Vasyl Lomachenko – Rómulo Koasicha (7/11/2015)

Thomas & Mack Center, Las Vegas, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBO del peso pluma.


Simplemente, Lomachenko es uno de los boxeadores más hábiles y con mejor gestión táctica de la actualidad, por lo que son muy pocos los aspirantes del top 15 actual WBO que le podrían suponer verdaderas dificultades. Aunque muchos criticaron al rival elegido y señalaron que era de esperar que el enfrentamiento se desarrollase de un solo lado, ¿qué otro peso pluma, exceptuando a los campeones y un par de retadores, podrían rendir al nivel del boxeador que como amateur tuvo casi 400 victorias y una sola derrota? En cualquier caso, Koasicha mostró la valentía y la tenacidad para seguir intentando una y otra vez alcanzar a su rival, no dejándose llevar a la inactividad por la perdida de moral o el cansancio y logró conectar incluso algún buen gancho zurdo, aunque de forma sumamente aislada. Por lo demás, como se esperaba, el ucraniano ofreció una muestra del más alto boxeo técnico, sin olvidar por ello la intensidad ofensiva y la espectacularidad.

Gracias a su excepcional manejo de la distancia y magnífico juego de piernas, Lomachenko siempre se encontraba en el lugar adecuado para golpear y no ser golpeado, deslizándose por el ring en todas direcciones a la vez que conectaba su directo zurdo o bloqueaba las manos de su oponente. Ya en el primer round, los secos jabs de Lomachenko habían enrojecido el rostro del retador, golpes que además de fijar a Koasicha habían abierto huecos en la defensa para los curvos del campeón. Sino usaba su directo de mano adelantada, el zurdo Lomachenko daba pequeños pasos laterales con los que abría constantes y variados ángulos desde los cuales facilitaba sus ataques con cruzado diestro, uppercut de izquierda o recto. Koasicha trataba por todos los medios de establecer sus directos, pero estos, además de ser desviados en gran número, servían habitualmente para que «Hi-Tech», saliendo de esquivas de cintura, conectase manos de poder sumamente claras.

Alcanzado el tercer asalto Lomachenko ya había explotado, y llevaba contra las cuerdas a su oponente con rectos, aunque fue con una brillante combinación uppercut zurdo-hook diestro-2-1 con la que verdaderamente llegaría con más dureza. En los rounds posteriores, el oro olímpico cambiaría con enrome fluidez la línea de ataque desplazándose rápidamente hacia su derecha, por lo que su veloz directo zurdo entraba con facilidad a la vez que tomaba por sorpresa a Koasicha. El absoluto dominio del encuentro de Lomachenko se convertiría directamente en apuros para el mexicano en el séptimo episodio, round en el cual estuvo durante mucho tiempo de espaldas a las cuerdas y sería desbordado por puños en todas las trayectorias, destacando cambios de la línea a izquierda y a derecha del campeón a la vez que impactaba la mano más alejada de su rival. Con valentía Koasicha soportaría las dificultades y aguantaría los variados ataques de su oponente aunque, finalmente, en el décimo round sería alcanzado por un gancho diestro al cuerpo que le dejaría seriamente afectado. Lomachenko no desaprovecharía la ocasión e insistiendo con el golpeo al torso con ganchos y directos lo llevaría a la lona.


El árbitro realizaría la cuenta completa sin que Koasicha 25(15KO)-5(1) se alzase, por lo que con un resultado de KO en el décimo round, Vasyl «Hi-Tech» Lomachenko 5(3KO)-1 se hacia con la victoria a la vez que retenía por tercera ocasión su título WBO del peso pluma. Tras esta excelente actuación, la pregunta es unánime, y ésta es cuál es el futuro para dicho excelente boxeador que no va a encontrar oposición sino es enfrentando al top 5 de la división, en el que se incluyen los restantes campeones. El hecho de que los posibles rivales destacados sean todos pertenecientes a la escuadra del magnate Al Haymon dificulta enormemente las opciones para que Lomachenko, representado por la rival Top Rank, pueda llegar a un acuerdo, algo que es aplicable también a otros de los más célebres boxeadores sin cinturón. Así, y siendo muy difícil que pueda enfrentarlos, cobra fuerza la opción de medirse a Guillermo Rigondeaux, aunque las negociaciones con éste son del mismo modo tremendamente complicadas. Por ello, Lomachenko ha llegado a apuntar a la posibilidad de ascender al peso superpluma si no logra el acuerdo con el cubano, división en la cual, en principio, tendrá mayores posibilidades de buscar a los mejores boxeadores (entre los que se encontrarían Orlando Salido y Gamboa).


Sea como sea, no parece que Lomachenko vaya a dejar pasar los meses realizando defensas sencillas, y es de esperar que en el próximo año desde una u otra opción logre el gran combate que espera realizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *