Jesús Soto Karass – Yoshihiro Kamegai (15/4/2016)

Belasco Theater, Los Angeles, Estados Unidos. Peso Supewelter.


Sin que se pueda describir adecuada y totalmente por escrito lo que suponen continuos intercambios de golpes en los que los dos boxeadores lanzaron conjuntamente casi 1900 puños (de los que impactaron más del 30%), lo mejor es que se visualice está durísima, espectacular y terrible batalla que no decepcionó un ápice a los espectadores que querían ver un choque de constantes cruces de golpes. Abajo encontraréis el vídeo de este combate que algunos han calificado como candidato a pelea del año. 


Sea como sea, y centrándonos en el resumen de las acciones, ambos hicieron valer sus mejores armas para tratar de decantar el combate, con Soto Karass apoyándose en su desorbitada frecuencia de golpeo y con Kamegai tirando de su tremenda pegada, aspectos que en mayor medida y según su oscilación decidían el ganador de cada round. Con todo, la pelea se mantuvo sumamente igualada y un tanto caótica por sus continuos intercambios, de modo que en ningún momento se pudo afirmar con rotundidad que uno de los contendientes dominaba la pelea. Si bien en el primer asalto el mexicano arrancaría muy fuerte (con más de 100 puños lanzados) y aprovecharía los huecos en la defensa de su rival para conectar claros uppercuts, hooks y directos, en el siguiente Kamegai explotaría las ansiadas y desordenadas ofensivas de su oponente para alcanzarlo con claridad con el directo y el hook zurdo.


En el tercer round la pelea se calmó ligeramente y se hicieron algunos espacios, de modo que la potencia de golpeo del japonés resultó decisiva pese a la igualmente tenaz ofensiva de su adversario. Ésta se intensificaría en los siguientes episodios, regresando el «Renuente» a un ritmo de más de 100 puños lanzados por asalto. Así, a base de terrible frecuencia de golpeo, Soto Karass se hizo con varios episodios de forma continuada, conectando hooks y uppercuts incesantemente enlazados ante un Kamegai que ofrecía del mismo modo férrea resistencia. Cuando la cadena de asaltos anotados a la cuenta de Soto Karass empezaba a crecer amenazantemente, Kamegai reaccionaría y, primero respondiendo con los directos por dentro a los hooks de su rival y posteriormente conectando claramente un mayor número de golpes de poder, el visitante llegaría a la recta final habiendo emparejado las tarjetas. La igualdad general se mantendría en los dos últimos episodios, aunque en el décimo Soto Karass explotaría y respondería a la presión de su rival con unos increíbles 168 golpes lanzados y más de 60 conectados.

Dado que los dos habían firmado un combate tan disputado como duro, con variaciones frecuentes y en el que muchos rounds se decidían por matices, era de esperar que los jueces pudiesen darle la victoria tanto a uno como otro, siendo innegable que este fue un enfrentamiento muy difícil de puntuar por su desorden y elevada combatividad. En virtud de ello, los jueces no se pusieron de acuerdo y mientras uno vio la victoria de Soto Karass por 96-94, otro vio la de Kamegai por un excesivo 97-93 y el último dio un empate 95-95. La puntuación de Bastión Boxeo es igualmente de 95-95. Tras la pelea, con ambos mostrándose satisfechos por el trabajo ofrecido sobre el ring, una verdadera proeza de resistencia física y agresividad, surgieron inevitablemente numerosas peticiones para que se produzca una revancha, opción que parece que los dos púgiles estarían dispuestos a aceptar. En cualquier caso, más allá de que el choque cumplió con su objetivo de garantizar una sensacional y entretenida guerra entre dos valerosísimos púgiles, también sirvió para que Jesús Soto Karass 28(18KO)-10(3) y Yoshihiro Kamegai 26(23KO)-3-2 vean reflotadas sus duramente criticadas carreras, apuntando ahora merecidamente (si no se produce la revancha) a alguna buena oportunidad y a una participación en un gran evento.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios