrentando a rivales modestos, Guzmán certificó, enfrentando a su primer oponente del top, que su pegada así como sus recursos son suficientes para que pueda aspirar a formar parte de la élite de la categoría.

Como no podía ser de otro modo, en el inicio Rosas presionaría con intensidad, conectando curvos, especialmente en hook zurdo, que obligarían a Guzmán a mantenerse muy activo y a buscar constantes contragolpes con el 1-2 y cortas combinaciones de gancho y uppercut. Con todo, en el segundo asalto el empuje del mexicano y sus series de hooks arriba y abajo habían incomodado apreciablemente a su rival que, incluso llevado contra las cuerdas, pasaría dificultades a pesar de sus esquivas, sus contraataques y su notable dinamismo. Estos problemas empezarían a disiparse en un grado importante en el tercer episodio, round en el cual la potencia de golpeo de Guzmán se pondría de manifiesto al contragolpe. Con un uppercut diestro seguido por un hook de izquierda, el dominicano sorprendería a un Rosas abierto y le estremecería, teniendo éste que agarrarse y realizar insistentes esquivas de cintura para pasar los apuros.


Éste resultó en cierto modo un punto de inflexión en el combate, ya que, aunque «Bad Boy» seguiría avanzando valiente contra su rival, Guzmán comenzaría a soltarse más y, apoyando sus ataques con un gran equilibrio, impactaría durísimos directos y ganchos zurdos que serían un precedente de lo que sucedería en el quinto asalto. En dicho momento de la pelea un hook diestro quebraría la resistencia de Rosas que, después de recibir dos ganchos de mano adelantada, se tambalearía por el ring antes de recibir una serie de curvos contra las cuerdas. De todos modos, sería un gancho diestro algo posterior el que le serviría a Guzmán para anotarse el primer knockdown. Rosas estaba en un obvio mal estado, siendo incluso conveniente que se detuviesen las acciones, aunque el tañido de la campana aplazaría la conclusión. Y es que no sería hasta el octavo episodio, después de un séptimo asalto en el que se reanudó el hostigamiento, cuando se pondría fin al choque.


Un 1-2 tumbaría a Rosas instantes después de recibirlo pero el árbitro no realizaría cuenta (al confundirlo con un desequilibrio), algo que sí haría en la reanudación, cuando unos nuevos directos lo derribaron claramente. Tras este conteo terminaría el episodio y con éste el enfrentamiento, ya que la esquina de Rosas 20(12KO)-3(2)-1 decidiría no seguir en la pelea, aspecto que no empaña una muy meritoria actuación del púgil mexicano, que a pesar de verse estremecido varias veces por poderosísimas manos intentaría hasta el final seguir atacando. En cualquier caso, mucho más brillante fue el combate para el ganador Jonathan Guzmán 21(21KO)-0, que mantenía su 100% de victorias antes del límite con una actuación verdaderamente efectiva y espectacular. Una gran velocidad de manos, un 1-2 lanzado con enorme soltura incluso cuando se veía más presionado y unos demoledores hooks en corta fueron las claves del éxito de Guzmán que, por su oportuno desplazamiento y sus buenos destellos técnicos, demostró que es mucho más que un simple pegador. Así, el dominicano llegará a su siguiente pelea con la condición de favorito, siendo este próximo reto nada más y nada menos que su primer campeonato mundial, en el cual se enfrentará a un muy buen púgil como el campeón asiático (OPBF) Shingo Wake 20(12KO)-4-2, que nunca ha perdido antes del límite, que no cae derrotado desde 2014 y que suma siete de sus últimos ocho triunfos sin llegar a las tarjetas, destacando el obtenido ante el invicto prospecto Yukinori Oguni.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *