Francisco Rodríguez – Ramón García (20/2/2016)

Arena José Sulaimán, Monterrey, México. Peso Mosca.


El Rodríguez-García fue un buen combate de boxeo, emocionante, con alternativas y grandes acciones ofensivas por parte de ambos contendientes que terminó roto a favor del púgil que sostuvo la iniciativa durante la mayor parte del tiempo. Éste fue el excampeón mínimo «Chihuas» Rodríguez, púgil que, a pesar de que podría tomar un sostenido control de la pelea con el paso de los asaltos, comenzaría el encuentro de forma bastante poco activa y efectiva. Y es que su compatriota García aprovecharía la calma inicial para hacer valer su bueno boxeo al contragolpe basado en el desplazamiento por el exterior del ring, frenando así a su rival con un directo zurdo que también le abrió la puerta a breves combinaciones de curvos en la distancia corta.

Aunque «El Príncipe» estaba empezando a controlar a Rodríguez, mucho más activo de piernas que de manos, conectando contra él buenos ganchos al cuerpo y uppercuts y hooks al rostro, el «Chihuas» no haría esperar mucho más su reacción, que empezaría a producirse en el tercer episodio. En dicho round, en el cual García sufrió una brecha en la ceja derecha por cabezazo involuntario, Rodríguez acentuaría considerablemente su agresividad arremetiendo contra su rival con series cortas de directos o hooks en la distancia corta, pudiendo acercarse decisivamente a su rival gracias a sus buenas esquivas de cintura que le permitían eludir peligrosos rectos. De este modo, y manteniéndose el planteamiento durante los siguientes episodios hasta el ecuador, Rodríguez se iría anotando los rounds en virtud de sus manos de poder aisladas en hook o directo y de sus embestidas con el 2-1, precisos puños que superaban los eventuales y efectivos contragolpes en jab o recto por parte de García.


Si bien las acciones se mantuvieron en líneas generales igualadas pese al creciente dominio de Rodríguez, el excampeón minimosca García Hirales se estaba viendo estremecido esporádicamente, algo que presagió lo que acontecería en un decisivo séptimo episodio. No pudiendo ya detener el empuje de su adversario más que parcialmente, García cada vez se vería más desbordado, hasta que en el round siete sería derribado sobre la lona por un potente gancho diestro que Rodríguez conectó al cambiarse a guardia zurda. Aunque se pudo alzar de la caída sólo aguantaría unos instantes en pie, puesto que el «Chihuas» entraría tan agresivo y ansioso que embestiría literalmente a su oponente, tirándolo a la lona más por la arremetida que por un golpe. Aún así, el árbitro contaría por segunda vez, produciéndose en la reanudación un nuevo desesperado y precipitado ataque de Rodríguez, que no pudo conseguir el knockout a pesar del considerable tiempo que faltaba para el final de round.


Con las dos caídas sumadas a la ventaja a los puntos de Rodríguez, la pelea parecía, a pesar de la recuperación de su contrincante, decidida al menos a los puntos, algo que fue más evidente cuando sumó un nuevo knockdown en el octavo asalto a consecuencia de un uppercut. Finalmente, y estando García estabilizado y rehecho de las caídas, el enfrentamiento concluiría con éste buscando en el intercambio de golpes un desenlace de la pelea positivo para sus intereses, cosa que no se produciría, por lo que los jueces dieron el triunfo unánime con amplias cartulinas de 99-88, 99-89 y 96-91 a Francisco «Chihuas» Rodríguez 18(11KO)-4(1)-1. La puntuación de Bastión Boxeo es de 98-89 a favor de Rodríguez. Nuevamente, tal y como hizo ante durísimos rivales en sus anteriores tres peleas, García ofreció momentos de gran boxeo al contragolpe pero volvió a faltarle la capacidad de ser decisivo y de mantener sin brechas el ritmo, dando lugar así a que el veloz, ágil y consistente Rodríguez rompiese paulatinamente a su favor el cruce, decantado finalmente con los tres knockdowns.


Así, mientras que para García (que sigue siendo un oponente formidable) se complica mucho tanto el alcance de un mundial como el mismo acceso a los rankings, ahondándose su crisis, para Rodríguez esta victoria decisiva le permitirá consolidarse en la élite de la división y volver a situarse en la lucha por el campeonato mundial tanto en la WBO, como en la WBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *