En unas horas tres mundiales en Japón: Uchiyama-Corrales, Kono-Sithchamuang, Taguchi-Landaeta

Dado que los grandes eventos en Japón se suelen acumular en el último tramo del año, las defensas mandatorias habitualmente son encaradas en esas fechas, de modo que las defensas voluntarias son disputadas en torno a la mitad de la temporada para mantener rodados a los púgiles a la vez que se evita la desposesión. [En teoría algunos organismos desposeen a los campeones no lesionados que no hayan hecho defensas en 9 meses]. Pero en esta ocasión el combate estelar del evento que se disputará en unas horas en el Ota-City General Gymnasium de Tokio, Japón, será una defensa mandatoria, calificada por algunos como unificación aunque no lo es.

Y es que el supercampeón WBA del peso superpluma Takashi «KO Dynamite» Uchiyama 24(20KO)-0-1 se enfrentará al titular interino WBA Jezreel «El Invisible» Corrales 19(7KO)-1, pelea entre titulares que forma parte del proceso de reducción de monarcas en la Asociación. A priori el choque se presenta interesante, puesto que un púgil muy dinámico y complicado como el panameño Corrales, que llega de batir por abandono en el onceavo asalto al noqueador Juan Antonio Rodríguez, pondrá a prueba con su difícil boxeo a un Uchiyama que no boxea ante un púgil de elevado nivel desde 2013, estando además en juego para el ganador otro combate de «unificación» ante el campeón regular Javier Fortuna. De todas formas, quizás el choque no resulte tan interesante al fin y al cabo, puesto que un Corrales que nunca se ha enfrentado a un rival de la élite y que no tiene una gran pegada se medirá al número 1 del peso superpluma, púgil con notable ventaja en altura y envergadura, que posee 12 defensas de su título, que se encuentra imbatido y que en toda su carrera sólo en cuatro ocasiones no ha ganado antes del límite. A esto hay que añadir los enormes sobreesfuerzos que Corrales ha tenido que sufrir para dar el peso superpluma, aspecto que sin duda condicionará tanto su rendimiento como sus posibilidades de victoria.  


Por lo que se refiere a los otros dos mundiales del evento, éstos serán menos interesantes, puesto que los retadores no son tan exigentes y los campeones, si rinden a su máximo nivel, no tendrían que sufrir a penas para batirlos. El caso en el que el campeonato está claramente más desparejado es el del mundial WBA del peso supermosca, corona que tratará de ser defendida por segunda vez por parte del japonés Kohei Kono 31(13KO)-8-1, que se enfrentará al asequible tailandés Inthanon Sithchamuang 28(17KO)-7(5)-1. La pregunta que surge automáticamente es cómo puede estar Sithchamuang ranqueado como 7º WBA cuando jamás a ganado a un boxeador destacado y ni siquiera ha adquirido un título menor de la Asociación, pareciendo que su inclusión en los rankings obedece a un oscuro manejo. En cualquier caso, si se miden en un ring Kohei Kono, campeón mundial que llega de batir de forma unánime al excelente exmonarca en tres divisiones Koki Kameda, y Sithchamuang, que en todas sus peleas ante rivales del top ha perdido en dos asaltos (cosechó este resultado ante Jerwin Ancajas, Mark Anthony Geraldo y Rocky Fuentes), parece más que evidente como va a terminar el choque y quien va a salir con el brazo en alto.


Finalmente, el último mundial de la velada será algo mejor que el anterior pero lejano al nivel del estelar, puesto que el monarca WBA minimosca Ryoichi Taguchi 23(10KO)-2-1 se verá las caras con el veterano venezolano Juan José Landaeta 27(21KO)-8-1, exretador mundial en dos ocasiones pero que lleva casi media década alejado del nivel de la élite. De todas formas, Taguchi ahora mismo parece el peor de los campeones mundiales de la división, tanto porque los restantes tienen un elevado nivel como porque él mismo no está convenciendo con su boxeo. Cabe recordar que el japonés en su última defensa, en diciembre, se midió a un Luis de la Rosa con un pésimo record reciente y enorme desventaja en altura pero que le supuso enormes dificultades, pudiendo sólo con mucho tesón y resistencia batirlo en el noveno asalto de una batalla de desgaste. Así, no se deben dar por descartadas las opciones de Landaeta, que en sus dos anteriores mundiales (ambos también en Japón) cayó por controvertida decisión dividida. Con todo, después de un parón de casi cinco años, el retador suma una derrota y dos victorias, una ante un rival modesto y otra ante el fogueado Walter Tello, por lo que no podrá evitar partir muy por detrás en las apuestas ante el abrumador favorito Taguchi.

Antes de finalizar el artículo hay que mencionar que este miércoles en Australia se producirá también una pelea con gran interés, puesto que el 5º WBO e IBF en el peso welter Jeff «The Hornet» Horn 13(8KO)-0-1, olímpico por Australia, tratará de conseguir alzarse hasta el top 3 y colocarse a un paso del mundial batiendo al veterano excampeón mundial Randall «The Knockout-Out King» Bailey 46(39KO)-8(3), que se encuentra ranqueado como 11º WBO y que suma dos victorias ante rivales asequibles desde su retorno a los rings el pasado junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *