Jamal James – Yordenis Ugas (12/8/2016)

Turning Stone Resort & Casino, Verona, Estados Unidos. Peso Welter.


El abrumador favorito para imponerse en el cruce, el prospecto imbatido James, pareció cumplir con los pronósticos durante el primer asalto, en el cual, como en sus anteriores combates, impondría su jab y sus buenos desplazamientos. Pero tan pronto como en el segundo episodio el cubano Ugas, que disputaba su primera pelea en 27 meses, desplegaría un excelente trabajo al cuerpo que claramente dañaría a su rival. Quizás por este golpeo al torso, o puede que simplemente por la voluntad de victoria de Ugas, las acciones se emparejarían totalmente sin que se pudiese saber viendo el combate quién era el púgil que había disputado una pelea hace un mes y quién llevaba más de dos años sin subirse a un ring.

Es más, aunque en el tercer round ambos conectarían directos y hooks con claridad, a partir del cuarto episodio Ugas tomaría el control de la contienda, ya que James perdería claramente ritmo combativo. Así, un Ugas con un excelente estado de forma y muy motivado para recuperar su carrera aprovecharía los problemas de su rival para insistir con el 1-2 y seguir trabajando con los ganchos, anotándose un asalto tras otro y poniéndose cada vez más cerca de una de las victorias más sorprendentes del año en la división welter. Aunque la gran técnica de James había sido hasta ahora suficiente para desatascar las contiendas, ante el oro mundial y bronce olímpico amateur cubano no lograba marcar la diferencia, siendo frenado por su jab.


Ni siquiera en los eventuales cruces de golpes James saldría ganador, puesto que la velocidad de manos de Ugas parecía superior. Por ello, no pudiéndose imponer en casi ningún ámbito de la pugna, James trató de aumentar su movilidad para generar brechas en el boxeo de su adversario, aunque el sólido Yordenis Ugas 16(7KO)-3 no perdería el control y con sus directos cerraría bien la pugna, capturando por ello la victoria por decisión unánime de los jueces y cartulinas de 99-91, 98-92 y 96-94. Indudablemente éste fue un golpe durísimo para James 20(9KO)-1, que no sólo perdía su record invicto sino que también sufría un tropiezo inesperado en el que debía ser sólo un rodaje.


No se puede obviar que James entró en esta pelea como sustituto del lesionado Bryant Perrella con sólo unos días de antelación, pero esto no es suficiente para justificar una derrota tan amplia ante un rival en una crisis tan profunda. Y es que James se había anotado sobre el papel (aunque fue controvertida) la mayor victoria de su carrera ante Wale Omotoso hace sólo un mes. De todos modos, tanto en la citada pelea como en algunos duelos anteriores, James había mostrado puntos débiles y había generado algunas dudas que han culminado finalmente en una primera derrota que le tendrá que llevar a él y a su equipo a meditar que cosas están haciendo bien y cuales mal. Por su lado, Ugas rompía una racha de dos derrotas y regresaba a los rings obteniendo su mayor éxito como profesional, que podría suponerle aparecer en el ranking WBC y alzarse a un buen combate en una velada de Premier Boxing Champions a finales de año, trascendental pelea en la que deberá demostrar que puede mantenerse en el excelente nivel mostrado y que ha dejado atrás las dificultades del pasado que casi quebraron su carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *