Guillermo Rigondeaux – James Dickens (16/7/2016)

Ice Arena Wales, Cardiff, Reino Unido. 

Campeonato mundial WBA del peso supergallo.


Si sólo se tienen en cuenta la habilidad y técnica boxística de Rigondeaux son muy pocos los que pueden plantarle cara en la actual división del peso supergallo, por lo que era de esperar que pudiese dominar con gran solvencia a un Dickens muy por detrás del nivel de la élite de la categoría. Aun así, el combate terminó siendo todavía más desnivelado de lo que se esperaba, ya que el británico no aguantó las ofensivas de su rival más de dos rounds.

A pesar de que el combate fue muy corto el ritmo combativo no fue elevado, con un primer asalto de mero tanteo en el que ambos probaron suerte con su jab y sus directos desde la distancia larga, aunque el cubano se mostraría algo más acertado y realizaría además plásticas esquivas. Así, se podía prever que el choque se iba a prolongar tedioso durante muchos rounds, aunque una fugaz mano de Rigondeaux decidiría el combate en el segundo asalto. Un directo de izquierda un tanto curvado lanzado por el campeón sorprendería a un Dickens que no esperaba un ataque tan rápido desde tanta distancia. En cualquier caso, el golpe le provocó una fractura en la mandíbula a Dickens que, después de que el episodio concluyese con algunos cruces de jabs, optaría por abandonar el combate.


De esta forma, Guillermo «El Chacal» Rigondeaux 17(11KO)-0 se hacía con la victoria por abandono en el segundo episodio y realizaba la primera defensa de su título después de haberle sido devuelto por la WBA en un movimiento un tanto cuestionable. Muchos son los que han afirmado que Dickens dio una pésima imagen no siguiendo combatiendo, pero, siendo justos, no debía seguir en la pelea con una fractura, menos aún pudiendo ser sobrepasado de forma constante por la superior velocidad y técnica de su insigne rival. Igualmente, aunque el británico merece crédito por haber combatido contra un rival eludido por muchos, el duelo fue un error del matchmaker, estando decantando absolutamente de un solo lado incluso antes de que se subiesen al ring.


Sea como sea, teniendo en cuenta que, pese a sus cualidades, Rigondeaux es un boxeador muy poco apreciado por un gran número de aficionados por su escasa toma de riesgos y que la mayoría de púgiles destacados no están dispuestos a poner en peligro su record o su cinturón enfrentando a un rival complicadísimo y que genera bolsas pequeñas, todo parece indicar que el cubano seguirá mucho tiempo enfrentando a oponentes muy por debajo de su nivel y realizando defensas voluntarias sin excesiva dificultad. Con todo, en su próximo combate, si bien no acumulará demasiada atención, sí tendrá un oponente de calidad como el mexicano Moisés Flores 25(17KO)-0, titular interino que se cuenta entre los mejores aspirantes y contra el cual la Asociación le ha ordenado medirse de forma mandatoria. Quizás este invicto pegador pueda generar ciertas complicaciones a Rigondeaux, de modo que, aunque el campeón partirá como amplio favorito, enfrentándose a su adversario más complicado desde 2013 debería ofrecer una pelea mucho más interesante que las precedentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *