Andre Ward – Alexander Brand (6/8/2016)

Oracle Arena, Oakland, Estados Unidos.


La tercera pelea de Ward desde su retorno a los cuadriláteros (la tercera consecutiva disputada en el Oracle Arena de Oakland, su ciudad de residencia) fue igualmente de solvente dominio del extop 3 libra por libra. Además, se pudo apreciar una cierta mejora en su rendimiento respecto al combate ante Sullivan Barrera, puesto que su ritmo ante Brand y su velocidad defensiva parecieron superiores. En cualquier caso, Ward en esta ocasión no se enfrentaba a un top 15 mundial en gran estado de forma, sino a un veterano púgil que se encuentra ante una de sus últimas grandes peleas, sino la última. Por ello, la diferencia se hizo evidente desde el inicio.

Brand optaría por caminar el exterior del ring, siendo Ward quien realizaba la presión y quien tenía la iniciativa. De esta forma, siendo el estadounidense un púgil astuto y preciso, a Ward le bastaría con manejar su jab arriba y abajo para anotarse los primeros asaltos. El púgil colombiano no daba facilidades en ningún aspecto, conectando además manos de poder aisladas en gancho diestro abajo o hook de izquierda arriba. De todos modos, sus ofensivas, que detenían su desplazamiento, solían ser un tanto desordenadas e inefectivas en el golpeo, por lo que Ward pudo mantener su táctica sin necesidad de grandes ajustes.


Alcanzado el cuarto episodio, y viendo que las dificultades podían ser superadas, el exnúmero 1 supermedio comenzaría a usar de forma habitual su 1-2 y su directo, que en el quinto y en el sexto asalto anotó con dureza con la mano izquierda y desde la posición de zurdo. Con este aumento en la intensidad ofensiva, materializado en un mayor número de combinaciones, por ejemplo en hook abajo-uppercut y directo-gancho zurdo, Ward lograría estremecer ligeramente a su oponente, que empezó a mostrar signos de desgaste. Padeciendo además un corte en el párpado derecho, Brand en la recta final se vería amenazado por los directos de Ward, que lo desequilibrarían en el onceavo round. Con todo, el visitante pudo tirar de experiencia y valentía para cerrar la pelea con algunos buenos hooks.

Los jueces tuvieron muy fácil dar un veredicto acertado, ya que el dominio de Andre Ward 30(15KO)-0 había sido muy amplio. Por ello, con cartulinas de triple 120-108, le dieron a éste el triunfo unánime, certificando el camino abierto para su choque con Sergey Kovalev. Precisamente este boxeador, campeón unificado WBA, WBO e IBF del peso semipesado, estaba presenciando el combate y, al finalizar el encuentro, subió al ring para intercambiar palabras de respeto con su rival a la vez que ambos se emplazaban para la fecha confirmada del duelo: el 19 de noviembre. El entrevistador señaló que muchos considerarían al ganador del Kovalev-Ward como un nuevo número 1 libra por libra, afirmación respaldada por ambos púgiles, aunque esto se verá condicionado tanto por la forma en que se produzca el triunfo como por los resultados de otros contendientes en lucha por la máxima posición en las listas extraoficiales.


En cualquier caso, la pregunta que surge inevitablemente es qué se puede esperar de este combate en el terreno deportivo. Tras la «floja» actuación de Kovalev ante Chilemba mucho se decantaron por Ward para vencer, pero ¿no es precipitado un cambio tan brusco por una sola pelea de uno de los púgiles? Es cierto que el ruso no lo hizo tan bien como siempre en su combate más reciente, sufriendo complicaciones por la gran defensa planteada por su rival, pero igualmente derribó y venció ampliamente a un top 3 con tremendo encaje. Por su lado Ward, después de mostrar muchos puntos débiles ante Sullivan Barrera, ha vencido a un boxeador competente y peligroso, pero en ningún modo un componente de la élite ni un top 10 mundial, limitándose ante el colombiano en mucho rounds a puntuar, todo ello recibiendo potentes contragolpes de forma muy eventual. Así, y aunque resulta innegable que la técnica de Ward es superior, sigue pareciendo que éste no tiene ni la velocidad ni el acierto del pasado, por lo que, aunque sus cualidades para vencer combates son enormes, el formidable noqueador Kovalev y su simple pero temible boxeo parecen, por estrecho margen, capacitados para imponerse. Y es que una sola mano de «Krusher» es suficiente para romper una pelea, como ha demostrado durante toda su trayectoria.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios