Carlos Molina – Carlos Gorham (20/8/2016)

Centro de Convenciones, Acapulco, México. Peso Welter.

Después de que Molina siguiese una línea de rendimiento ascendente en su paso por la división welter, ante el duro Javier Prieto sufrió algunas complicaciones notables, imponiéndose sólo por decisión dividida. Por esto resultaba interesantísimo verlo enfrentado a un peligroso púgil como Gorham, que además llegaba al cruce en un gran momento tras noquear a Fernando Cárcamo. Pero ni hubo un test de gran exigencia para Molina ni Gorham aprovechó la oportunidad para brillar, siendo el duelo bastante decepcionante, llegando a provocar los silbidos del público.


Y es que Gorham no se mostró nada acertado y ni siquiera tuvo constancia ofensiva, limitándose a ceder la iniciativa a un Molina que, por su superior técnica y precisión, no tenía dificultades para puntuar. Así, desde el inicio «King» lanzaría jabs, 1-2 y combinaciones de directo-gancho zurdo (en ocasiones con variación de altura) para llevarse los rounds sin dejar dudas. Pero era fácil entregarle el round a Molina no porque sus manos llegasen con potencia y claridad en gran número, sino simplemente porque su oponente a penas tiraba puños, centrándose básicamente en buscar unos contragolpes con su hook de mano adelantada errados constantemente. Por ello, aunque el esfuerzo de Molina era bastante tenue, haciendo lo justo para puntuar o para superar en actividad a su rival, su boxeo tampoco fue ni mucho menos esplendido.

De todos modos, con un adversario que apenas atacaba y que era neutralizado por un buen control de la distancia, Molina se decidiría a partir del quinto round a buscar la corta y a combinar uppercuts con hooks, acciones en las que se llevaría la mejor parte casi sin sufrir riesgos, puesto que ni aun así Gorham buscó golpes de poder decisivos. Por todo ello, finalmente, el público comenzó a abuchear y a silbar, no pudiéndose reprochar su actitud. Quizás Gorham 16(10KO)-4(1) tuviese algún problema que le impidiese boxear a su mejor nivel, porque cuesta creer que por sí sólo el control de la distancia de su rival le mantuviese neutralizado. En cualquier caso, su actuación dejó mucho que desear, tanto que su escasa frecuencia de golpeo le permitió a Carlos «King» Molina 27(8KO)-6-2 hacerse con un amplísimo triunfo unánime por triples tarjetas máximas de 80-72.


Es por esto que el duelo, aunque afianza las aspiraciones mundialistas de Molina, no sirve de forma real para evaluar las posibilidades de éxito de éste ante la élite del peso welter. Pese a ello, si se tiene en cuenta que durante gran parte de la contienda se contentó con puntuar y que su contundencia fue bastante insuficiente ante un rival neutralizado, ahora mismo no parece que Molina pueda vencer en un gran duelo en los próximos meses a un rival del top 5 de la contendida división de las 147 libras, teniendo que prepararse antes contra un oponente de dureza media-alta que verdaderamente le exija.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *