Callum Smith – Hadillah Mohoumadi (2/4/2016)

Echo Arena, Liverpool, Reino Unido. 

Eliminatoria final WBC del peso supermedio con el cinturón de campeón de Europa en juego.


No es arriesgado decir que la categoría del peso supermedio pasa por una época de muchísimo menor interés y brillo que en tiempos pasados, algo en lo que juega un papel muy importante el bajo rendimiento que están demostrando los irregulares campeones de la actualidad. Así, es bastante común ver tildada la división en estos momentos como una de las más flojas de todo el boxeo, junto a un peso ligero con unos rankings bastante pobres y un peso gallo con el mismo problema añadido a un gran número de combates tediosos. Con todo, no son pocos quienes piensan que uno de los prospectos supermedios que podría devolver un papel destacado a la categoría es el británico Callum Smith, número 1 del ranking del Consejo que se impuso en eliminatoria final en un sólo round a un durísimo oponente, resultado que no es casual, puesto que unos meses atrás ya había arrollado en un asalto al boxeador británico más prometedor en el peso junto a él, Rocky Fielding.

El espigado púgil de 1,91 m. (6′ 3″), hermano del campeón Liam Smith y de los retadores Paul Smith y Stephen Smith, volvió a dar un recital de cómo terminar rápido un combate decisivo, aunque en esto juego un papel destacado un error táctico de Mohoumadi. Y es que el campeón continental, que ofreció en 2012 una contendida pelea al mismo James DeGale, saldría al ring muy agresivo, arriesgando mucho y empujando a una de las esquinas rápidamente a su oponente. Así, aunque lograría impactar algún potente gancho diestro abajo y una izquierda arriba, el astuto Smith contragolpearía con dos ganchos de izquierda a la cabeza, el segundo de los cuales estremeció y desmadejó a su oponente. El púgil residente en Francia trató de aguantar con ganchos y directos, pero el preciso prospecto lo desbordaría con rectos, uppercuts y ganchos de ambas manos. 


A pesar de los apuros Mohoumadi trató de contestar con el hook de mano adelantada y lograría rehacerse de manera momentánea, consiguiendo cruzar ganchos con su joven oponente. Con todo, el británico aguantó y pasó a la ofensiva final impactando el hook zurdo arriba y abajo seguido por dos ganchos diestros que llevaron al titular a las cuerdas, donde Callum Smith 19(14KO)-0, después de un gancho de izquierda y un uppercut de derecha, obligaría al árbitro a intervenir tras un combo de rectos enlazado con hooks zurdos. Por ello, Smith se convertía en retador mandatorio del campeón WBC Badou Jack a la vez que demostraba perfectamente su capacidad para resistir, contragolpear con demoledora precisión y no dejar escapar a sus oponentes cuando son estremecidos. 


Difícilmente se puede pensar que sus dos victorias consecutivas en el primer asalto fueron fruto simplemente de la suerte, aunque si se puede dudar de si ante un oponente más resistente y en una pelea a largo término podrá imponerse con la misma solvencia. Pero lo cierto es que en los combates largos también ha demostrando enorme efectividad, venciendo sin dejar escapar a penas episodios. De este modo, si se compara su solidísimo y demoledor boxeo con el sumamente discontinuo e inefectivo de Jack, Smith parece tener enormes posibilidades de éxito en su futuro asalto al título mundial, pudiendo ser incluso considerado como amplio favorito. Con todo, puede que Jack no sea el rival en el campeonato mundial de Smith, puesto que en principio el púgil de origen gambiano y el campeón IBF James DeGale están emplazados a una unificación en el último tramo del año, a la cual el monarca del Consejo sólo podrá llegar si vence el 30 de abril al renovado Lucian Bute

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *