Avni Yildirim – Aaron Pryor Jr. (27/8/2016)

Huxleys, Berlín, Alemania. Peso Supermedio.


El veterano Pryor, que contaba con una gran ventaja en altura y alcance, aplicaría un boxeo elevadamente dinámico por el exterior del ring para, apoyándose en su largo jab y en eventuales directos, mantener a distancia a su oponente. Con todo, el sólido Yildirim, pasado el primer round, comenzaría a mostrarse cada vez más efectivo en el corte de ring y de la distancia, logrando conectar potentes directos y hooks zurdos que llegaron con claridad contra su rival a pesar de su buena defensa.

Pronto el combate se convirtió en un constante esfuerzo por parte del visitante por terminar en pie, utilizando buenas esquivas y rápidos desplazamientos para tratar de minimizar los efectos de los golpes de poder de Yildirim, que un tanto sobreexpuesto y precipitado lanzaba hooks diestros abiertos junto a otros curvos y directos. Por su un tanto descontrolada voluntad ofensiva, el turco recibiría algunos claros contragolpes en recto de derecha y uppercut, a veces combinado con hook de izquierda, pero la dureza de estos golpes no era lo suficientemente elevada, como tampoco lo era en número, para poder compensar el trabajo de Yildirim.


Éste seguiría presionando durante todo el encuentro, desgastando con sus salteadas pero potentes manos a un Pryor que visitaría repetidas veces la lona sin recibir cuenta, pudiéndose alegar que había sido empujado o había resbalado a pesar de que era innegable que la merma en sus fuerzas le llevaba a ello. En cualquier caso, y aunque en varios momentos fue encerrado y puesto en apuros por lo rectos y ganchos de «Mr. Robot», Pryor lograría terminar en pie los diez rounds gracias a su fluidez de movimientos, a sus fintas y a un buen uso de los hombros para bloquear.


Cuando llegó la lectura de cartulinas fue inevitable que los jueces diesen a Avni «Mr.Robot» Yildirim 13(8KO)-0 el triunfo por amplísima decisión unánime y tarjetas de 99-91 y doble 100-90. Una vez más, a pesar de la derrota incontestablemente extensa, el experimentado Pryor 19(12KO)-4(3)-2 hizo lo que pudo para mantenerse en la pelea y generar dificultades, exponiendo grandes brechas, perfectamente explotables al contragolpe, en la defensa de un Yildirim siempre más volcado en atacar que en cubrirse. Del mismo modo, Pryor demostró que aunque la presión de Yildirim es constante sus recursos no son lo suficientemente amplios como para desbordar a un púgil cuando éste es mucho más rápido. Aun así, simplemente con su trabajo ofensivo constante y muy sólido Yildirim tiene más cualidades y posibilidades de triunfo que la mayoría de aspirantes de un peso supermedio actualmente con un nivel bastante flojo. Es por ello que, teniendo en cuenta que todavía no tiene ni 15 peleas, es joven, su margen de evolución es muy grande y se impuso a un rival competente con total solvencia, Yildirim, con apreciable proyección, debería empezar a afrontar inmediatamente retos mayores ante rivales de nivel medio-alto, cosa a la que se ve obligado ya por un posicionamiento de 4º WBC que le sitúa rozando las mayores oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *