George Groves – Andrea Di Luisa (30/1/2016)

Copper Box Arena, Londres, Reino Unido. Peso Supermedio.


En su combate de regreso, cuatro meses después de perder en el tercer campeonato mundial de su carrera, un Groves en gran estado de forma y arropado totalmente por el numeroso público (incluida una banda de música que no paró de tocar) logró una contundente y absoluta victoria en la que demostró nuevamente que es un boxeador de la élite del peso supermedio. Su dominio de las acciones fue total, encontrando huecos constantes en la defensa de su rival a base de habilidad, astucia y gran velocidad, todo ello a la vez que cedía la iniciativa a un Di Luisa como siempre muy voluntarioso. Tan sólo con un afilado jab Groves ya podía controlar los ataques del visitante, por lo que cuando comenzó pronto a desplegar su 1-2, su gancho zurdo y el cruzado diestro, no tardó en desbordar a su oponente. Di Luisa, que con un avance frontal no estaba teniendo éxito, debería haber variado su sistema táctico, quizás con cambios de línea, pero de todos modos Groves se mostraba suficientemente rápido y eficaz como para responder bien en otros escenarios.

En cualquier caso, el avance constante de Di Luisa, que veía frenado su progreso en corta por entradas en clinch, estaba facilitando en gran medida los precisos ataques con golpes rectos con los que el local sustentaba su combate, así que en el segundo asalto el italiano ya se mostró notablemente desdibujado. De este modo, en el tercer episodio Di Luisa comenzaría a ceder ante las series de rectos variadas de «Saint George», que amenazaría seriamente con desarbolar por velocidad a su poco ofensivo contrincante, aunque no sería hasta el cuarto episodio cuando el italiano vería por primera vez en la pelea su resistencia quebrada. Una combinación hook diestro abajo-hook zurdo arriba de Groves dejaría un tanto tocado a Di Luisa, que se apoyaría en las cuerdas y recibiría un potente cruzado diestro. 


El golpe llevó a al extitular de la Unión Europea a flexionar sus piernas, aunque no se pudo apreciar bien si llegaba a tocar el suelo o no. No tuvo dudas el árbitro, que bien posicionado para verlo, realizó inmediatamente cuenta de protección. El visitante protestaría el conteo del tercer hombre pero, hubiese tocado o no la lona con su rodilla, lo cierto es que empezaba a estar ya en malas condiciones. Tanto fue así que en el quinto asalto, finalmente, terminaría por caer derrotado. Primero un 1-2 al cuerpo, que había sido trabajado por Groves bien pero no con excesiva dureza, llevaría al tapiz a Di Luisa, que instantes después de recibir la segunda cuenta de la pelea volvería a caer. Preocupando a su adversario con el golpeo al cuerpo, Groves haría exponer la cabeza a Di Luisa,  que recibiría un combo de rectos que le llevarían de nuevo a la lona, de donde se alzaría sólo para ver volar la toalla desde su esquina.


Con esta detención de las acciones, George Groves 22(17KO)-3(2) se hacia con un triunfo muy sólido y sin brechas ante un oponente que sólo con coraje no pudo superar el hábil y veloz boxeo del púgil británico. La actuación de Groves fue en líneas generales la que caracteriza su boxeo y la que en un mayor número de ocasiones utiliza, renunciando a la iniciativa a la vez que gestiona excelentemente los espacios y los tiempos de ataque, aprovechando los descuidos, los desequilibrios o, simplemente, haciendo valer su enorme velocidad para entrar con mucha claridad con sus golpes rectos, que en está ocasión Di Luisa 18(14KO)-4(4) no pudo encajar. De este modo, Groves se muestra en perfectas condiciones tras perder por decisión dividida (controvertida para muchos) en un combate ante un Badou Jack de muy pobre rendimiento reciente al margen de sus victorias. 


Es por ello que el británico afirma estar preparado para cualquier reto, como una revancha ante Jack, en la que tendría muchas posibilidades de triunfo, sin dejar de lado la posibilidad de una nueva pelea ante DeGale (al que Groves venció en 2011) o incluso un duelo contra un oponente de la élite que lo alce a un nuevo mundial. Cabe señalar también que su promotora ha presentado una protesta a la WBC por la eliminatoria Smith-Mohoumadi en la que a Groves se le obvia siendo virtualmente 2º. Sea como sea el resultado de esta reclamación y dejando de lado quien será finalmente su próximo rival, parece inevitable que el triple retador mundial vuelva a los rings en los próximos meses en un enorme combate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *