Dante Jardón – Juan Carlos Salgado (26/3/2016)

Arena Coliseo, Ciudad de México, México. 

En juego el título WBC Internacional del peso ligero.


El duelo entre los mexicanos Jardón y Salgado se preveía una tremenda batalla con intensos intercambios de golpes y efectivamente así trascurrió, ya que ambos boxeadores dejaron sobre el ring todo lo que tenían para tratar de encumbrarse en la parte más alta del ranking WBC. El excampeón mundial superpluma Salgado saldría bastante agresivo y con elevado ritmo lanzando cruzados diestros y ganchos, aunque su acometividad en el primer asalto se vería respondida por una docena de hooks zurdos de mano izquierda que inevitablemente le frenaron en su avance. Tan pronto como los contragolpes de Jardón neutralizaron el ataque de su oponente la pelea desembocaría en fuertes intercambios de golpes curvos, en los cuales, a pesar de la igualdad, el 76% de victorias antes del límite de «Crazy» resultaría decisivo, sobre todo a medio-largo plazo.


Y es que los cruces de golpes no disminuyeron sino que incluso irían en aumento, siendo la dureza de los mismos en el tercer round realmente elevada, replicando ambos púgiles golpe por golpe en directo, cruzado diestro o gancho zurdo. Con todo, la claridad y contundencia de Jardón inevitablemente obligó a ceder un tanto a su oponente en el cuarto episodio, aunque Salgado, al verse bastante amenazado al perder la iniciativa, trató de reanudar sus ataques con limitado éxito. Sin poder imponerse a la ofensiva ni al contragolpe a pesar de su buen desempeño, Salgado comenzó a verse notablemente incomodado, aunque recibiría una inesperada ayuda. Según los reglamentos del Consejo, en el cuarto asalto se leyeron las tarjetas parciales de los jueces, que daban a Salgado momentáneamente como vencedor, por lo que Jardón en el quinto round se vio dubitativo y parcialmente irresolutivo a la vez que su contrincante reaccionaba espoleado.


En cualquier caso, Jardón, al pensar que podría terminar perdiendo, aumentaría su intensidad combativa hasta el límite descargando ganchos zurdos (su mejor golpe en la pelea) tanto al cuerpo como al rostro junto a cruzados diestros, directos o uppercuts de mano adelantada. De este modo, nuevamente Jardón pudo recuperar la iniciativa a la vez que Salgado se veía decisivamente desgastado, sufriendo además una inflamación en su párpado derecho que al terminar el combate le cerraría completamente el ojo. Así, pese a la resistencia y tenacidad del extitular mundial, la excelente mano izquierda y la enorme contundencia ofensiva de un Jardón con gran frecuencia de golpeo le servirían para desbordar crecientemente a su contrincante. Todavía se producirían antes del final intentos de reacción de Salgado y disminuciones notables de la intensidad de la pelea, aunque en el doceavo round Jardón estuvo cerca de la victoria por KO Técnico al atacar a su afectado rival, que a duras penas podía alzar ya los brazos.

Terminados todos los episodios, la impresión general de la pelea fue certificada por las cartulinas de los jueces, dando éstos el triunfo por decisión unánime (118-110, 117-112 y 116-112) a Dante «Crazy» Jardón 29(22KO)-5(3), que en virtud de esta importante victoria y de futuros movimientos de los ranqueados por encima de él podría quedar en unos meses situado no sólo como top 5 sino al alcance de la eliminatoria en el peso ligero. Hay que recordar que los dos primeros clasificados (Zlaticanin y Marsili) pelearán por el título interino y que el 7º ranqueado Commey peleará por el cinturón IBF, de modo que Jardón podría lograr con una victoria decisiva situarse como retador mandatorio cuando se estabilice la situación de la categoría en el Consejo, afectada por la lesión del campeón Jorge Linares. Sea como sea, Jardón encadena ya cinco victorias desde su debut en el peso ligero, división que cuenta con un nivel un tanto flojo comparativamente con otras y en la cual el mexicano podría conseguir grandes éxitos por su enorme combatividad. Pocos son los boxeadores que pueden superar por frecuencia, constancia y agresividad a Jardón, menos aún que le puedan batir en una pelea de intercambios, de modo que sólo los púgils más hábiles, más astutos y que controlen mejor los espacios podrían ponerlo en verdaderos y decisivos apuros.


Antes de finalizar cabe hacer una mención de la valiente y meritoria actuación de Juan Carlos Salgado 26(16KO)-6(3)-1, boxeador en crisis de resultados que ha cosechado cinco de sus seis derrotas en sus últimas peleas pero siempre ofreciendo gran resistencia y ante rivales tan destacados como los excampeones mundiales Algenis Méndez y Takahiro Ao.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *