Jarrell Miller – Donovan Dennis (22/1/2016)

Casino del Sol, Tucson, Estados Unidos. Peso Pesado.

Si el encuentro hubiese terminado en el primer episodio Miller habría conseguido una contundente y excelente victoria que hubiese mejorado aún más su consideración. Pero como no fue así, el encuentro se prolongó lo suficiente como para que demostrase brechas importantes y para que se pudiese cuestionar mucho su condición de principal prospecto estadounidense del peso pesado. En el primer round Dennis haría valer el boxeo que le llevó hasta la final del torneo Boxcino 2015, puesto que caminando con cierta agilidad (mucho mayor que la de su rival por su menor peso) podría controlar los espacios con el jab y el directo zurdo. Miller avanzaba paciente tratando de establecer su derecha, hasta que finalmente cortaría el ring lo suficiente para encerrar a su oponente y, tras errar algunas manos, alcanzarlo con un terrible gancho diestro que sacudió la cabeza de su rival. Dennis trató de desplazarse para escapar de los hooks de Miller, pero una derecha directa lo arrojaría a la lona. En la reanudación, con cierto desorden, Miller impactaría una nueva derecha directa que obligaría a su adversario a buscar el clinch, situación en la que le impactaría un duro uppercut que lo volvería a derribar. Estando a sólo un paso del KO y pudiendo incluso el árbitro intervenir, en la segunda reanudación Dennis se agarraría a la desesperada, llevándose fuertes golpes en el proceso, aunque lograría terminar el round.


Aunque se le suele tildar como a un boxeador con muy escaso encaje, Dennis había soportado el terrible castigo e incluso había cerrado el primer round con algún buen contragolpe, resultando todavía más sorprendente que durante los siguientes rounds se hiciese con el control de las acciones. En el segundo episodio volvería a frenar el avance de su rival a base de movilidad y de un buen uso del jab y del directo zurdo a la contra, demostrando con ello las nulas aptitudes defensivas de un Miller que, tras recibir algunas duras manos, se cerraría totalmente abriendo la puerta a los hooks al cuerpo. La tendencia se consolidaría en el tercer asalto, con Dennis descargando potentes combinaciones de directo zurdo-hook diestro o de uppercut de izquierda también encadenado con gancho de mano adelantada. Miller seguía demostrando gran peligro con manos aisladas en directo o gancho zurdo, pero parecía amenazado con verse desbordado, errando sus ataques ante un Dennis que incluso lograba salirse brillantemente por los ángulos.


A pesar de que la situación siguió siendo complicada para un Miller que parecía bastante cansado y que recibió al contragolpe un cruzado zurdo en el cuarto asalto que lo movió, éste sacó fuerzas de flaqueza y pudo arremeter contra su oponente llevando el combate a un duro intercambio en el que él se llevó la mejor parte gracias a sus potentes curvos. La pelea a partir de este cuarto round, y de forma creciente en el quinto y en el sexto episodio, se vería condicionada por el desgaste de ambos y por un progreso desigual de los dos contendientes, aunque con Dennis menos móvil y buscando la distancia corta para no dar planos demasiado sencillos sin poder ofrecer respuesta, Miller comenzaría a hacer valer su enorme pegada para, con manos aisladas en hook, ir rompiendo el combate.


Después de un sexto episodio en el que ya se vio algo hostigado en las cuerdas, la resistencia de Dennis se vería finalmente quebrada en el séptimo asalto, cuando al fallar un ataque y quedar expuesto encajaría una derecha directa que sería seguida por un largo periodo en el que sufrió hooks sin respuesta. Así, y después de quedar parado totalmente en las cuerdas y ser alcanzado por terribles ganchos al rostro, el árbitro, que debería haber intervenido antes, detenía las acciones dando la victoria por KO Técnico a Jarrell Miller 16(14KO)-0-1. Teniendo en cuenta que Dennis 12(10KO)-3(3) es un oponente mucho más difícil de lo que su record pueda sugerir y valorando también que cayó derrotado antes del límite, Miller conseguía su mayor victoria hasta la fecha sin dejar dudas en el resultado. De todos modos, sí generó muchas cuestiones en cuanto a su rendimiento y capacidades, porque si bien su pegada le permite sellar una victoria en casi cualquier momento del combate, su agilidad de piernas, su ritmo o sus recursos tácticos no están a la altura. Se debe recordar que Dennis controló varios rounds con solvencia después de haber sufrido dos knockdowns y de casi padecer una lesión en su rodilla en el segundo asalto al esquivar un ataque, siendo así su actuación muy meritoria pese a la derrota. Por ello, habiendo sido irregular su actuación, Miller necesita una intensificación en su régimen de entrenamiento (para mejorar una condición física cuestionable) y mayores pruebas para desarrollar su boxeo antes de apuntar a retos contra la élite, algo que él pretende a corto término pero para lo cual no tiene ni la defensa ni la forma ni el control táctico necesarios aún. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *