Dominic Breazeale – Amir Mansour (23/1/2016)

Staples Center, Los Angeles, Estados Unidos. Peso Pesado.


Tal y como hiciera Kassi en su combate ante Breazeale, en un duelo que el primero de ambos mereció ganar a pesar de las cartulinas desfavorables, Mansour se mantendría a distancia. Así, además de evitar los peligrosos golpes rectos de su oponente, podría desplazarse lateralmente buscando el momento oportuno para sobrepasar por velocidad al lento y alto Breazeale, cuyo sistema defensivo es realmente deficiente. De este modo, Mansour comenzó muy bien el encuentro, anotando con claridad y en frecuentes arremetidas directos zurdos enlazados con ganchos diestros, combos de hooks al rostro o rectos al cuerpo. Con todo, la táctica del veterano púgil era arriesgada, ya que el mayor alcance y altura de Breazeale le permitían, si Mansour se quedaba corto en su ofensiva, contragolpear con el 1-2, su mejor y casi único recurso ofensivo. Y es que el prospecto imbatido a penas muestra variedad alguna en sus acciones, basándolo todo prácticamente en los golpes rectos y sin insistir demasiado con el jab, siendo por ello previsible y vulnerable ante cualquier boxeador.

Esto quedaría nuevamente de manifiesto en el segundo round cuando, a través de una fuerte presión, Mansour lo empujaría a las cuerdas y lo alcanzaría con una contundente serie de hooks, logrando con un gancho diestro dejar tocado y en apuros a Breazeale que, aunque se recuperaría, encajaría otro duro hook zurdo antes de terminar el round. Si estas dificultades no hubiesen sido pocas, la situación iría a peor en el tercer episodio, en el cual sufriría un knockdown: estando Mansour tratando de progresar en corta aunque un tanto semiagachado, Breazeale trataría de contraatacar, pero «Hardcore» le alcanzaría con un brutal hook diestro que lo lanzaría de espaldas a la lona. En esta situación crítica fue cuando el invicto Breazeale demostró más progreso puesto que, teniendo enfrente un temible noqueador que le hostigó duramente en la reanudación, aguantaría la ofensiva, se recuperaría e incluso contragolpearía con golpes fortísimos en directo, gancho zurdo y uppercut diestro.


Fuese por los golpes impactados o por los problemas físicos que sufría Mansour (que tenía un gran corte en la lengua y no podía respirar por la boca), Breazeale pudo tomar la iniciativa  en el cuarto episodio, fijar a su rival con el jab y alcanzarlo con duras derechas rectas. Mientras, su adversario se mostraba mucho menos móvil y también menos activo, fallando en sus arremetidas por los pasos atrás de Breazeale. Según señaló Mansour después del combate, además de sus problemas en la boca estaba resfriado, por lo que tenía dificultad para respirar también por la nariz, algo que pudo motivar su arriesgada apuesta del quinto asalto. En dicho round, se jugaría todas las opciones de victoria a una carta, arrojándose a una tenaz ofensiva con hooks tanto al cuerpo como al rostro, en la que lograría llegar con terribles golpes pero en la cual finalmente terminaría tocado y desequilibrado por las contras de «Trouble» en uppercut, directo y hook zurdo. Terminado el round, un Mansour desgastado y que había demostrado gran resistencia al tratar de soportar las dificultades, decidiría abandonar el encuentro.


De este modo, sobre el papel y estadísticamente hablando, Dominic Breazeale 17(15KO)-0 conseguía de lejos la mayor victoria de su carrera, ya que Mansour es, sin duda, uno de los pesos pesados más duros y complicados de los no ranqueados en el top 15. Además, y aunque con numerosas reservas, Breazeale había evidenciando ligeras mejoras en sus desempeños en la distancia corta junto a cierta tenacidad al soportar los grandes apuros por los que pasó, disipando algunas dudas respecto a su capacidad de sufrimiento y recuperación. En cualquier caso, y dicho esto, su actuación volvió a ser ciertamente mala, carente de brillo y de efectividad, siendo también deficiente tanto a la defensa como al ataque. Y es que el veterano Mansour 22(16KO)-2(1)-1, que sólo perdió el triunfo al desafortunadamente morderse la lengua, lo superó en todas las facetas de un combate que dominaba a los puntos y en el que incluso se había anotado un knockdown. De este modo, Breazeale, aunque consiguió la victoria antes del límite ante un rival eminentemente más difícil que su anterior adversario, vuelve a recibir durísimas críticas, considerando muchos que no podrá alcanzar el nivel de la élite al que él, su equipo y su promotora aspiran a que llegue.


Sea como sea, ahora Breazeale, que cuenta con un gran apoyo, entrará en el top 15 y alcanzará algún gran combate, en el cual, si sus manejadores son un tanto avispados, le situarán ante un rival alto y lento como él para que pueda hacer valer su buen uso de los rectos y no sucumba por su falta de variedad. Así, aunque es de esperar que pueda sumar alguna victoria importante en los próximos meses, será inevitable, si no evoluciona más rápido, que ante un rival de la élite, por no decir ya ante un campeón, sufra una dura derrota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *