Terence Crawford – Dierry Jean (24/10/2015)

CenturyLink Center, Omaha, Estados Unidos.

En juego el cinturón mundial WBO del peso superligero.

Después de que en los instantes iniciales Crawford no pudiese progresar de la manera adecuada con el jab, y tras encajar una derecha directa, realizaría un cambio de guardia diestra a zurda, factor que sería determinante en la pelea y que le favorecería de forma enorme. Tanto fue así, que segundos después de situarse con la mano izquierda retrasada, y todavía en el primer round, alcanzaría a la contra a Jean con un directo zurdo enlazado con un hook diestro que derribaría sobre la lona al haitiano-canadiense. A pesar de este estupendo comienzo, y aunque existía la posibilidad de que en el segundo round Crawford pudiese tratar de poner fin al encuentro, la pelea se mantendría con un ritmo bastante bajo. El invicto campeón, que se mantuvo como zurdo, sólo necesitaba manejar su jab para anular a un Jean que, además de no saber como entrar, sería sorprendido por secos directos de izquierda y contundentes cruzados de mano adelantada.

El cambio de guardia de Crawford pareció derrumbar todo el planteamiento táctico de Jean, que no ofrecía una pelea adecuada para un oponente zurdo, girando hacia el lado izquierdo de su rival y facilitándole por ello en gran medida su trabajo, en lugar de mantener su pie adelantado por el exterior del de su oponente y girar hacia la derecha. Con el aspirante totalmente desdibujado, respondiendo básicamente con golpes muy aislados en gancho diestro, «Bud» aceleraría sus acciones en el cuarto round, estremeciendo a Jean en varias ocasiones con directos zurdos, cruzados diestros y hooks de esta misma mano. Con todo, pronto volvería el estadounidense a pelear de forma calmada y paciente con predominio de las acciones en la distancia larga. Quizás el mejor round de Jean, aunque hizo insuficiente para anotárselo, fue el quinto, en el cual cambió la dirección de su giro, impactó de forma débil pero repetida su derecha en corto y conectó un cruzado zurdo, puños todos ellos compensados por su rival a base de potencia de golpeo y directos zurdos y ganchos.


Con Crawford anulando cualquier amago de reacción y dominando con grandísima solvencia, cambiándose brevemente a diestro en el sexto round y descargando fuertes directos, era tan evidente que su victoria a los puntos se había consumado como que podía poner fin al encuentro con una mayor voluntad de hacerlo. Finalmente, tras un séptimo round poco activo, en el que de todos modos Crawford no dejó dudas, en el octavo dos cruzados diestros potentes de Jean (sus mejores golpes en la pelea) conllevaron que el sorprendido e indignado campeón se arrojase, acompañado por los gritos de su público, hacia el desenlace combinando curvos y rectos con contundencia. Ya no disminuiría mucho la intensidad combativa del local, que se anotaría un knockdown en el noveno episodio por repetidos directos zurdos culminados con uno en la parte trasera de la cabeza de Jean, acción antirreglamentaria protestada por «All In», aunque no evitó por ello la cuenta del árbitro.

Por último en el décimo round Crawford no especularía más e iría a por el final, atacando con directos al rostro y ganchos al cuerpo y llevando con ello contra las cuerdas a Jean. Después de un combo de ganchos que puso en apuros al visitante, éste optaría por correr el ring, aunque pocos instantes más tarde recibiría un directo zurdo y un gancho diestro que le dejarían sobre las cuerdas y llevarían al tercer hombre a detener la pelea. Por KO Técnico en el décimo round Terence «Bud» Crawford 27(19KO)-0 resolvía la primera defensa de su cinturón WBO del peso superligero, deshaciéndose de un Dierry Jean 29(20KO)-2(1) que no estuvo cerca de la victoria en ningún momento. Crawford dominó el ring y la distancia, conectó más manos, más claras y más potentes, dando además muy pocas facilidades defensivas, por lo que consiguió un triunfo total y muy completo en el que fue decisiva su estrategia de pelear como zurdo. 


Aún así, la gran duda que surge es si este triunfo en un combate prolongado y con largas fases de simple control con el jab, es lo suficientemente espectacular como para valerle un enfrentamiento en pago por visión contra Manny Pacquiao en la última pelea del filipino antes de retirarse. Parece claro que en ese combate Crawford sería más agresivo y decidido, algo que parece tener claro un Bob Arum que podría estar interesado en que se materializase dicho choque. Crawford quiere esta pelea también, por lo que sólo falta el visto bueno de Pacquiao para que se concretase, aunque éste quizás pueda apuntar a una bolsa mayor, a un nombre más consolidado o a una pelea más asequible.

Suscríbete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios