Charles Martin – Vyacheslav Glazkov (16/1/2015)

Barclays Center, Nueva York, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial IBF vacante del peso pesado.


Contando que ambos púgiles tenían una diferencia de peso de 15 kg. (33 Libras), siendo el más pesado Martin, es lógico que se pudiese apreciar de forma bastante evidente una gran diferencia de velocidad favorable al ucraniano. De todos modos, el estadounidense dejaba una imagen de lentitud muy considerable, que se veía agravada por un estado de forma un tanto cuestionable. A pesar de ello, Martin mostraba una mayor iniciativa y frecuencia y, por lo tanto, conseguía un mayor número de golpes conectados, sobre todo a tráves de su directo zurdo y de su 1-2 así como de algún hook aislado. Por su lado, Glazkov parecía mucho más técnico y rápido pero, con un inadecuado ritmo combativo y una palpable falta de continuidad ofensiva, se tenía que conformar con impactar algunos esporádicos jabs y cruzados zurdos junto a algún directo al cuerpo. 

Con el paso de los minutos el inefectivo Glazkov comenzaría a boxear de forma cada vez más móvil para tratar de superar la creciente barrera de jabs que le estaba situando enfrente un Martin más alto y con mayor alcance, pero con su bajo volumen de golpes y su poca resolución «The Czar» sufriría de forma más clara los 1-2 de su rival al igual que algún duro contragolpe en hook diestro. En cualquier caso, Martin no se mostraba en ninguna de sus acciones decisivo, ya que muchos de sus golpes, ganchos en su mayoría, no parecían tener la potencia que su record haría pensar, siendo además estos previsibles por su escasa variedad de golpeo. Aún así, el estadounidense estaba sólo a unos instantes de coronarse como campeón mundial del peso pesado. Después de enlazar un hook diestro con un directo zurdo, Martin presionaría ligeramente más, lanzando un nuevo recto de izquierda que Glazkov esquivaría dando un paso atrás, aunque al visitante se le doblaría un tanto su rodilla derecha. 


Este primer amago de lesión desembocaría unos segundos más tarde en una evidencia de ello, puesto que Glazkov, después de haber atacado con un directo al cuerpo y al volver atrás esquivando un curvo diestro de su rival, caería a la lona aparatosamente sin haber recibido puño. El árbitro no realizó cuenta y Glazkov se alzó, pero se hizo evidente en la reanudación que tenía serias dificultades en su pierna derecha, desplazándose con problemas a la vez que Martin sostenía un calmado y poco tenaz ataque con directos y hooks. Finalmente, no serían los golpes del local los que le harían perder el encuentro, sino que nuevamente Glazkov caería a la lona sin recibir golpe cuando lanzó un directo al cuerpo. Por segunda vez se pondría en pie, pero esta vez cojeando gravemente, desplazándose hasta una de las esquinas donde respondería negativamente a la pregunta del árbitro, que le solicitaba si podía continuar. Así, se decretaba el KO Técnico en el tercer round y Charles Martin 23(21KO)-0-1 se coronaba como campeón mundial IBF.


Más allá de la forma tan poco brillante en la que se hizo con la victoria y se proclamó como titular, siendo ello motivado por una lesión de su poco insigne rival, lo que debería ser más preocupante para Martin y su equipo es que éste no mostró en ningún momento las cualidades de las que debe hacer gala un campeón del peso pesado, siendo muchos más sus defectos que sus virtudes. La baja velocidad que limita su pegada, sus pocos recursos y nula variedad, del mismo modo que una escasa agilidad de piernas no compensada por una agresividad o una buena defensa, le convierten en el objetivo primordial de todos aquellos boxeadores que quieran el cinturón pesado sin importarle el brillo con que lo consigan(que son la gran mayoría). Por que si bien sería mucho mayor el prestigio adquirido con un triunfo sobre Fury o Wilder, es indudable que casi ningún aspirante rechazaría la opción de coronarse en una división que en los últimos años parecía totalmente inaccesible, más aún cuando el campeón parece tan asequible. Tanto es así que Martin ahora mismo sólo podría medirse con garantías de éxito a un pequeño número de boxeadores del top 15, pareciendo infinitamente por debajo del nivel de un Anthony Joshua que se convertirá en el mejor clasificado en la siguiente actualización del ranking. 


Así, Martin debería optar por una inmediata primera defensa que le asiente, tanto en su rendimiento como en su imagen, porque de lo contrario, antes de que Glazkov 21(13KO)-1(1)-1 se recupere y solicite formalmente una revancha, el nuevo campeón podría haber dejado de serlo.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios